Menú

Cruzar la raya

Mujeres, negros, judíos, homosexuales, Penélope y Bardem. Todos fueron objeto de chistes por parte de Seth McFarlane.

Rosa Belmonte
0

Mujeres, negros, judíos, homosexuales, Penélope y Bardem. Todos fueron objeto de chistes por parte de Seth McFarlane, el presentador de los Oscar. Cualquiera de las líneas del guión era una minucia al lado de un episodio de su Padre de familia. Pero hay quien se ha molestado por el choteo con el inglés de Bardem y Penélope. Somos muy catetos. A babor y a estribor. Y encima no damos mérito a que se les nombre. Cuando hablaba de Django desencadenado, McFarlane dijo: “Es la historia de un hombre que lucha para rescatar a su mujer, que ha sido sometida a una violencia impensable. Lo que Chris Brown y Rihanna llamarían una cita para ir al cine”. Aunque el mayor abucheo se lo llevó con un chiste sobre Lincoln y el actor que lo mató: “Daniel Day-Lewis no es el primer actor nominado por interpretar a Lincoln. Raymond Massey lo encarnó en 1940 en Lincoln en Illinois. De todas maneras, el actor que realmente se metió en su cabeza fue John Wilkes Booth” (disparó en la cabeza al presidente). Después del revuelo de desaprobación, McFarlane, que sabía lo que iba a pasar, se quejó: “¿150 años y es demasiado pronto?".

Ese "demasiado pronto" hacía referencia al ‘roast’ celebrado en el Friar’s Club de Nueva York tres semanas después del 11-S. El ‘roast’ es una celebración en la que cómicos y otras celebridades se dedican a mofarse de uno de los miembros del club. El homenajeado era Hugh Hefner y tenía la palabra el cómico Gilbert Gottfried. Se ganó el abucheo por lo siguiente: "Tengo que coger un vuelo a Los Ángeles esta misma tarde, pero estoy un poco preocupado porque me han dicho que hace escala en el Empire State". Aparte de los buuuus, alguien gritó: “¡Demasiado pronto!". Gottfried tuvo la agilidad de desviarse hacia el salvador humor escatológico. Empezó a contar el Chiste mas Sucio de Todos los Tiempos, también llamado Los Aristócratas, una tradición entre los humoristas. Lo recuerda Jordi Costa en el interesantísimo ensayo Una risa nueva.

Gilbert Gottfried estaba también en el ‘roast’ de Roseanne Barr, uno de los que organiza fuera del Friar’s Club la cadena de televisión Comedy Central. El domingo, Paramount Comedy lo emitió en España. Las cosas que se decían ahí eran brutales. Hacía poco que había ocurrido la masacre de Aurora, el asesinato masivo en un cine durante el estreno de El caballero oscuro: la leyenda renace. Jeffrey Ross miró al pelirrojo Seth Green, tan pelirrojo como el asesino: “Felicidades, esta es una gran noche para ti. No habías recibido mucha atención desde que disparaste a aquellas personas en Aurora”. Ante la sorpresa, continuó: "Estoy bromeando. Tú no eres James Holden. Al menos él ha hecho algo en un cine que la gente recuerda”. Claro, luego bromeó sobre la menopausia de Roseanne, Katey Sagal, Carrie Fisher o Ellen Barkin y todas rieron (“Hoy no habrá pausas publicitarias, habrá menopausas”). Jane Lynch soltó a Roseanne: "Cambió la cara de la televisión y luego se la cambió ella misma”. Y Roseanne a Jane Lynch: "Te odio porque estás delgada. Claro, que si yo comiera conejo seguramente también lo estaría". Fuera ya del ‘roast’, Roseanne reflexionó ante la prensa sobre los chistes de Ross: "Cruzó la línea pero la comedia va de traspasar líneas. ¿Y dónde está la raya en un país con libertad de expresión? Probablemente no la hay”.

No creo que McFarlane cruzara líneas, más bien se quedó corto. Pero he leído en periódicos españoles que hizo muchos chistes inoportunos. Hemos llegado a tal grado de corrección artificial y vicaria que casi no se puede hacer un chiste que merezca la pena llamarse así. Se ve todos los días con ridículas ofensas del personal en Twitter. Truman Capote sostenía que estaba científicamente demostrado que, si vivías en California, cada año que pasaba perdías un punto de cociente intelectual. Esa estupidez se ha globalizado.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation