Menú

Italia se cita con España en la final

Dos goles de Balotelli han dado a la selección italiana un claro triunfo ante Alemania en la segunda semifinal.

0
Dos goles de Balotelli han dado a la selección italiana un claro triunfo ante Alemania en la segunda semifinal.

Partidos como el de esta noche en Varsovia demuestran que Gary Lineker no tiene razón. A esto del fútbol no siempre gana Alemania, y menos aún si enfrente tiene a una Italia que se le atraganta desde hace ya medio siglo. Ambas selecciones se han encontrado en ocho ocasiones en las fases finales de una gran competición –Eurocopa y Mundial–, y la Mannschaft nunca ha podido ganar a su rival. El balance ahora es de cuatro triunfos para la azzurra, incluido el de esta semifinal de Polonia y Ucrania 2012, y cuatro empates.

Los germanos no saben cómo ganar a los tetracampeones del mundo. Les tienen unas ganas tremendas, pero no encuentran la fórmula. Es sorprendente lo de Italia, que cada vez juega mejor con Cesare Prandelli bajo su batuta y que ha ido de menos a más en el torneo, al que llegó envuelta en medio de los escándalos de las apuestas. Ahora tiene a tiro su segunda Eurocopa tras la conquistada en casa en 1968. Con permiso de España, claro.

Ambos equipos volverán a encontrarse el domingo, esta vez con el título en juego. Hace tres semanas, en el Arena Gdansk, el resultado fue de empate a uno. Se adelantaron los transalpinos a la hora de partido por medio de Di Natale, pero Cesc Fàbregas empató la contienda sólo tres minutos después.

Ha crecido mucho desde entonces el equipo italiano y esta noche ha protagonizado la sorpresa al eliminar a Alemania, favorita en las apuestas y que llegaba con dos días más de descanso. De hecho, empezó mejor y más fresco el equipo de Joachim Löw, quien volvió a incluir en el once a Mario Gómez, Podolski y Toni Kroos después de haberlos dejado fuera en el partido de cuartos ante Grecia (4-2). Quien se quedó de inicio en el banquillo fue Thomas Müller, uno de los mejores futbolistas pero que está muy lejos de su mejor nivel. En el otro bando, Prandelli pudo contar finalmente con De Rossi y Chiellini pero no así con Ignazio Abate, que no se ha recuperado a tiempo de una lesión en la rodilla izquierda. La otra baja fue la de Christian Maggio, que vio una amarilla ante Inglaterra que acarreaba suspensión, por lo que el técnico lombardo tuvo que improvisar con el zurdo Balzaretti como lateral derecho.

Movido al ritmo de Sami Khedira, el Panzer alemán quiso imponer su ritmo desde el pitido inicial y enseguida dispuso de dos buenas ocasiones: un remate de Hummels dentro del área que salvó Pirlo en la misma raya de gol y un peligroso balón servido por Boateng que Barzagli a punto estuvo de introducir en su propia portería. El equipo de Joachim Löw rondaba el tanto, pero la siempre competitiva Italia le vio pronto las orejas al lobo y se puso las pilas. Pirlo, ese futbolista superlativo, se hizo con la pelota en el medio campo y pareció decirle a los alemanes: 'hasta aquí hemos llegado'. El primer tiro de Italia entre los tres palos lo firmó Montolivo, pero Manuel Neuer atrapó sin problemas.

Avisó después Cassano, poco antes de protagonizar una de las mejores jugadas de la noche y que acabó en el 0-1. A los 19 minutos, Il Talentino le ganó la posición a un despistado Hummels, hasta entonces muy seguro en el corte, se marchó por la izquierda y puso un medido centro al corazón del área, donde apareció Mario Balotelli para batir a Neuer con un soberbio testarazo. El delantero del Manchester City celebró el gol por todo lo alto, reivindicando que no ha venido a esta Eurocopa de paseo y, sobre todo, callando a sus críticos.

Intentó despertar Alemania, pero su reacción era bastante tímida. Hasta que apareció Sami Khedira, el mejor jugador hoy de la Mannschaft, otro futbolista distinto al del Real Madrid. El bregador mediocentro a punto estuvo de firmar el empate con una espectacular volea desde fuera del área, aunque Buffon hizo gala de sus buenos reflejos y metió la mano para desviar a córner. Cuando más rondaban los de Joachim Löw el empate, acabaría llegando el segundo gol italiano. Diez minutos antes del descanso, Balotelli recibió un gran pase en largo de Montolivo y, tras ganarle la posición a Badstuber, conectó un latigazo desde la frontal del área grande que sorprendió a Neuer. La azzurra se marchaba al descanso con dos goles de ventaja que le valían medio billete para Kiev.

Superioridad azzurra en la segunda parte

Reaccionó Löw tras el descanso al dar entrada a Marco Reus y Miroslav Klose en sustitución de Podolski y Mario Gómez, respectivamente. El otro Super Mario, el alemán de ascendencia española, se marchó del campo después de una primera parte en la que prácticamente no rascó bola.

Los cambios de Jogi dieron un pequeño balón de oxígeno a la Mannschaft, que trató de ir a por el empate. Pero siempre con muy poca fe. Acabó echando en falta la presencia de Schweinsteiger, que firmó un partido lamentable. Además, se encontraba una y otra vez con el serio centro del campo italiano, con Pirlo al mando de la sala de máquinas. Prandelli reforzó entonces esa parcela al dar entrada a Diamanti, que había dejado destellos de calidad en el partido contra Inglaterra, y sacrificó la fantasía de Cassano. Luego apareció en escena el exbarcelonista Thiago Motta, sustituyendo a un Montolivo que, por fin, ha aparecido en esta Eurocopa.

Balotelli pudo haber ampliado distancias a la hora de partido con un remate cruzado que salió desviado, mientras que Reus, mucho más activo que un inadvertido Podolski, puso a continuación la réplica con un lanzamiento de falta que se estrelló en el larguero tras tocar la pelota en Buffon. Pero fue Italia la que tuvo bastantes ocasiones para sentenciar, especialmente con la entrada en el campo de Antonio Di Natale por Balotelli, el héroe de la noche. El propio delantero del Udinese, Diamanti y Marchisio, éste por partida doble, rondaron el gol italiano, mientras que Balzaretti vio cómo el árbitro le anulaba correctamente el tanto por un claro fuera de juego.

Pero Alemania nunca se rinde. Aunque apenas le quedaba gasolina, dio un último arreón para tratar de acortar distancias y meterse de nuevo en un partido en el que siempre fue a remolque salvo en los primeros minutos. La tuvo primero Hummels con un remate a bocajarro en el área pequeña que se encontró Buffon, mientras que el colegiado decretó penalti por una mano absurda de Balzaretti. Özil no perdonó desde los once metros. Pero ya no hubo tiempo para la reacción y de nuevo el cuadro teutón terminaba por hincar la rodilla ante su bestia negra histórica, una selección italiana que jugará su tercera final de la Eurocopa tras las disputadas en 1968, contra Yugoslavia, y 2000, frente a la Francia de Zidane.
 

Ficha técnica

Alemania, 1: Neuer; Boateng (Müller, m.71), Hummels, Badstuber, Lahm; Schweinsteiger, Khedira; Özil, Toni Kroos, Podolski (Reus, m.46); y Mario Gómez (Klose, m.46)
Italia, 2: Buffon; Balzaretti, Barzagli, Bonucci, Chiellini; De Rossi, Pirlo, Marchisio, Montolivo (Motta, m.63); Cassano (Diamanti, m.57) y Balotelli (Di Natale, m.69)

Goles: 0-1, m.19: Balotelli; 0-2, m.36: Balotelli; 1-2, m.91: Özil, de penalti
Árbitro: Stéphane Lannoy (Francia). Mostró cartulina amarilla a los italianos Balotelli (m.37), Bonucci (m.60), De Rossi (m.83) y Motta (m.88), y al alemán Hummels (m.93)
Incidencias: Segunda semifinal de la Eurocopa 2012 de Polonia y Ucrania disputada en el Estadio Nacional de Varsovia ante unos 58.000 espectadores, entre ellos unos 30.000 seguidores alemanes

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios