Menú

Puigdemont propone al preso Sànchez para "presidente autonómico" del "gobierno interior"

Convoca a los diputados separatistas para los fastos de su proclamación como primer presidente del Estado catalán en el "espacio libre de Bruselas".

(Barcelona)
0
Puigdemont propone al preso Sànchez para "presidente autonómico" del "gobierno interior"
EFE

Seguimos para bingo. El fugitivo Carles Puigdemont toma nota de que el Parlament ha votado que sigue siendo el presidente para dar un paso al lado. Habrá un presidente "autonómico" y él, el president, líder supremo del "Consejo de la República" y número uno de facto de la Generalidad.

Tras la deslucida sesión plenaria de homenaje a su figura y al referéndum del 1-O, Puigdemont ha comparecido en las redes sociales desde la mansión de la calle del Abogado de Waterloo. Una bandera europea y otra catalana eran el telón de fondo. En los cuatro meses que lleva huido, ha pasado de la hospitalidad del hotel President Husa de Bruselas a un impactante chalet cuyo alquiler es de cuatro mil euros al mes en una exclusiva zona de la capital belga. Propone al preso Jordi Sànchez como candidato y considera que la opción es impecable y permite formar un gobierno autonómico bajo su dictado republicano.

"He informado al presidente del Parlamento de Cataluña que de manera provisional no presente mi candidatura a la investidura de la presidencia de la Generalidad y le he pedido que se inicie lo más rápidamente posible la ronda de contactos con los grupos parlamentarios para proceder a la elección de un nuevo candidato a ser investido como presidente del gobierno autonómico. Anuncio que Junts per Catalunya propondrá al diputado Jordi Sànchez como candidato. Jordi es el número dos de nuestra lista, representa como nadie los valores de Junts per Catalunya y es un hombre de paz", ha manifestado Puigdemont en un mensaje con la parafernalia propia del presidente en funciones.

Obviando por completo las dificultades jurídicas de su propuesta, ha dicho que "ahora, Madrid no tendrá ninguna excusa para continuar con su política de ocupación de nuestras instituciones, no habrá ninguna excusa para que Madrid no acepte nuestras decisiones o que imponga una decisión colonialista sobre nuestro futuro".

Denuncia en la ONU

La argucia consiste en designar un presidente "autonómico", un gobierno "en el interior" (aunque no se refería a la cárcel de Soto del Real) mientras su "Consejo de la República" ejerce el poder, internacionaliza la causa separatista, denuncia en las Naciones Unidas al Reino de España y renueva la "hoja de ruta", una actualización del proceso.

"Nuestras instituciones deben seguir gobernadas por el independentismo y no por el autoritarismo del 155", alega Puigdemont en un mensaje en el que al hilo de las películas de Churchill ha pedido "paciencia, perseverancia y persistencia" al pueblo de Cataluña. Él, por su parte, afirma que el apaño de Sànchez "nos permite promover la próxima fase de la independencia y el despliegue de la república catalana desde espacios más libres y democráticos que el actual Estado español". Y añade que "no claudicaré, no renunciaré, no me retiraré".

"El rey del 'a por ellos'"

La aventura continúa con la colaboración de ERC, del presidente del Parlament Torrent y de Marta Rovira, la delegada del líder del partido y preso en Estremera Oriol Junqueras, para quien Puigdemont ha tenido un breve recuerdo. El acuerdo se está cerrando, pero la humillación a la que están siendo sometidos los republicanos provoca choques constantes entre los negociadores.

Puigdemont ha cargado contra el Rey y se ha comprometido a denunciar ante el mundo entero "los abusos de un régimen que pone a su Jefe de Estado al frente de la estrategia de ir contra los catalanes, aquel inolvidable e inefable 'a por ellos' alentado por la monarquía".

"Proceso constituyente"

En los próximos días, ha dicho además, convocará a los miembros del Parlament para repasar flecos, hacerse nombrar primer presidente de la república catalana y jefe a distancia del "gobierno del interior" que manejará los hilos del "proceso constituyente" mientras "internacionaliza" "el nuevo caso de los catalanes" tras la caída de Barcelona de 1714. "Esta tarde, un equipo de abogados internacional ha presentado una demanda en mi nombre en la comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas contra el Estado español. Ha llegado la hora de pasar a la acción para que los abusos del Estado no queden impunes. Y no quedarán impunes", ha advertido el ido en Waterloo.

Según Puigdemont, la aprobación de la propuesta de resolución de Junts per Catalunya es el punto de conexión entre los resultados del 1-O y el 21-D y una "legalidad catalana" que le reconoce su condición de presidente en plenitud de facultades. "Es por eso que después de la decisión del Parlament me ratifico en mi voluntad de mantener la legitimidad de la república".

Han comenzado los fastos de la entronización de Puigdemont en Bélgica no sin las obvias renuencias de ERC, cuyos dirigentes tratan de matizar por las esquinas que el expresidente será un jarrón simbólico.

Cabe la posibilidad de que el principio de acuerdo salte por los aires. Las asambleas de la CUP tienen que aprobar el encuadre de junteros y republicanos para que sus cuatro diputados acepten el enjuague y hay mal ambiente en las bases antisistema por la no ratificación de la declaración de independencia.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios