Menú
Juan Manuel González

Las 20 mejores frases del cine

Repasamos -con vídeos incluídos- algunas de las mejores frases sentenciosas de la historia del cine.

Juan Manuel González
0

No están todas las que son, pero sí son todas las que están. Les presentamos una pequeña selección de algunas de las mejores, más cortantes y sentenciosas frases de la Historia del Cine. Con mayúsculas.

Apocalipse Now (1979)

"Qué delicia oler napalm por la mañana"


Desde luego, la frase pronunciada por Robert Duvall como el Coronel Kilgore no estaba en el libro de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas. Pero es la prueba fehaciente del atractivo de la película, cuyo rodaje en Filipinas fue en sí mismo un descenso a los abismos de la locura, para Coppola y el resto del equipo.


Qué delicia oler napalm por la mañana por mellamanlenin

- Ciudadano Kane (1941)

"Rosebud..."

Orson Welles firmó una obra maestra repleta de audaces tiros de cámara basada en la vida de uno de los periodistas más relevantes de la historia, William Randolph Hearst. El enigma de la personalidad de un hombre comienza con el misterio de Rosebud, cuyo significado sostiene la película. Pero el prestigio de Ciudadano Kane no sólo se cimenta en su valor como ejercicio de estilo: al parecer, Hearst llamaba Rosebud a las partes pudendas de su esposa, lo que no deja de resultar un síntoma de la elocuencia de Welles.


-Agente 007 contra el Dr No (1967)

"Me llamo Bond. James Bond"

El mítico 007 creado para la literatura por Ian Fleming tuvo una presentación a la altura en su salto al cine. La primera entrega de la saga cinematográfica más importante del cine británico sigue siendo una delicia pop.


-Con faldas y a lo loco (1959)

"Nadie es perfecto"


Vemos lo que queremos ver. La frase no es de Matrix, sino el final de una de las mejores obras de Billy Wilder (puesto que se podrían disputar un par de decenas de películas). Aún hoy, su humor sigue resultando malévolo y encantador.


-El imperio contraataca (1981)

"Yo soy tu padre"


Todavía hoy la mejor entrega de la saga galáctica de George Lucas, y una de las mejores películas de aventuras y ciencia ficción de la historia. Una fantasía sustentada sobre el mito y la antropología, un cuento de hadas de fenomenal técnica... y una de las películas que han sustentado la afición al cine de varias generaciones.


-Frankenstein (1931)

"¡Está vivo!"


El terror clásico de la Universal se sostiene gracias a Bela Lugosi, Lon Chaney y Boris Karloff, todavía hoy los monstruos más recordados del Séptimo Arte. La criatura de este último sigue siendo la imagen más potente a la hora de diluir las fronteras entre la vida y la muerte, y de paso cuestionar la moralidad de erigir al hombre como a un Dios.

-El Precio del Poder (1983)

"¡Decid hola a mi amiguito!"

Oliver Stone ahora arremete contra Breaking Bad por su violento final, pero en 1983 se sacó de la manga el guión de este excesivo, grotesco y brillantísimo remake del Scarface de Howard Hawks, que con el tiempo se ha convertido en película de culto (fue un fracaso en su época) y toda una fuente de frases malsonantes tan hilarantes como sentenciosas. Y sí, ese final...

-Terminator (1984, 1991, 2003, 2009)

"Volveré"

Con cuatro duros y un actor austriaco de nombre impronunciable que apenas llegaba a promesa de la actuación (pero al que muchos seguimos admirando), el canadiense James Cameron fabricó uno de los filmes de ciencia ficción más tensos y originales que recordamos, todo un mito de la década de los ochenta repleto de acción sucia y oscura que continuó en una secuela espectacular y perfecta.


-Casablanca (1942)

"Siempre nos quedará París/Es el comienzo de una hermosa amistad /Tócala otra vez, Sam"

La película de Michael Curtiz podría pegarse con El Padrino por el título de mejor película de la historia. Pero su confección fue, como poco, problemática. Pero el talento y capacidad de su equipo artístico para sacar adelante la historia, entre otras cosas a base de líneas de diálogo memorables, hace difícil que nos decidamos sobre cual incluir aquí.


-Titanic (1997)

"¡Soy el Rey del mundo!"


Resulta curioso lo fácil que se ha vuelto menospreciar ahora el oscarizado trabajo de James Cameron, uno de esos fracasos anunciados que, gracias a su tenacidad y talento, logró transformar en el mayor éxito de la historia del cine. Aunque muchos le prefiramos dirigiendo ciencia ficción, el canadiense demostró saber lo suyo de melodrama clásico y no sólo de efectos visuales.


-E.T (1982)

"Mi casa. Teléfono"


Una de las películas más queridas de la Historia del Cine y de toda una generación de cinéfilos. ¿Qué pasa cuando mezclamos el buenrollismo del cine de los ochenta, con sus criaturas entrañables, su música de John Williams y el brillante trabajo de Spielberg y sus colaboradores? Pues que creamos la película favorita de quien esto escribe.


-Algunos hombres buenos (1994)

"¡¿Ordenó usted el código rojo?!"


La película de Rob Reiner responde a las coordenadas de lo que debería ser un éxito de Hollywood. Sólido guión, grandes estrellas y una buena dirección. Atención a la escena de abajo, la más intensa (y divertida) de todas las expuestas aquí, cortesía de unos Jack Nicholson y Tom Cruise en su salsa.


-El Sexto Sentido (1999)

"En ocasiones veo muertos"


El Sexto Sentido es la definición de éxito sorpresa. Al fin y al cabo, nadie esperaba nada de una película de un cineasta desconocido, de nombre impronunciable, dirigiendo a una estrella en declive, Bruce Willis. Pero la obra de Shyamalan literalmente explotó en las taquillas de todo el mundo, alzándose como uno de los mayores éxitos de la historia. Pero aparte de un negocio fenomenal, El Sexto Sentido fue, también, un triste filme de terror de sorprendente eficacia a la hora de inquietar, por no hablar de su resonancia dramática.


-La Jungla de Cristal (1988, 1990, 2007, 2012)

"Yippie Kay Yay, hijo..."

El cine de acción no existiría de no ser por la extraordinaria película del ahora encarcelado John McTiernan, un director cuyo estilo visual ha probado ser simplemente inimitable. Además, la película creó al Bruce Willis que todos conocemos, ése que es capaz de decir con clase y sin sonrojarse frases como la que le espeta al villano de la función, el no menos mítico Alan Rickman, y que está sacada de las antiguas películas de cowboys de Roy Rogers.

-El Señor de los Anillos. Las dos torres (2002)

"¡Mi tesoro!"

Al igual que con Titanic, casi nadie creía en el proyecto de Peter Jackson y su gigante adaptación de la obra de Tolkien. El resto, como quien dice, es historia. Uno de sus logros fue la creación de Gollum, un personaje digital pero interpretado con todas las consecuencias por el actor Andy Serkis.

-Tiburón (1975)

"Vamos a necesitar un barco más grande"

Debido al deficiente funcionamiento del tiburón hidráulico construído para la película, primera aparición del escualo en la película de Spielberg se retrasó hasta transcurrida más de una hora de película. Lo hacía totalmente por sorpresa y un momento anecdótico, lo que paradójicamente multiplicó por mil la sorpresa. La frase pronunciada por Roy Scheider ha acabado por convertirse en común, sobre todo en EEUU, a la hora de señalar que nos hemos quedado cortos con algo.

Campo de sueños (1989)

"Si lo construyes, él vendrá"

De acuerdo. Puede que la película protagonizada por Kevin Costner no sea una joya del cine. Pero sí nos dejó un puñado de buenos recuerdos e imágenes imperecederas. La historia de un granjero que decide construir un campo de béisbol en sus terrenos -y la visita que recibirá a cambio- representa los ideales más puros e inocentes del sueño americano, y homenajea al cine clásico con total devoción y ausencia de cinismo.


-Forrest Gump (1994)

"La vida es una caja de bombones"


Robert Zemeckis se dio un baño de dólares y de Óscar con la adaptación -libre, muy libre- de la novela de Winston Groom. Un repaso a la historia de EEUU a través de los ojos de un disminuido interpretado por un Tom Hanks es estado de gracia.

-La princesa prometida (1987)

"Me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.

El prestigioso guionista William Goldman adaptó su propia novela en un cuento repleto de ironía, sentimiento y humor que se ha convertido en título de culto. La frase pronunciada por Mandy Pantinkin (sí, el de Homeland) decora las camisetas de cientos de hipsters.

-Lo que el viento se llevó (1939)

"Francamente querida..."

Y lo mejor para el final. Más que una película, Lo que el viento se llevó un símbolo capaz de sobrevivir a cualquier época. El Hollywood clásico más mastodóntico y admirable, un drama en clave épica y en technicolor hasta las cejas de interpretaciones y momentos memorables. Elegir una frase es difícil.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios