Menú

Altercados en la Costa Brava por la propaganda separatista

Empujones e insultos entre ciudadanos por la iniciativa de los separatistas de "decorar" las playas con cruces amarillas.

Empujones e insultos entre ciudadanos por la iniciativa de los separatistas de "decorar" las playas con cruces amarillas.

Domingo de playa en Cataluña. Grupos de individuos encuadrados en la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, en los partidos separatistas y sus juventudes o en todos los grupos separatistas a la vez clavan cruces amarillas en las playas de la Costa Brava. Algunos bañistas se quejan y se rebotan, retiran la propaganda separatista. Los "activistas" y otros usuarios de la playa graban con sus teléfonos y amenazan a una mujer que arranca las cruces amarillas clavadas en la arena de la playa de Llafranc, en el término municipal de Palafrugell (Gerona). Tensión, discusiones y empujones. El "diálogo" que propugna Torra mientras se abraza a Carles Sastre, condenado por el asesinato del empresario Bultó en 1977.

En Canet de Mar (Barcelona) los separatistas denuncian que un grupo de embozados ha retirado las cruces amarillas de la playa y ha agredido a un concejal de la CUP de más de ochenta años. Carles Puigdemont replica la versión separatista de los incidentes en su cuenta del Twitter.

Al tiempo, un anciano es grabado y amenazado mientras retira una señal separatista de la carretera. Puigdemont sigue atento el señalamiento y se hace eco en sus redes del caso del viejo fascista contrario a la república.

Incidentes en las playas de Llafranc y Canet de Mar. El president según TV3 retuitea la imagen del veterano edil de la CUP con un corte en la mejilla.

Al tiempo, las juventudes de la CUP, Arran, se exhiben delante de la sede del PP en Barcelona para quemar los retratos de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy y suben a las redes la "acción" en contra del "régimen del 155".

A los Comités de Defensa de la República (CDR) en los que militan los miembros de la familia Torra les ha salido la competencia de los Grupos de Defensa y Resistencia (GDR) y la de los espontáneos contra la república.


Tensión en aumento

Aumentan los incidentes, los intercambios de impresiones e improperios en la vía pública, las bofetadas, también en las playas. Entre tanto, el presidente de la Generalidad autonómica Torra se pasea por las prisiones en las que están recluidos los golpistas y reclama diálogo con el Estado. Mantiene el pulso y asegura que todos los presos están por la autodeterminación de Cataluña. Rull y Turull quieren ser consejeros, igual que Puig y Comín, los "belgas". Las bases separatistas se han adueñado de las calles a pesar de que grupos de ciudadanos "españolistas" les discuten el monopolio de la propaganda.

La Generalidad de Torra reta al Estado, el Gobierno de Rajoy paraliza el nombramiento de los consejeros rebeldes y los separatistas reafirman su dominio de las calles a pesar la contestación de los disidentes que resisten en tierra de nadie el acoso de los que gritan el eslogan separatista de que "els carrers seran sempre nostres" (las calles serán nuestras siempre).

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso