Menú
Sergio Valentín

Os juro que me gustaría hablar de fútbol pero...

Guillermo Cuadra Fernández debería ser sancionado. Eso, o que se quite ya el VAR porque se aplica mal.

Sergio Valentín
0
Guillermo Cuadra Fernández debería ser sancionado. Eso, o que se quite ya el VAR porque se aplica mal.
EFE

Os juro que me gustaría hablar de fútbol y analizar las claves del enésimo tropiezo del Real Madrid. Os juro, y ya lo sabéis, que no tengo reparos en criticar a los futbolistas, a Zidane, a Florentino Pérez y a quien haga falta. Os juro que estoy intentando ser lo más objetivo posible porque, como persona que ha ejercido de árbitro durante más de una década, soy muy prudente al juzgar un trabajo complicado, pero lo más justo hoy no es mirar a los que vestían de blanco, sino al que vestía de amarillo y sobre todo, a quien estaba en una sala a kilometros de distancia, tranquilo, y que hizo su trabajo mal: Guillermo Cuadra Fernández condicionó todo el partido o, siendo más duros, se cargó el partido.

Si a todos los equipos, incluido al intratable Atlético de Madrid, ya les cuesta ganar cualquier partido, imaginaros con un futbolista menos desde el minuto 8. La jugada es tan sencilla que espero que no haya discrepancias. La falta de Militao existe. El árbitro, Medié Jiménez, por su posición, tiene todos los factores a su alcance. Ve el tipo de contacto, la distancia respecto a la portería y si Varane entra en dicha ecuación para que la tarjeta sea roja en lugar de amarilla. Media Jiménez juzga la jugada por completo y toma una decisión propia. Puede ser cartulina roja o amarilla pero él considera que Militao no debe ser expulsado. Y aquí llega la pregunta clave, ¿qué pinta el VAR en todo esto? He acudido a un par de clases de la RFEF para que me explicaran en qué consistía, en qué jugadas debe o no entrar, he visto cada una de las ruedas de prensa del Comité Técnico de Árbitros y creo poder afirmar que la respuesta a esa pregunta es la siguiente: no pinta absolutamente nada.

La acción es interpretable. Es, como a los árbitros les gusta decir, una jugada gris. Puede ser roja o amarilla y por lo tanto, es un error de bulto de una persona que, insisto, está tranquila en una sala, fuera de las protestas de 22 jugadores y cada banquillo. Por si no se fían de mi palabra, les traigo un ejemplo para que vean que se puede juzgar de distinta forma. En la imagen de la izquierda, un Barcelona- Real Sociedad. Falta del último defensa, Araujo, que vio la tarjeta amarilla. Su compañero Mingueza está más lejos que Varane de Militao. Son jugadas interpretables, subjetivas, en las que el árbitro de campo, al señalar la falta, ya está juzgando la acción. 

Por si esto no fuera suficiente, el Real Madrid puede quejarse además de una segunda amarilla que no vio Malsa en la segunda mitad. Una entrada por detrás y con los tacos. Por todo ello, me cuesta hoy más que otros días centrar el tiro en los futbolistas o en Zidane. A pesar de jugar con uno menos casi todo el partido, consiguieron ponerse por delante y perdieron por un solo gol. 

Aún con este contexto, si me voy a permitir tres comentarios sobre tres futbolistas: Militao, Vinicius y Varane. El central brasileño está devaluándose con cada partido que juega y eso que son pocos. Su compañero no se queda atrás. No puede pasar de ser uno de los mejores del mundo, a uno sin nivel para el Real Madrid, dependiendo de sí tiene o no a Sergio Ramos a su lado. Quizá le convendría poner parte de su sueldo para que el club le renueve. Y Vinicius, que ha pasado del "promete" al "¿en qué fichaje se le puede incluir?. No puede ser que al minuto de entrar cometa penalti en un partido donde cada acción es determinante para su equipo, que está sufriendo y peleando durante 50 minutos el estar jugando con un futbolista menos. Cada error es clave y si es en defensa, mucho más. Courtois, que hizo un partidazo, subsano su error pero no creo que a Zidane se le pase por alto y recuerdo que viene de hacer algo parecido ante el Alcoyano y la balanza de Vinicius no compensa porque en ataque ya no aporta casi nada. Son ya meses sin ver esas virtudes que tanto se valoran en el fútbol aunque le fallara definición. 

Hoy me muerdo la lengua porque no es el día pero la temporada va a ser muy complicada para el Real Madrid y, sobre todo, para sus aficionados. En dos semanas ha perdido la Supercopa de España, la Copa del Rey ante un equipo de Segunda B y en LaLiga, el Atlético de Madrid está a diez puntos aunque pueden ser hasta 13. Que al menos esta temporada sirva para tomar nota y hacer los cambios que son tan necesarios desde hace demasiado tiempo siendo el Madrid y su alta exigencia. Ahora deben centrarse en terminar entre los cuatro primeros, hacer un papel digno en la Champions, no como en las dos últimas ediciones, y que esta temporada sea, realmente, de transición y sirva para construir un futuro mejor de forma inmediata. 

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot