Menú

Lina Morgan: una vida haciendo reír a España

La artista Angelines López Segovia fallecía en Madrid a los 78 años tras una carrera de éxitos y reconocimientos.

0
La artista Angelines López Segovia fallecía en Madrid a los 78 años tras una carrera de éxitos y reconocimientos.
Lina: sus mejores momentos musicales

Todas las encuestas de popularidad colocaban a Lina Morgan entre los tres personajes públicos más queridos por los españoles. A veces competía con Carmen Sevilla, Lola Flores e incluso el Rey por el primer puesto de esa distinción. María de los Ángeles López Segovia, ha fallecido en el Hospital Beata María Ana a los 78 años y después de afrontar una neumonía, durante su tercer ingreso hospitalario en los últimos cinco meses. Una infección provocada por una bacteria ha mantenido a Lina Morgan debatiéndose entre la vida y la muerte durante horas.

La artista protagonizó más de 70 revista durante una brillante carrera que comenzó a los13 años de edad. Lina Morgan ha batido todos los récords de taquilla teatral haciendo memorable su ya icónico movimiento de piernas. El crítico Haro Tecglen la definió como un dibujo animado de Disney, Cantinflas se declaró su admirador y con Marcello Mastroiani bailó el tango más divertido de la televisión. En definitiva, una artista irrepetible.

María de los Ángeles nació en plena guerra Civil y lo hizo en Madrid, en el barrio de la Latina. Hija de un oficial de Sastrería, Emilio López Roldán y Julia Segovia, fue la cuarta de cinco hermanos. Cuando cumplía tan sólo 11 años, comenzó a interesarse por el arte y el espectáculo. Comenzó a estudiar baile clásico español y a los 13 años fue elegida para formar parte de una compañía de niños, Los chavaliillos de España, dirigida por la academia de Karen Taff. Y con ellos llevó a cabo su primera gira por todo el país.

A los 16 años ingresó en la revista de Matías Colsada en el teatro La Latina donde entró de bailarina de reparto. Entonces, la protagonista era la vedette Maruja Tomás. Para poder entrar a formar parte de la compañía tuvo que falsificar la fecha de nacimiento en su documento de identidad porque todavía era menor de edad. Especializada en papeles cómicos en 1956 le llega su primer papel importante. Tenía que sustituir a Mercedes Llofriu en la obra Mujeres o Diosas, y es ahí cuando adopta su nombre artístico: Lina Morgan (de Angelines, 'Lina' y de Banca Morgan, 'Morgan')

Durante aquella década de los 50 Lina Morgan fue vedette de revista actuando en salas de Gran Vía junto a artistas como Manolo Paso, Tony Leblanc, Miguel Gila o Ángel de Andrés. Poco a poco se fue convirtiendo en una de las caras más conocidas de los teatros de Madrid. Fue entonces cuando llegó el cine. "El pobre García", con Toni Leblanc y "Vampiresas 1930" de Jess Franco (1960) fueron sus primeras películas. Y enseguida llegó la televisión. En 1962 apareció en Televisión española participando en un festival benéfico. Después llegó Gran Parada y Cita con el humor.

Sus primeros papeles principales en los teatros le llegaron en 1964 de manos de la compañía Colsada en obras con Juanito Navarro. Fue su primer gran éxito de público en la obra "Dos maridos para mi" de 1965. Aquella obra se representó durante seis meses consecutivos en el Teatro La Latina. La fama de Lina Morgan ya era imparable. La requerían para hacer varias películas al mismo tiempo y arrancar nuevos programas de televisión como La chica del gato (1966) y El landó de seis caballos (1968).

En 1969 estrena su primera película como protagonista, Soltera y madre en la vida. En 1970 hizo su famosa comedia La tonta del bote, dirigida por Juan de Orduña. Dos años más tarde, Lina Morgan abandona el teatro para dedicarse al cine, la mayor parte de las películas en las que participa son cintas de humor dirigidas por Mariano Ozores.

A partir de 1975, Morgan vuelve a los escenarios y monta su propia compañía de revista en el Teatro Barceló, pero no le fue bien. La muerte de Franco hizo que se popularizaran otros géneros como el destape que se impusieron al humor blanco y castizo. Sólo una aparición en el programa de José María Íñigo permitió que Morgan volviera a llenar teatros con Casta ella, casto él, con Florinda Chico y Antonio Ozores. Posteriormente arrendó el Teatro La Latina de Madrid y cosechó un grandísimo éxito en 1980 con su obra su revista ¡Vaya par de Gemelas!. En los 90 se pasó a la comedia musical con Celeste no es un color y después volvió a televisión con una serie en Antena 3, Compuesta y sin novio que le valió el TP de Oro en 1994.

En 1995 Lina Morgan protagoniza la serie Hostal Royal Manzanares para Televisión Española que se mantuvo durante cuatro temporadas con un gran éxito de audiencia. Tras esto, Lina Morgan se embarca en otros proyectos menores. Sus últimos trabajos fueron algunas apariciones en series de José Luis Moreno como "Aquí no hay quien viva", "A tortas con la vida" o "Escenas de matrimonio", donde duró unas pocas semanas.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia