Menú
Rosa Belmonte

La duquesa encarcelada

Las memorias de la duquesa de Medina Sidonia, 'Mi cárcel' (1970), que ha editado Renacimiento, son una recopilación de los artículos

Rosa Belmonte
0
Las memorias de la duquesa de Medina Sidonia, 'Mi cárcel' (1970), que ha editado Renacimiento, son una recopilación de los artículos
Detalle de la portada 'Mi cárcel', de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura | Renacimiento
medina-sidonia-mi-carcel.jpg

La cárcel es un buen sitio donde escribir. No hay fecha de entrega. Tienes tiempo de sobra. Mira Albert Speer, condenado a 20 años en Núremberg, el tocho que se sacó. Doce años junto a Hitler, arquitecto que rehízo Berlín, organizador del negociado armamentista… Mira a Céline, arrestado después de la Segunda Guerra Mundial en Dinamarca acusado de colaborar con el régimen de Vichy. Sólo estuvo 18 meses en prisión, pero le cundieron como el gran escritor que era en esas cartas llenas de talento, humor y poesía. El 17 de mayo se viene la reedición de Mear sangre, que el boxeador Dum Dum Pacheco publicó en 1976 y llevaba años descatalogado. Una joyita. Y ahora que tenemos en antena el documental de Movistar + Palomares. Días de playa y plutonio resultan de cajón otras memorias, las de la duquesa de Medina Sidonia, Mi cárcel (1970) que ha editado Renacimiento. La edición norteamericana, My prison (1972), de Harper & Row fue un éxito. El libro era una recopilación de los artículos publicados en Sábado Gráfico ente 1969 y 1970.

Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura escribió otros libros relacionados con su actividad antifranquista: Palomares, La base y La huelga. Fue detenida por liderar protestas en Palomares y encarcelada. Tras cumplir su sentencia se exilió en París porque el Tribunal de Orden Público seguía dándole por saco. Y se dedicó a la literatura política. Siguiendo peticiones de los vecinos, en 1967 encabezó una manifestación para exigir a los gobiernos español y americano que se hicieran cargo del material radiactivo esparcido y pagaran indemnizaciones. En Palomares cuenta que cuando chocaron los dos aviones ella estaba en Sanlúcar de Barrameda y no dio ninguna importancia al asunto. Como vecina de Rota sabía que había accidentes.

Fue a conocer a las víctimas del desastre, que le pidieron que se ocupara de ellos. La detuvieron delante de todos. Tenía 30 años, era aristócrata e iba por libre. Pese a su denominación de duquesa roja, el PCE no estaba detrás. Ella encabezaba la manifestación que, por supuesto, era ilegal. No sólo iba en contra de las leyes franquistas, sino que se estaba criticando el encubrimiento de lo que realmente había pasado. Un año de cárcel y diez mil pesetas de multa. La prisión fue reducida a ocho meses que cumplió en Ventas y Alcalá de Henares. Al final fueron seis y le parecieron larguísimos.

Dice Soledad Fox Maura que, de ser británica, la duquesa de Medina Sidonia sería tan considerada como Vita Sackville-West o una de las Mitford. Por un lado, el feminismo radical; por otro, su labor para la conservación y catalogación del archivo de la Casa de Medina Sidonia. Además, sus escritos son pioneros sobre la condición de las presas en las cárceles franquistas. La mujer de Murcia que estaba allí por presentar jovencitas a señores ricos (una de las chicas también fue al trullo con ella), la gitana que mató a su marido, las batas grises que les daban (y la tonelada de jerséis que llevaba debajo), los pantalones de chándal remangados que no se veían debajo de la bata pero que estaban prohibidos, la toca para misa que ella rechazó porque no pensaba ir a misa, la poca higiene que había en la cárcel de Ventas (llevaba cuatro días allí y no había podido lavarse; por supuesto, no había agua caliente), el capítulo lamentable de la alimentación, sobre todo en verano, colonias de ratas que se metían en las celdas y te podían caer en la cara, la encargada de los asquerosos retretes del patio (encantada con su trabajo, que le proporcionaba dinero, había sido criada en una casa de citas y cuando descubrieron el negocio la detuvieron como dueña), la falta de agua hasta para beber…

"Fui a la cárcel de Franco porque se estrelló un avión americano en suelo español". Pero eso es para otro documental.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD