Menú
Katy Mikhailova

Blanco se aleja del Chonismo

Hay una tendencia y un estilo propio dentro de lo que despectivamente calificamos "choni".

Katy Mikhailova
0
Hay una tendencia y un estilo propio dentro de lo que despectivamente calificamos "choni".
Una tienda de Blanco | Flickr

No hablo de ni de Chavismo, ni de Pablismo, ni tampoco de algún movimiento político. Tampoco es una corriente literaria. Pero sí una tendencia en la moda que ha acabado por crear un estilo propio de aquellas mujeres a las que tildamos, justa o injustamente, de ‘chonis’.

Antes de continuar leyendo, si están especialmente sensibles con este tema, debo decirles que ser ‘choni’ ni es peor ni mejor que ser ‘pija’ o –lo que sería más ‘cool’– ser ‘preppy’, aunque quizá sí más barato; tampoco es ni más bello ni menos que ser ‘hippie', quizá sí más aseado; y tampoco se considera de mayor o menor nivel que ser ‘macarra’, aunque sí quizá más arreglada.

Choni, en suma, es aquella adolescente que, tal como nuestro imaginario social entiende, viste con ropajes ligeros y enseñando carnes, que combina con poco gusto las prendas, que suele, por regla general, frecuentar polígonos, y que, además, carece de cultura. A veces este término se confunde con el de "poligonera".

Sin embargo, en esta ocasión, no hablaré de las chonis en general, sino de aquella ropa que más encajaría para una ‘choni’, sin querer generalizar, porque siempre en medio de un vertedero hay rosas.

Y es que la empresa española Blanco, que el año pasado vivió la mayor caída de una empresa en la industria textil de España, está volviendo a renacer desde que el grupo de Arabia Saudí, Alhokair -que controla en Oriente Medio diversas marcas potentes españolas-, haya decidido comprar la empresa madrileña por 40 millones de euros, absorbiendo así la deuda de la compañía española y manteniendo la plantilla de trabajadores –sin contar los ya despedidos– que alcanza los 1.200 empleados.

Y es que, modestamente el portal de empresa y moda modaes.es asegura, según la información que fuentes cercanas a la empresa les han facilitado, que van a centrarse en productos para una consumidora más adulta y abandonar así el público adolescente. Vamos, que es una manera de decir "hagamos ropa elegante y olvidémonos de las chonis".

La estrategia de producto también consiste en aumentar la calidad y las dosis de diseño, en palabras del portal de empresa y moda, manteniendo, no obstante, al mismo equipo creativo.

Y es que, desde mi percepción del género que vendía Blanco hasta hace muy poco, la compañía de ropa 'low cost' ofrecía réplicas de productos de Zara –incluido Bershka– pero de peor calidad y con un acabado más feo. He oído en numerosas ocasiones una frase muy común entre mujeres, frase que comparto totalmente: "las tiendas de Blanco siempre olían a plástico".

Así es. Plástico puro y duro. Plástico que forraba todos los bolsos, cinturones, zapatos… Zara huele a nada, pero no molesta. Uterqüe, de Inditex, huele muy bien, a algún perfume que desconozco, pero, cuando paseas por Serrano, percibes un aroma que empuja a entrar. Loewe, por ejemplo, huele a una de sus fragancias para mujer. Y no es que el plástico sea malo, pero reconozcamos que no huele demasiado bien.

Poniéndome seria, no estoy ni mucho menos entrando en los porqués de la ruina de Blanco, pues estos se debieron a una malísima gestión empresarial, fundamentada en una expansión agresiva de tiendas, imitando el modelo de negocio de Zara, que no se correspondía con la demanda que estaba recibiendo la firma. A este error de abrir multitud de tiendas –muchas de las que fueron cerrándose posteriormente– hay que añadir el hecho de que el producto, precisamente por ese "olor a choni" y valga la redundancia, no gustaba demasiado en una sociedad en la que la mujer cada vez viste mejor –y en parte gracias a la democratización de la moda por Zara y el auge de los blogs de moda de calidad al alcance de todos–. Sin embargo, celebremos que celebrar que entre sus planes más próximos figura la apertura de 20 tiendas en Oriente Medio y 6 en EE. UU.

Por lo que el olor de las tiendas no es una razón de peso por la que Blanco se hundió. Aunque no negaremos que es un factor relevante que actúa sobre el inconsciente, pues dicen que nos enamoramos a través de los olores…

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios