Menú

El pacto de Génova, la historia oculta de la postal navideña de la Generalidad

El mapa no alude a los bombardeos de 1714, sino a los de 1705, cuando ingleses y vigatans arrasaron Barcelona para rendirla al archiduque Carlos.

(Barcelona)
150
El mapa no alude a los bombardeos de 1714, sino a los de 1705, cuando ingleses y vigatans arrasaron Barcelona para rendirla al archiduque Carlos.
La felicitación navideña del Gobierno catalán

La publicación en Libertad Digital de la felicitación navideña de la Generalidad catalana propició una avalancha de reproches al ejecutivo autonómico de Artur Mas por el uso de un motivo bélico, un mapa militar, para desear un "bon Nadal" y un feliz 2014. En muchas de las crónicas subsiguientes se afirmaba que la estampa, un mapa de las fortificaciones y del frente marítimo de Barcelona en 1705, era alusiva al sitio de Barcelona de 1714, episodio de la Guerra de Sucesión convertido por el nacionalismo en la destrucción de un supuesto Estado catalán como colofón de una guerra de España contra Cataluña. No es así, sino que alude a otro asedio y a otros bombardeos sufridos por Barcelona, nueve años antes de los episodios que ha deformado el nacionalismo.

Prueba de la importancia que la Generalidad otorga a la difusión de una historia tergiversada de la Guerra de Sucesión es la creación en el viejo mercado de verduras y hortalizas del Borne del "valle de los caídos" del nacionalismo, la supuesta "zona cero" del sitio de 1714, "centro cultural" con un coste de casi ochenta millones de euros y de obligada visita escolar. O el "congreso de historiadores" titulado España contra Cataluña, del que sólo se dejó de hablar por el anuncio de Mas de que ya había fecha y preguntas para la consulta secesionista. El "tricentenario" de la caída de Barcelona es el escenario referencial de la política catalana.

La misma guerra, pero nueve años antes

En este contexto, la felicitación de la Generalidad se tradujo periodísticamente como una lamentable muestra de escaso espíritu navideño y una notoria evidencia de la obsesión enfermiza por construir un imaginario histórico en el que Cataluña aparece como una nación oprimida durante trescientos años, desde que perdió su teórica condición de Estado, el 11 de septiembre de 1714. Pero la postal, una reproducción de un grabado militar, alude a otro día de septiembre y a otro año de la Guerra de Sucesión, al 15 de septiembre de 1705, cuando la alianza entre los propietarios rurales del interior de Cataluña, el partido austracista, y los ingleses desató sobre Barcelona un bombardeo continuado, desde el mar y desde el castillo de Montjuïc, hasta el 5 de octubre, cuando se produjo la capitulación de una ciudad literalmente arrasada por las bombas y cuyas instituciones habían permanecido fieles a Felipe de Anjou y la causa borbónica.

El dominio austracista sobre Barcelona duró nueve años, hasta 1714, cuando cambió el signo de la política internacional y Cataluña fue dejada a su suerte por los ingleses, que perdieron todo interés en apoyar la causa del archiduque Carlos tras ser coronado emperador. Conclusión, la postal navideña no sólo era inapropiada por bélica, sino porque aludía a unos hechos exactamente opuestos a la "versión oficial" de la Generalidad sobre la Guerra de Sucesión.

La administración catalana guarda silencio sobre la polémica. En Convergència se atribuye el traspiés al consejero de Presidencia y portavoz, Francesc Homs, al que corresponden todas las competencias en comunicación y propaganda. Se trata del mismo consejero, el preferido de Artur Mas, que impulsó la caza de brujas del Consejo Audiovisual de Cataluña o que pretendió crear, en ese caso sin éxito, un listado de adhesiones públicas al "proceso" separatista.

El pacto de Génova, ingleses y "vigatans"

La versión más extendida es que Homs, mal aconsejado, habría pretendido recordar con esa estampa (un plano de las fortificaciones de Barcelona utilizado por los austracistas para ejecutar un bombardeo sobre la ciudad que no tiene nada que envidiar al de nueve años después) el "pacto de Génova", el acuerdo entre los vigatans (grupo formado por grandes propietarios rurales de Vic y comarcas vecinas) e Inglaterra para decantar Cataluña del lado del archiduque Carlos, pretendiente de la Casa de Austria, en contra del borbón Felipe de Anjou. El pacto fue firmado el 20 de junio de 1705 en la ciudad italiana. El plenipotenciario de la reina Ana, Mitford Crowe, fue el firmante por parte inglesa. Los vigatans estuvieron representados en por dos de sus principales líderes, Antoni de Peguera y Domènec Parera.

El primer bombardeo masivo sobre Barcelona

Pocas semanas después de ese pacto, comenzó el bloqueo de Barcelona por parte de las partidas organizadas por los vigatans, el desembarco inglés, la toma del castillo de Montjuïc y el bombardeo, desde el mar y desde la montaña de Montjuïc, de la ciudad de Barcelona. El 25 de agosto de 1705 se lanzaron más de seis mil proyectiles contra la ciudad y a partir del 15 de septiembre comenzó un bombardeo continuado que no cesó hasta la capitulación del virrey Velasco, el 5 de octubre. Sin embargo, este es un episodio que no se ha abordado en el polémico simposio "histórico" del "España contra Cataluña" y que se oculta sistemáticamente en la leyenda construida en torno al mito de una Cataluña Estado derrotada en la Guerra de Sucesión.

Homs y los 'vigatans'

Sin embargo, las fuentes de Convergència que atribuyen la elección del mapa a Homs aseguran que éste habría querido recordar precisamente el papel de los vigatans (gentilicio de Vich en catalán, ciudad de la que es originario Homs y algunos de sus más fieles colaboradores del partido y la administración catalana), en la firma del pacto de Génova con Inglaterra, un "reconocimiento" internacional en 1705 como el que se persigue ahora. En cualquier caso, no ocultan su alivio por la confusión de atribuir la postal al 1714 en lugar de a un capítulo de la historia de Cataluña cuya difusión desmonta el relato "histórico" nacionalista.

Cataluña contra Cataluña

El historiador Joaquim Albareda, catedrático de la Universitat Pompeu Fabra, explica en su libro La Guerra de Succesió i l'Onze de Setembre (editorial Empúries, septiembre de 2000) la irrupción de los vigatans en 1705: "A pesar de que en 1704 ya actuaban con una cierta impunidad en la plana de Vic, el alzamiento vigatà se precipita en 1705. Fue a consecuencia del conflicto que Carles Regàs -uno de los dirigentes de este núcleo austracista- mantenía desde hace dos años con el Común de Manlleu, porque como propietario de los dos únicos molinos que había en la villa se negaba a aceptar que ésta construyese otro. Los vigatans asaltaron Manlleu y derribaron las obras del nuevo molino. Entonces, ante las órdenes de detención que Velasco -nombrado virrey en 1703- dicta contra ellos y su amenaza de ocupar la Plana de Vic, se organizan en partidas armadas".

Ese mismo año, facilitarían el desembarco y los bombardeos "aliados" sobre Barcelona, una historia cuya conversión al estilo nacionalista sólo podría titularse "Cataluña contra Cataluña".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios