Menú

Cada vez hay menos petróleo

Según cifras oficiales de PDVSA, su producción en lo que va de año es de 3,2 millones de barriles diarios. Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía (AIE) y la OPEP informan que la producción de Venezuela fue de menos de 2,4 millones

0

El presidente Hugo Chávez corre contra el reloj para consumar el asesinato de la democracia venezolana y consolidar su dictadura antes de que ocurra una implosión de la economía en 2008. El apuro de Chávez se debe básicamente a que él mismo es consciente de que en menos de un año llegará a su fin la ficción de crecimiento económico venezolano de estos últimos 15 trimestres. Chávez sabe que los altos precios del petróleo no le durarán para siempre y que no podrá mantener por mucho tiempo el ingente gasto público.

Está claro que, a pesar de los intentos desesperados del Banco Central y de la empresa estatal Petróleos de Venezuela de maquillar las estadísticas oficiales, las distorsiones económicas están llegando a su límite. Para colmo, la corrupción y la inmensa ineficiencia gerencial de PDVSA están dando sus amargos frutos, traducidos en la declinación continúa de su capacidad de producción de petróleo.

Según cifras oficiales de PDVSA, su producción en lo que va de año es de 3,2 millones de barriles diarios. Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía (AIE) y la OPEP informan que la producción de Venezuela fue de menos de 2,4 millones de barriles diarios durante el primer semestre de 2007. O sea, una diferencia de 800.000 con las cifras oficiales.

El Gobierno venezolano ha tratado de explicar esta diferencia aduciendo que la OPEP y la AIE no incluyen ni la producción de la Faja Petrolífera del Orinoco ni el gas licuado de petróleo (GLP). Pero eso es una verdad a medias. Resulta que la AIE y la OPEP sí incluyen los 500.000 barriles diarios de la Faja Petrolífera; lo que no incluyen son los 150.000 barriles diarios de GLP. Pero incluso si se sumaran estos últimos, las estimaciones de las agencias internacionales revelan que la producción de Venezuela ha bajado a 2.550.000 barriles diarios. O sea que todavía existe una discrepancia de 650.000 barriles con los informes de las agencias internacionales.

No hay duda de que las cifras de AIE y OPEP son más confiables que las del Gobierno venezolano. En primer lugar porque los testimonios de personas conocedoras de la industria revelan que a PDVSA la carcome una ingente ineficiencia y que tiene una importante pérdida en su capacidad de producción. Segundo porque la AIE y la OPEP han desarrollado técnicas confiables para saber si los países miembros de la OPEP están cumpliendo o no con sus cuotas de producción. Y por último, porque siendo Venezuela miembro fundador de la OPEP, el Gobierno de Chávez hubiera obligado a esa organización a desmentirse si verdaderamente se estuvieran produciendo más de 3,2 millones de barriles diarios. Y el que calla otorga.

En cambio, el gobierno de Chávez sí tiene motivos para falsear las cifras. Una de ellas es tratar de retardar una eventual explosión popular que llevaría a pique las ambiciones de perpetuidad del comandante en jefe.

© AIPE

Robert Bottome es director de VenEconomía.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios