Menú

Todas las comunidades reducen el ritmo de vacunación ante el temor de no poder garantizar la segunda dosis

Las más previsoras cargan contra quienes antes las criticaban: "Nos ponían a parir por poner menos vacunas y ahora se echan las manos a la cabeza".

0
Las más previsoras cargan contra quienes antes las criticaban: "Nos ponían a parir por poner menos vacunas y ahora se echan las manos a la cabeza".
Una trabajadora prepara la vacuna en una residencia de Ibiza. | EFE

Los problemas de suministro de los últimos días han alterado el plan de vacunación de todas las comunidades autónomas. Aunque en un primer momento algunas presumieron de poder mantener el plan inicialmente establecido, lo cierto es que los datos demuestran que todas, sin excepción, han ralentizado la administración de las vacunas.

Según las cifras facilitadas por el Ministerio de Sanidad, el lunes hasta doce regiones habían inoculado más del 90% de las dosis recibidas. Seis de ellas incluso superaban el 100%, al haber aprovechado el sobrante de los viales para extraer la famosa sexta dosis: Canarias, Murcia, Castilla y León, Galicia, Aragón y Castilla La Mancha.

A día de hoy, sin embargo, la situación es muy distinta. Según los últimos datos colgados en la página web de Sanidad -que también ofrece los de las dos ciudades autónomas- ninguna región supera el 90%. Así, tal y como se desprende de la siguiente tabla, todas habrían echado el freno, optando por guardar las vacunas recibidas en los últimos días para garantizar la segunda dosis a aquellos que ya han recibido la primera.

Dosis administradas por comunidades

tabla-dosis.jpg

Las comunidades con más problemas

El caso más evidente es el de Canarias. La comunidad presidida por el socialista Ángel Víctor Torres encabezaba el lunes el ranking de vacunas administradas con un porcentaje superior al 111%. Ante los problemas de escasez, no sólo ha bajado al 85,9%, sino que, además, ha cedido el podio a Murcia.

Libertad Digital ha tratado de conocer más pormenorizadamente cuál es la situación de las islas. Sin embargo, el Gobierno regional ha eludido proporcionar más detalles al respecto. Lo que sí ha podido confirmar este periódico es que al menos cuatro comunidades ya han dejado de administrar la primera dosis de la vacuna para tratar de garantizar la segunda a aquellos que ya han sido vacunados. Se trata de Madrid, Cantabria, Comunidad Valenciana y Cataluña.

La situación de esta última autonomía es probablemente la más preocupante, ya que el secretario de Salud Pública de la Generalidad, Josep Maria Argimon, ya reconoció el miércoles que, si los problemas de suministro persisten, la semana que viene un total de 10.000 personas que recibieron la primera dosis de la vacuna hace 21 días no podrán recibir la segunda.

Las más previsoras: "La gente nos ponía a parir"

Frente a lo sucedido en Cataluña, otras comunidades presumen, sin embargo, de haber sido previsoras y de poder afrontar las próximas semanas con cierta tranquilidad. Es el caso de La Rioja: "Desde el primer momento intentamos mantener una reserva estratégica del 50%, lo que pasa es que tú vas programando las citas y luego dependes mucho del día que llegue el suministro -explican a LD fuentes de la Consejería de Sanidad-. Aun así, somos la comunidad que más dosis ha ido guardando por si venían mal dadas".

El pasado lunes, la comunidad presidida por Concha Andreu era efectivamente la que menos dosis había administrado en previsión de lo que pudiera pasar (78,5%). Hoy, el País Vasco (67,6%) le ha arrebatado ese honor que hasta hace bien poco era más bien motivo de vergüenza. "La gente nos ponía a parir por poner menos vacunas y ahora se echan las manos a la cabeza, pero es que la responsabilidad de todas las comunidades era y es garantizar la primera dosis y la segunda", defienden desde la administración riojana.

El castigo del Gobierno a la Comunidad de Madrid

A nadie se le escapa la presión que todas las regiones sufrieron en este sentido. No sólo por parte de la opinión pública, sino también y sobre todo por parte del propio Gobierno de Pedro Sánchez, que llegó a castigar a las comunidades que llevaban un ritmo más lento de vacunación.

La Comunidad de Madrid, por ejemplo, fue una de las primeras que anunció su intención de "poner una vacuna y guardar otra", tal y como explicó en su día el propio consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Cuando llegó el momento de vacunar a los sanitarios, esa reserva estratégica del 50% fue reduciéndose, pero el verdadero problema surgió cuando el Ministerio les empezó a enviar la mitad de las dosis comprometidas.

"Como otras comunidades corrieron mucho, nos las quitaron a nosotros para que ellos pudieran completar las segundas dosis", denuncian fuentes de la Consejería. Y eso es precisamente lo que ha hecho que Madrid haya tenido que suspender la administración de nuevas vacunas hasta que la situación vuelva a estabilizarse.

El peligro de "fomentar una carrera"

"Ese es el problema de un Gobierno que no hace bien la cosas y que fomenta una carrera entre las distintas comunidades, publicando rankings diarios", lamentan. Una queja compartida por otras comunidades que insisten en que la situación a la que se enfrenta nuestro país por culpa de la falta de suministro demuestra que lo adecuado no era correr más, sino hacerlo con cabeza.

"Me hace gracia que ahora nos planteemos estas circunstancias, cuando hace diez días estábamos clamando porque no se ponían todas las vacunas que estábamos recibiendo -denuncian desde la Consejería de Sanidad de Castilla y León-. Cuando las comunidades estábamos haciendo un acopio de vacunas para garantizar la segunda dosis, se lanzaban como hienas a reprocharnos que por qué no se vacunaba más rápido. Pues esta es la explicación".

A pesar del enfado de las fuentes consultadas por Libertad Digital, lo cierto es que el Gobierno presidido por Alfonso Fernández Mañueco era el lunes la tercera comunidad con más dosis administradas. Concretamente, un 103,9%, gracias al sobrante de los viales que Castilla y León también ha decidido aprovechar. En los últimos días, sin embargo, la región ha echado el freno hasta reducir ese porcentaje al 87,3%.

Gracias a esta estrategia, la consejería de Sanidad asegura que "más o menos" está consiguiendo solventar la situación, pero reconoce que "eso no quiere decir que la semana que viene, si siguen sin llegar vacunas, tengamos un problema".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD