Menú

Parecidos

Pablo Iglesias no se parece a Aznar ni a Felipe González. Se parece a una monja de mi colegio.

Rosa Belmonte
6
Felipe González en Viajando con Chester | Cuatro

Cuando la chesteriana Pepa Bueno apuntó a Felipe González el parecido de Pablo Iglesias con el expresidente este tenía preparada una ‘boutade’: a quien se parece el de Podemos es a José María Aznar. O a tu meretriz madre, dicho sin ofender, le faltó soltar. A mí me dicen que me parezco a Pablo Iglesias y me llevan los demonios. Y no como al malo de Ghost. Me llevan y no respondo. O lo hago convertida en Mrs. Hyde. Al día siguiente, en una variación del "Y tú más", Iglesias contestó en el Ritz que los que se parecen son González y Aznar. Y soltó el rollo de siempre (los dos son "favorables a los consejos de administración y a una manera de hacer política contraria a los intereses de la gente"). Para mentes más sencillas, es el ministro Soria el clavadito a Aznar. Pero las de estos son otras cabezas.

En todo caso, es verdad que la gente se parece. No tengo muy claro lo de Dulce y Eduardo Manostijeras que dice Kiko Rivera (tampoco me fío de las percepciones y referencias de él), pero en cuanto vi a la pobre mujer de Juan Fernando López Aguilar (pobre porque el tío es un pelmazo) me acordé de Belén Esteban. Esa mujer ‘arrubiada’ es como Tina, la amiga de Belén Esteban. Pero de la de San Blas (o de Paracuellos, o de donde sea) se acuerda todo el mundo. Cuando Victoria Álvarez compareció el otro día en la ‘comisión Pujol’ dijo que Pilar Rahola era la Belén Esteban de CiU. "No sé por qué me critica tanto, que se mire al espejo antes de salir". Belén Esteban siempre está ahí. El revuelo formado por Esperanza Aguirre el sábado en ¡Qué tiempo tan feliz! por hacer lo que ha hecho siempre (populismo) es el revuelo causado por Belén Esteban en Gran Hermano VIP por hacer lo que ha hecho siempre (belenismo). La gente se parece, así en general, a Drew Barrymore en 50 primeras citas. Cada vez que se levantaba se le había olvidado todo lo ocurrido el día anterior. Es verdad que eso también permite escribir en los periódicos las mismas cosas una y otra vez. También permite sacar libros contando lo que ya se ha contado.

Volviendo a los parecidos, nos parecemos hasta en el peinado. Ya lo escribió Fran Lebowitz: hay personas que llevan o llevaron el mismo peinado. Por ejemplo, William Wordsworth y Frank Lloyd Wright, Jean Cocteau y Elli Wallach o Strindberg y Katharine Hepburn. Lebowitz no sabe quién es Chelo García Cortes, que se parece (a veces también en el peinado) a Rutger Hauer. Pablo Iglesias se parece a una monja de mi colegio.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation