Menú

Aragonès se niega a explicar en el 'Parlament' los acuerdos de ERC con Sánchez

Junts le recuerda que en noviembre prometió que detallaría en la cámara catalana los pormenores de la "mesa de diálogo".

Junts le recuerda que en noviembre prometió que detallaría en la cámara catalana los pormenores de la "mesa de diálogo".
Pere Aragonés en el 'Parlament' de Cataluña | Europa Press

Nuevo episodio de la guerra civil separatista. Junts per Catalunya (JxCat) exige al presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, que explique en el Parlament las negociaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez, las interioridades de la reforma del Código Penal y la situación de la "mesa de diálogo" entre la Generalidad y el Gobierno. Es lo que prometió hacer Aragonès a finales del año pasado, cuando ERC se jactaba de la eliminación del delito de sedición y la reforma de la malversación.

Ahora, el president trata de eludir sus propios compromisos y en su entorno aducen que está enfrascado en la tramitación de los presupuestos autonómicos y que nunca se ha negado a dar explicaciones sobre su gestión. Las excusas no les sirven ni a Junts ni a la CUP, que recuerdan además que ya han pasado dos años de las elecciones autonómicas del 14 de febrero de 2021 y que en su investidura Aragonès se comprometió a someterse a una cuestión de confianza para fiscalizar los resultados de la negociación que ERC se disponía a afrontar entonces con el Gobierno.

La portavoz del ejecutivo catalán, Patrícia Plaja, Aragonès siempre ha dado explicaciones y que "ahora no será diferente". Acto seguido ha recurrido al argumentario de ERC para alabar las bondades de la reforma del Código Penal, presumir de los indultos y reiterar que el objetivo del Govern es la amnistía.

El comodín de la "causa general"

Respecto a los tropiezos judiciales de Junqueras y la acusación de malversación agravada contra los denominados "arquitectos" del referéndum ilegal del 1-O, los dirigentes de ERC Josep Maria Jové y Lluís Salvadó (a la espera de juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, TSJC), la portavoz gubernativa catalana ha cargado contra los jueces, ha enseñado el comodín de la supuesta "causa general contra el independentismo" y ha pedido al Gobierno de Sánchez "que no se arrugue ante la derecha y la extrema derecha" que según la teoría separatista está instalada en el Poder Judicial y se dedica a hacer política.

Los parapetos levantados por Plaja en torno a Aragonès no han servido de nada ante la ofensiva de JxCat, cuyo vicepresidente, Josep Rius, ha recordado que el presidente autonómico prometió en noviembre que comparecería en el parlamento antes de que acabara el año para dar cuenta de los acuerdos de la "mesa de diálogo" entre la Generalidad y el Gobierno.

El partido de Puigdemont registró una petición a mediados de diciembre para que Aragonès se explicara en la cámara catalana, pero ningún otro partido, salvo ahora la CUP, se ha sumado a la propuesta de los posconvergentes, lo que ha permitido a la mesa del Parlament aplazar sine die la cuestión.

Junts pretende pasar cuentas con Aragonès y ERC en relación a los que consideran nulo resultado de la "desjudicialización". Las decisiones del Tribunal Supremo sobre el mantenimiento de las inhabilitaciones de los principales líderes del golpe de Estado, aquellos condenados también por malversación, y el escrito de la Fiscalía Superior de Cataluña que imputa la categoría agravada de la malversación en la organización del referéndum ilegal son las "pruebas" que blande JxCat sobre el fracaso de ERC en su propósito de desjudicializar el proceso separatista.

Pasos atrás en el objetivo independentista

La CUP se ha sumado a JxCat y su pinza abunda en que Aragonès prometió dar cuenta de los resultados de su gestión a mitad de legislatura. Según la diputada cupera Laia Estrada, Aragonès tiene que reconocer el fracaso de la estrategia republicana y el colapso de una legislatura diseñada por las fuerzas separatistas para avanzar en la consecución de la independencia y en la que a su juicio sólo se han dado pasos hacia atrás.

Aragonès se ha agazapado y sólo quiere hablar de presupuestos y de proyectos concretos. Declina dar la cara, tal como prometió, y aspira a que la precampaña de las elecciones municipales en Cataluña afloje la pinza del independentismo en contra de ERC.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso