Menú
Juan Manuel González

Crítica: 'Mortdecai', con Johnny Depp

¿Es 'Mortdecai' la peor película del año? La respuesta es...

Juan Manuel González
0
¿Es 'Mortdecai' la peor película del año? La respuesta es...
Johnny Depp y Gwyneth Paltrow

Mortdecai es uno de esos filmes malditos, capaces de acabar con el prestigio y la carrera de gran parte de sus responsables. Su evidente fracaso de taquilla (apenas 7 millones de dólares de recaudación en EEUU, una absoluta ridiculez) camina de la mano al crítico, con los peores comentarios imaginables en los medios de EEUU. Y esta vez sin posibilidad de que la etiqueta de filme de culto salve el tinglado, al menos a medio plazo. Ahora bien ¿de veras es tan horrible la nueva película protagonizada por Johnny Depp, basada en el personaje creado para la literatura por el británico Kyril Bonfiglioli? La respuesta es, como de costumbre, que no. Pero a la vez, y pese a que la saña con la que se ha hecho todo me resulta difícil de aceptar, también resulta comprensible.

Lo cierto es que la película dirigida (pero esta vez no escrita) por el guionista David Koepp, quien ya trabajó con la estrella en la adaptación de Stephen King La ventana secreta (eran otros tiempos, Johnny) no saca ningún provecho de su reparto, que pese a su desfile de nombres relevantes resulta una mera comparsa de la habitual exhibición de gestos de su protagonista. El conflicto principal, el robo de un cuadro de Goya y la investigación subsiguiente de Mortdecai, un estrafalario lord inglés y traficante de obras de arte en su tiempo libre, resulta anecdótico y poco interesante, y los chistes que definen la personalidad del protagonista insisten una y otra vez en los mismos rasgos (¿lo adivinan? Sí, su mostacho) reduciendo el alcance de la apuesta. Todo queda en manos de la habilidad de Koepp para sacar provecho de la comedia extravagante, las réplicas ingeniosas y la acción, que asimila la investigación de Mortdecai a la de un modesto y formulario filme de 007, pero sobre todo la dislocación que provoca colocar personajes dignos de una farsa británica en "otra" película de naturaleza distinta.

Y quizá por eso, por su paródica mofa de la invencible flema británica, Mortdecai -filme que huele a capricho de Depp para desplegar su abanico de pucheros, lo aceptamos- no me haya parecido tan horrible. Koepp maneja la situación sabedor de la herencia que arrastra el personaje, que podría funcionar como una versión contemporánea de los ideados por P.G. Wodehouse en la literatura (y que hace algunos años recuperó el novelista Jonathan Ames en la hilarante ¡Despierte, Señor!: atención a su dinámica con Jock, el criado interpretado por Paul Bettany) y acerca la película todo lo que puede a la saga de la Pantera Rosa dirigida por Blake Edwards, que al final resulta el gran referente de la función. Si ustedes disfrutaron en algún momento con cualquiera de las citadas novelas o películas -yo lo hice- quizá entren en el juego que plantea Mortdecai, una farsa que enfrenta la hilarante parsimonia británica y el decadente aire aristocrático del susodicho a una aventura internacional digna de James Bond.

La cuestión es si Mortdecai era un filme necesario en la cartelera actual. Y la respuesta en realidad ya la deducen ustedes: estamos ante, en cierto modo, un filme británico realizado por americanos, una película en el fondo tan confundida y ensimismada como su extravagante protagonista y, definitivamente, difícil de comprender salvo por la oportunidad de servirle a Depp, entre inaguantable y acertado pero todo en una misma toma, su enésimo vehículo estelar. No obstante, también da la impresión de que la cinta abraza con gusto su propia ridiculez, y de que el relato detectivesco -rutinario- que articula la trama avanza a buena velocidad. Mortdecai -un ególatra obsesionado con su nuevo mostacho que, sin embargo, habita en un mundo "real"- se reserva un par de buenos momentos y es entretenida si el espectador entra en el juego. Calificarla de película incomprendida sería un exceso por mi parte, pero que ahí a que en enero de 2015 -fecha de su estreno USA- se la declare la peor película del año... hay cierta distancia.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios