Menú

Las amenazas a los policías antidisturbios el 1-O: "Hijos de puta, fascistas, tenía que volver ETA y mataros"

Los agentes han relatado al tribunal las lesiones físicas que sufrieron tras ser atacados por los manifestantes el día del referéndum ilegal.

0
Las amenazas a los policías antidisturbios el 1-O: "Hijos de puta, fascistas, tenía que volver ETA y mataros"
El fiscal Fidel Cadena | EFE

Agentes antidisturbios de la Policía Nacional han denunciado durante el juicio del 1-O en el Tribunal Supremo los graves insultos y amenazas que sufrieron mientras intervenían en los centros de votación el 1 de octubre: "Hijos de puta, hijos de perra, fascistas, os teníais que morir ahora mismo aquí, tenía que volver ETA y mataros".

Un oficial ha explicado que, a la salida de la escuela Ramon Llull (Barcelona), fueron rodeados por la masa: "Se produce una sentada. Y ahí nos encierran. Nos decían que les devolviéramos las urnas. Estábamos en una jaula". Entonces, el jefe de grupo dio la orden de utilizar las defensas: "Utilizaron las defensas de forma activa para salir. Empezaron a llover objetos de todo tipo: vallas, piedras, adoquines...".

Otro agente antidisturbio recordaba la fuerte resistencia a la que se enfrentó su grupo: "Entramos por la parte izquierda y había entre 500 y 700 personas, y llegar a la puerta nos costó, estaba extenuado, mover a esa cantidad de gente hostil a la fuerza... los cánticos no eran rumba catalana, eran frases llenas de odio, no era lúdico festivo, era odio, nos dijeron de todo. Mi madre vive en Gandía y esta tarde se tuvo que duchar 200 veces, se cagaron en ella".

"Los insultos se dirigen a la fuerza policial", añadía, "pero para que se haga una idea, en la jefatura, vimos acercarse a una señora bien peinada y vestida con la mano en la nariz y decirnos qué mal huelen los policías nacionales, menos mal que con la república no vais a volver".

Después el policía realizaba la siguiente comparación: "Yo esto solo lo he visto en el País Vasco cuando el juez Marlaska nos mandaba a coger terroristas. Los estibadores nos decían que nos íbamos a morir de hambre porque no iban a dejar que nos llevaran comida". "Somos gente de paz, dicen, pero saben que tenemos menos protección en la parte baja del cuerpo, y empiezan a pegar patadas, dicen que son gente de paz pero son plé d'odi, llenas de odio", ha dicho.

Un policía recordaba que la actitud al llegar a un centro de votación era "totalmente hostil". "Cuando nos acercaron a la masa, nos repelían con patadas, intentaban agredirnos con los puños... Incluso nos daban con los paraguas en los cascos. Vi personas con palos en las manos, recibí varios impactos de piedras en el cuerpo y en el escudo que portaba".

Otro agente señalaba la inactividad y la colaboración de los Mossos durante el 1-O: "Había dos mossos, no hicieron nada, estaban hablando con los congregados. La actitud de los Mossos fue pasiva e incluso colaborativa, por la tarde dos personas con urnas envueltas en bolsas de basura las introducen en un vehículo y circulan por Barcelona hasta que llegan a un domicilio particular y ahí había dos agentes de Mossos presentes".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation