Menú

La crisis y la corrupción sumen al PP en su peor arranque de año

La escasa popularidad obtenida con las difíciles labores de Gobierno -reformas e impuestos- se ha visto agravada por la corrupción.

0

El nuevo año no ha podido empezar peor para el PP. Los casi seis millones de parados que refleja la última EPA, las reformas en Educación, las subidas de impuestos de Cristóbal Montoro, los titubeos en política antiterrorista –como la excarcelación de Bolinaga- o las subidas de tasas judiciales del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, han avivado las críticas y la enconada oposición de la izquierda, encarnada en Partido Socialista, CCOO y UGT, en mayor medida. Con todo, 2013 lejos de augurar mayor tranquilidad para el partido en el Gobierno, ha arrancado de la peor manera para el PP. El último día de enero, el diario El País publicaba los conocidos como "papeles de Bárcenas", un documento sobre el que cada día existen más dudas, pero que no ha evitado asociar la "corrupción" no sólo a las siglas del PP, sino también a su cúpula, entre ellos, a Mariano Rajoy.

El último Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mostraba el miércoles que el PP habría perdido 9,62 puntos respecto a las últimas elecciones generales. Los populares se libraban del knock out porque dicha encuesta fue elaborada entre el 4 y el 14 de enero de 2013, antes de que estallara el escándalo y se publicara, entre otras cosas, que el extesorero popular Luis Bárcenas, tenía 22 millones de euros en un banco de Ginebra.

Dirigentes populares de Génova temían que el escándalo les salpicase "de alguna u otra forma", porque el control de Bárcenas en el partido "era mucho" y "durante muchos años", decían en privado. Mientras en la sede nacional se elaboraba la consigna del "¿Quién es Bárcenas? Este hombre ya no es del PP", El Mundo publicaba que el extesorero pagó sobresueldos en dinero negro a miembros de la cúpula popular durante años. Las cantidades oscilaban entre los 5.000 y los 15.000 euros mensuales y procedían de constructoras, empresas de seguridad y donaciones.

El jueves 31 de enero, El País publicó los "papeles secretos de Bárcenas", fotocopias que, según este diario, formarían parte de la contabilidad que manejaron los tesoreros Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas y en los que aparecen nombres como el del Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal o Jaime Mayor Oreja. Sobre estos documentos, Bárcenas dijo que son una "burda manipulación. La Policía ve difícil llegar a conclusiones irrefutables sobre ellos. El caso es que, cada día pierden valor como prueba al ser fotocopias de unos originales cuyo verdadero origen no se ha demostrado. Además, algunas de las acusaciones de El País son falsas, como supuestos pagos a LD. El propio diario matizó su información a este respecto, mientras que Libertad Digital anunció que emprenderá las acciones legales oportunas.

Además, también se publicaba que un informe de la UDEF atribuía a la trama de corrupción Gürtel regalos a la familia de la ministra de Sanidad, Ana Mato, y su exmarido, Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo de Alcorcón. Regalos como viajes turísticos, artículos de lujo y "eventos familiares particulares" que costaron más de 62.000 euros. Este mismo sábado se ha publicado una encuesta que refleja que el 83,7% de los españoles quiere la dimisión de la ministra. Además, entre los votantes populares el porcentaje es del 68%.

Mientras, el PP alterna comparecencias en el Congreso para dar explicaciones con la publicación de las cuentas del partido y las declaraciones de Hacienda de sus líderes. El partido encarga una investigación interna que podría quedar en meras llamadas telefónicas. Que Rajoy tuviera que contestar en Europa por el caso Bárcenas y dijera que todo era falso "salvo alguna cosa", tampoco ha ayudado a normalizar la situación. Finalmente, el PP anunció querellas "contra todos", es decir, contra quienes hayan publicado informaciones falsas sobre el partido.

¿53 escaños menos?

La última encuesta de El País aseguraba que el partido de Mariano Rajoy obtendría en estos momentos el 23,9% de los votos, cuando en las pasadas elecciones generales consiguió el 44,6. Es decir, en poco más de un año se habría dejado 20,7 puntos.

Por su parte, El Periódico también vaticinaba un terremoto electoral. De este modo, asegura que el Partido Popular podría perder hasta 53 escaños, mientras que el PSOE aumentaría hasta 13 aprovechando este escándalo.

Así pues, se trata de uno de los peores arranques de año para el Partido Popular que, pese a estar en el Gobierno, atraviesa uno de los momentos más delicados que se recuerdan. Mientras tanto, miembros de su partido comienzan a hablar de la necesidad de una regeneración democrática a escala sistémica en España.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD