Menú

Carlos Sainz se pone rojo y Alonso se queda mudo

0
Carlos Sainz, junto a Fernando Alonso.
Carlos Sainz, junto a Fernando Alonso. | Cordon Press

Y se ha puesto rojo con mucho orgullo y mucha ilusión. El rojo Ferrari es uno de los colores más ansiados por cualquier piloto y Carlos Sainz lo ha lucido este viernes en la puesta de largo del equipo de cara a la próxima temporada, que arranca a finales del mes de marzo. Entre promesas de haber creado un motor más potente y competitivo —esperemos que también fiable— y el anuncio de haber renovado a toda el equipo encargado de la aerodinámica y el chasis, el equipo italiano ha presentado a Sainz como un ejemplo del cambio que se está viviendo en la factoría de Maranello.

Desde el primer minuto en que el madrileño se subió al coche no ha parado de trabajar, de adaptarse, de dar indicaciones a los ingenieros y de familiarizarse con los mecánicos, una actitud que ha cautivado a todo el equipo que lo tiene ya como parte de la familia. Carlos Sainz sabe que este tipo de oportunidades se dan pocas veces en la vida —en la mayoría de ocasiones sólo una— y su secreto, el pico y pala, es un secreto a voces que lo ha colocado donde está.

Ha sido un día importante, un día de orgullo y esperemos que sea también el inicio de algo bueno que debería transformarse, más pronto que tarde, en podios y victorias. Sainz se da cinco años para ser campeón del mundo.

Fernando Alonso, por su parte, se ha quedado mudo. Pero no ha sido por haber visto a su amigo Carlos Sainz vestido con los colores de los que renegó hace unos años, sino por la operación de mandíbula a la que se tuvo que someter hace unos días tras ser arrollado en Suiza cuando montaba en bicicleta.

Ahora sabemos que es cierto que su habla está algo tocada porque su equipo Alpine ha anunciado que el asturiano no acudirá la próxima semana a la presentación del equipo. Alpine, a través de un comunicado a la prensa, ha informado de que Alonso no podrá estar por motivos sanitarios en la puesta de largo de la marca de Renault, ya que su estrella debe continuar con la recuperación y su puesta a punto para Bahréin. Y en Oriente Medio, según el equipo, el bicampeón sí podrá a las preguntas de los periodistas. Cuanto menos el anuncio de Alpine es llamativo ya que Alonso es su principal activo, el trofeo que lucir ante los medios, el foco de atracción para las cámaras, pero está claro que el equipo y seguro que también el propio piloto han priorizado la carrera y sacrificado el marketing por el trabajo en la pista.

Pese a que hace unos días Flavio Briatore —amigo personal del piloto español— aseguraba a la prensa italiana que Alonso estaba bien y podía hablar sin problemas, algún contratiempo de sufrir el español cuando se va a ausentar de la presentación del equipo. La situación real de Alonso es un auténtico misterio: hemos visto fotos pero no vídeos. Sólo hemos podido leer palabras escritas del equipo y el piloto diciendo que todo está en orden, que están trabajando para la recuperación y que Alonso sí estará en el inicio de la temporada. Habrá que estar atentos y leer entre líneas, pero está claro que de nuevo a Alonso se le ha atragantado la pretemporada.

Herramientas