Opinión
Noticias y opinión en la red
Francisco Umbral

La derechona

Umbral no contestará a la andanada que Pérez-Reverte le ha lanzado en El Semanal de ABC. No será por falta de huevos, pobre, sino porque no creo que Umbral lea mucho; además, supongo que está tan fuera de juego de la vida cultural y política que ni siquiera llegara a enterarse del artículo de Pérez-Reverte. Por parte de los más allegados a Umbral, amigos y familiares, estoy convencido de que nadie se atreverá a contarle al columnista de El Mundo lo escrito por Pérez-Reverte. Sospecho, en fin, que el aislamiento de Umbral es tan absoluto que nadie le permitirá leer el texto del aguerrido columnista de El Semanal. Una pena, dicho sea de paso, que no podamos leer la respuesta. Tampoco creo que contesten por él sus más firmes partidarios, porque son tan políticamente correctos que, lejos de darnos un poquillo de aliento a los espectadores de “cierta” vida literaria, se esconderán en los tópicos de siempre. Les bastará con decir: ¡Cosas de literatos!
 
Pero, más allá de que esto sea cosa de un pique entre novelistas, debería importarnos mucho las acusaciones que hace Pérez-Reverte de Umbral. Una crítica entre autores debería ser, sin duda alguna, un acontecimiento importante de la vida cultural de un país. Más aún, de ser ciertas las críticas de Pérez-Reverte, y en principio no tengo porque ponerlas en duda, diríamos que estamos ante uno de los peores escritores de España de todos los tiempos. ¡Para qué repetirlas! Mejor leerlas para hacernos cargo de su verdadera justeza intelectual.
 
Sin embargo, tengo la alevosa sensación de que a Pérez-Reverte le falta algo en su columna, que nada tiene que ver con los huevos sino con la perspicacia intelectual. Creo que ha olvidado algo en su acerada crítica a Umbral. Me refiero a la labor periodística del novelista Umbral. Es raro que un periodista tan avezado como Pérez-Reverte haya olvidado una crítica, una sencilla crítica, al columnismo político de Umbral. ¿Por qué? Lo desconozco, pero hubiera sido tan sencillo destrozar a Umbral por sus siniestros inventos lingüísticos, especialmente a la hora de desfigurar la realidad política, que me resisto a creer que han pasado desapercibidas para un hombre tan listo como Pérez-Reverte. Porque Umbral ha sido, y aún es, una referencia intelectual para saber por dónde va la vida política de España, pues todos los días tiene a su disposición nada más y nada menos que una columna del periódico El Mundo, no entiendo por qué pasar tan de puntillas por su nefasta labor de columnista político. No entiendo, pues, porqué Pérez-Reverte no ha dicho nada, en efecto, de los despropósitos que Umbral ha traído desde su columna al análisis de la democracia en España.
 
En fin, si yo tuviera que hacer una crítica a Umbral, que quizá no sea ahora el caso, diría que éste ha “inventado”, sí, términos que han conseguido estigmatizar buena parte de la vida política de la democracia. ¡Cuántas barbaridades se han dicho a costa, por ejemplo, del término derechona! He ahí, entre otros muchos improperios de Umbral, uno que ha conseguido opacar la rica vida política de la derecha democrática española. Con este insulto, repetido hasta la saciedad por Umbral, muchos seguidores del columnista, especialmente de izquierdas, no sólo ha conseguido destruir una labor política sería y democrática de la derecha española, sino que no ha permitido ver al PP nada más que vinculado a un pasado reaccionario. ¡Terrible! Por aquí, por la utilización de términos como la derechona, el daño causado por Umbral a la cultura política de España es mucho más horroroso que el causado, supuesto que fueran verdad las objeciones de Pérez-Reverte, por sus novelas.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.

Lo más popular