Menú

"No te quiero. No te quiero"

La legendaria actriz Danielle Darrieux ha cumplido 100 años.

Rosa Belmonte
0
Danielle Darrieux en una escena de 'Madame de' | Cordon Press

Danielle Darrieux ya es del club de Oliva de Havilland. Nacida el 1 de mayo de 1917, la legendaria actriz francesa ha cumplido 100 años. Adorada por Max Ophüls, sólo le faltó hacer Carta de una desconocida para estar en todas las obras maestras del director. Pero el papel basado en la novela de Zweig fue para Joan Fontaine, la querida hermana de Olivia. Con el realizador ya en Francia tras su exilio americano, Danielle Darrieux trabajó con él en La ronda, El placer y esa maravilla que es 'Madame de', donde volvía a coincidir con Charles Boyer. Después, Ophüls, que murió en 1957, sólo rodó Lola Montes. Contaba Darrieux que le pedía mil detalles en cada escena. "Cuando murió, aparte de la pena por la pérdida de un amigo, estaba perdida. ¿Cómo me dirigirían? Estaba aterrada. Luego rodé con gente que no me pedía lo suficiente". Se refeririría, entre otras, a las cinco veces que ha hecho de madre de Catherine Deneuve (‘L’homme à femmes’, 'Las señoritas de Rochefort', 'El lugar del crimen', '8 mujeres' y 'Persépolis', donde ambas eran dobladoras).

Fuera de esa curiosidad materno filial que incluye a Jacques Demy y François Ozon como directores, Darrieux, que, antes de Bardot, era conocida por sus iniciales (DD), había trabajado con Billy Wilder (‘Curvas peligrosas’, su ópera prima), Henri Deoin (con quien se casó), Anatole Litvak (‘Mayerling’ fue su gran éxito), Mankiewicz (‘Cinco dedos’), Sacha Guitry (‘Napoleón’), Marc Allegret (‘El amante de Lady Chatterley’), André Téchiné (‘El lugar del crimen’) o Chabrol (‘Landrú’). También se casó, ya en 1942, con el playboy caribeño Porfirio Rubirosa. Este había representado a la República Dominicana en la Alemania de Hitler, en la Argentina de Perón y en la Francia ocupada. Había estado casado con Flor de Oro Trujillo, la hija del dictador, y Danielle Darrieux fue su primera estrella de cine (aparte de las millonarias Duke y Hutton, habría que contar en su haber a Ava Gardner, Kim Novak o Jayne Mansfied).

Danielle Darrieux se casaría por tercera y última vez con el guionista George Mitsinkidès. Y fue entonces cuando hizo sus mejores películas, las de Max Ophüls. ‘La ronda’, donde era Emma, mujer casada que tenía una aventura; ‘El placer’, donde era una madame que llevaba a sus empleadas a la primera comunión de su sobrina, y ‘Madame de’, donde interpretaba a la gran frívola que necesita dinero y vende unos pendientes regalo de su marido (Charles Boyer), a quien dice que los ha perdido. Una mujer que encuentra sentido a su vida primero en el pecado y luego en la muerte. Inolvidable Darrieux en los brazos de Vittorio de Sica mientras le susurra: "No te quiero. No te quiero".

Ophüls fue su cómplice. O Darrieux lo fue de Ophüls. También la imagen de su cine entre 1950 y 1953. Es imposible describir la elegancia, la delicadeza y el refinamiento que desprendía Darrieux y, desde luego, el cine de Ophüls. Nunca ha habido una puta como Darrieux en ‘El placer’. En ‘Madame de’, el director alemán pidió a la actriz encarnar "el vacío absoluto para seducir al espectador". Lo consiguió. También le dijo un día: "Usted tiene tal sentido cómico que sólo debería interpretar papeles dramáticos".

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation