Menú

Las 15 claves expuestas por el juez García Castellón que dejan a Iglesias al borde de la imputación

Libertad Digital reúne las 15 claves expuestas por el magistrado García Castellón que sustentan la petición de imputación de Iglesias por 3 delitos.

0
La República de los Tonnntos: El aforamiento de Iglesias Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Libertad Digital reúne las 15 claves expuestas por el magistrado García Castellón que sustentan la petición de imputación de Iglesias por 3 delitos.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. | EFE

El titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, solicitaba este miércoles al Tribunal Supremo la imputación del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias por presuntos delitos de revelación de secretos con agravante de género, daños informáticos, denuncia falsa y simulación de delitos en el marco del caso Dina.

En la exposición razonada de 63 páginas remitida a la Sala Penal del Supremo, el magistrado pedía la imputación por los mismos delitos de denuncia falsa y simulación de delitos a la vicepresidenta del Congreso y diputada de Podemos, Gloria Elizo, y los abogados de la formación morada, Marta Flor y Raúl Carballedo. García Castellón solicita además la investigación de delitos de falso testimonio a la exasesora de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo, Dina Bousselham y su expareja, Ricardo Sà Ferreira.

Libertad Digital reúne las 15 claves expuestas por el magistrado García Castellón que sustentan la petición de imputación de Iglesias.

"El aforado Pablo Iglesias recibe de Antonio Asensio la tarjeta de memoria min SD marca Samsung que procedía del teléfono Sony Xperia z2 de Dina Bousselham. Pablo Iglesias detenta esta tarjeta durante un periodo de tiempo no ha sido posible concretar. Es, precisamente, durante este tiempo cuando, en un momento dado, Iglesias, con ánimo de dejar la tarjeta inservible para su destino natural, procedió a inutilizar el dispositivo, impidiendo con ello tanto el almacenamiento de información, como la posibilidad de acceder y recuperar los datos allí guardados. Cuando la víctima recupera la tarjeta de manos de Pablo Iglesias, no puede acceder a su contenido porque la tarjeta no funciona".

"Podemos concluir que la única explicación posible, a partir de los indicios recabados, para entender la inoperatividad de la tarjeta, es que los daños se causaran mientras estaba en poder de Iglesias, pues la micro tarjeta funcionaba en el momento en el que Asensio se la entrega, y ya no lo hace cuando Iglesias se la devuelva a Bousselham. A partir de ahí, entiende este magistrado que, desde la provisionalidad del momento procesal en el que nos encontramos es posible sostener la participación del investigado en la producción de los daños, toda vez que no consta que nadie más entrara en posesión de la tarjeta".

"La publicación de las imágenes en el digital Okdiario llevó a que a finales de julio de 2016, se reunieran varios altos cargos del partido Podemos, entre ellos; el aforado Pablo Iglesias, secretario general y máximo dirigente del partido y la responsable de los servicios jurídicos de Podemos, Gloria Elizo, actualmente diputada del Congreso de los Diputados y vicepresidenta tercera de esta Cámara. En esta reunión, Iglesias explicó a sus compañeros que sabía que las imágenes publicadas eran fruto de una filtración de gente del propio partido".

"Con conocimiento de su falsedad y temerario desprecio hacia la verdad, atendiendo a lo instado por el secretario general del partido, Elizo diseña, junto con los letrados Raúl Carballedo y Marta Flor una estrategia procesal basada en simular la existencia de una conexión temporal y material entre la publicación de las imágenes en el digital en el mes de julio de 2016 y la desaparición de los efectos de Dina Bousselham el 1 de noviembre de 2015, tratando de involucrar a Okdiario y sus principales responsables en los hechos".

"La simulación y el uso torticero del proceso penal se refiere, no al hecho de haber acudido a los tribunales, sino al haber procedido por la vía penal, con un claro objetivo de perjudicar a Okdiario, y sabiendo que no existía conexidad entre las imágenes publicadas por el digital, y los hechos del 1 de noviembre de 2015".

"La actuación procesal de los letrados en el proceso evidencia una incoherencia entre lo que se aparentaba denunciar y lo que realmente se pretendía realizar, incoherencia que late en todas las actuaciones procesales: Aparentemente, el aforado insta a los servicios jurídicos de su partido a presentar la denuncia por la sustracción de los efectos de Dina, y su posterior publicación. La realidad, sin embargo, era que el aforado no pretendía esclarecer ni un delito de hurto (o robo), ni un delito de descubrimiento o revelación de secretos, sino solo actuar contra el digital Okdiario".

"Iglesias sabía de antemano que ni había hurto, ni conexión entre la sustracción y la publicación, ni delito de descubrimiento y revelación de secretos, pues había visto el contenido de la tarjeta, y la tenía en su poder, por eso, probablemente, meses después se la devolvió a su propietaria inservible; porque sabía que ella era el origen de la publicación".

"El aforado, que había visto la tarjeta de Dina Bousselham, conocía que la publicación era el resultado de una filtración, y que las imágenes publicadas era el resultado de una filtración, y que las imágenes publicadas habían sido previamente enviadas por Bousselham a terceras personas. Ese desinterés por esclarecer los hechos subyace en la decisión de no informar que posee un objeto procedente del delito inicial que denuncia, que es además la prueba directa de la filtración".

"Los actos procesales llevados a cabo ante el Juzgado de Alcorcón revelan el ardid: el nulo interés de la organización por esclarecer la presunta existencia de un delito de hurto y de un delito de revelación de secretos. Sólo así se entiende, que ni Podemos, ni su secretario general se implicaran en el procedimiento, pese a denunciar una finalidad política en la sustracción, y que Iglesias no revelara ni que había visto el contenido de la tarjeta en el mes de enero de 2016, ni que tenía la tarjeta en su poder".

"Es sobre la base de estas premisas cuando se entiende la consciente y planificada actuación falsaria desplegada ante el Juzgado de Instrucción nº 5 de Alcorcón por Iglesias y el equipo legal de Podemos para simular una conexión inexistente entre las imágenes publicadas en Okdiario, y la desaparición de los efectos de Dina Bousselham el 1 de noviembre de 2015".

"Pablo Iglesias ve en la aparición de los archivos DINA 2 y DINA 3 (en casa de Villarejo), una oportunidad para lograr un rédito electoral, aparentando ser víctima de una actuación de Villarejo y ordena a Gloria Elizo, a través de la letrada Marta Flor, para repetir, de nuevo y a sabiendas de su falsedad, la denuncia en la que se simule, la conexión material y temporal entre la desaparición de los objetos de Dina Bousselham el 1/11/2015, y la publicación de las imágenes en el digital Okdiario en el mes de julio de 2016".

"En esencia, el fundamento de la falsedad sigue siendo el mismo; imputar a los denunciados a sabiendas de su inverosimilitud, su participación en la desaparición de los efectos de Dina Bousselham, sosteniendo el ardid de la conexidad entre la publicación de las imágenes (resultado de la filtración de la propia Dina) y la desaparición del teléfono el día 1/11/2015. De este modo, puede concluirse que la personación de Iglesias, en la pieza separada nº 10 de las presentes diligencias previas, y su denuncia tenían una finalidad estrictamente de oportunidad política".

"Es importante destacar que, entre los autos de 27 de enero de 2017 y 7 de mayo de 2018 y el 27 de marzo de 2019, lo único que había cambiado había sido la aparición en el domicilio de Villarejo de unas carpetas en las que aparecían archivos procedentes de la micro tarjeta SD procedente del teléfono de Dina Bousselham. Debemos recordar que en ese hallazgo no modificaba lo que se había publicado en julio de 2016, imágenes que Dina Bousselham había enviado a terceras personas desde du propio dispositivo, extremo del que tanto Iglesias como Bousselham eran plenamente conscientes. Es sobre la base de estas premisas cuando se entiende la consciente y planificada actuación falsaria desplegada por Iglesias con su personación, fingiendo ante la opinión pública, y ante su electorado, haber sido víctima de un hecho que sabía inexistente, pocas semanas antes de unas elecciones generales".

"La representación procesal personada en esta pieza en nombre de Bousselham y de Pablo Iglesias, conforme a las instrucciones dadas por este último, secretario general del partido, y con el beneplácito de la dirección de la asesoría jurídica, presentan la desaparición del teléfono de Dina (única y exclusivamente de su teléfono) como un encargo realizado por el Gobierno del Partido Popular al excomisario Villarejo, para publicar información procedente del mismo en el digital Okdiario, en el contexto de una campaña para perjudicar a Pablo Iglesias, y por ende a Podemos".

"Debemos referir en primer lugar la declaración en sede judicial de José Manuel Calvente, antiguo letrado de Podemos, ante este magistrado instructor el pasado 9 de septiembre de 2020. La exposición realizada en sede judicial por Calvente, describiendo cómo se orquestó y desarrolló el ardid es tan minuciosa que exigiría una transcripción completa de la misma, en donde el antiguo letrado de Podemos desgrana su experiencia en relación con los hechos expuestos en la presente pieza separada. Debemos remitirnos, en consecuencia y por motivos de economía procesal, íntegramente a la misma como elemento indiciario primario sobre el que se sustenta la exposición fáctica".

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios