Menú

En Venezuela o con Verlaine

Hay quien dice que Jesús Gil está vivo, entre ellos Ángel María Villar. ¿Está vivo Jesús Gil?

Rosa Belmonte
1

Cuando Ángel María Villar preguntó a Miguel Ángel Gil Marín por su padre, como vimos en La Sexta y contó Juanma Rodríguez en su blog, lo raro no fue la respuesta del hijo de Jesús Gil ("Bien, bien". Claro, ¿te vas a poner a hablar con ese tío?). El raro es Villar. Pero de un tío que con todo su cuajo apoya un mundial de ‘fúrbor’ en Qatar, ¿qué puedes esperar? Puede parecer que lo normal sería adoptar la respuesta de Concha Velasco con Ana Rosa Quintana. "¿Cómo está tu madre?", preguntó Ana Rosa. "Mi madre murió hace tiempo", contestó la actriz. Tierra trágame, pensó la presentadora. Pero Ana Rosa no tenía por qué saberlo. No saber que Jesús Gil está muerto es otra cosa. De marcianos. O será que Villar sigue con la teoría venezolana. Y no se la inventó Pilar Eyre.

Ahora que Telecinco cumple 25 años podemos recordar ese chusco sucedido, para lo que voy a tirar de La hemeroteca del buitre, web que lo cuenta muy bien. El primer medio que soltó esa bomba loca fue El diario de Jerez el 9 de mayo de 2006 por boca de un exempleado de Gil del que no se daba el nombre: "Yo tengo una teoría y no te vayas a partir de risa. Yo digo que Jesús Gil está vivo y está en Venezuela. Por eso Juan Antonio Roca ha llegado donde ha llegado y ha seguido manejando lo que maneja después de que desapareciera Gil". Luego llegó 20 minutos: "Una leyenda rural galopa por Marbella, justo ahora, cuando le han quitado al ayuntamiento la potestad de conceder licencias para construir. El que fuera presidente del Atlético de Madrid estaría en Venezuela, y allí le habrían mandado al difunto Imperioso". Y entonces es cuando el asunto explota en Aquí hay tomate por boca de Pilar Eyre, que dice estar convencida de que Jesús Gil está vivo. Lo mejor fue Jorge Javier informando del asunto: "¿Está vivo Jesús Gil? Si es así, por favor llámenos al teléfono del programa. Si no está vivo, dé recuerdos a Encarna Sánchez".

Pilar Eyre acabó reconociendo a Paco González en Cuatro que no tenía pruebas, que lo suyo era una opinión personal "como decir que el Barça iba a ganar la Champions". Y que lo había dicho por petición de la redacción de ‘Aquí hay tomate’. En todo caso, si hubiera estado en Venezuela, vivo o muerto, iba a seguir allí con Maduro y los pajaritos.

Mentar a un fiambre también se puede tomar de forma más poética. Como Camba en Verlaine, hombre de mundo: una invitación, publicado en el periódico El Mundo (el otro) el uno de febrero de 1910. La duquesa de Rohan había invitado a un ‘té poético’ a Verlaine, que había muerto en 1896. "Por fin va a entrar en la buena sociedad. Ya puede irse a Barrio Latino, que no le queda tan lejos del cementerio, y a ver si encuentra por allí alguna amiga que le limpie las manchas de la levita". Los medios franceses se extrañaban de que la duquesa no supiera que el poeta estaba muerto. Camba suponía que sí lo sabía. "Si ella supiese que Verlaine vivía, "¿cómo iba a cometer la tontería de llevarle a su casa?". Es más si pensara que vivía, "en vez de invitarle a un té, le hubiese pagado un bistec con patatas, y Verlaine se lo hubiera agradecido más". El escritor, además, se ríe de que cuando los poetas mueren, los periódicos dicen que no han muerto (“sus versos vivirán siempre"). No es el caso del antiguo alcalde de Marbella, cuyas únicas dos rimas son Gil y Gil y tal y tal.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation