Menú

Que la certeza de nuestra derrota no nos vuelva derrotistas

4

El brillante post anterior de mi conbloguero ha suscitado cierto debate entre ustedes, queridos lectores, sobre el que no diré que haya habido una mala interpretación, porque en esta materia las interpretaciones de los que visitan el blog son lo sustantivo, más allá de las intenciones del autor principal. Así pues me limitaré a aportar mi opinión, que es de lo que se trata.

El pesimismo es la única actitud racional del hombre libre. Yo siempre he sospechado de los optimistas, porque el ver el vaso medio lleno cuando es evidente que le falta la mitad sólo puede llevar a tomar decisiones catastróficas. Si el vaso está medio vacío uno toma las medidas pertinentes para aprovechar hasta la última gota, al contrario del que piensa en sentido contrario, que acaba por dilapidar lo que resta del envase.

Ahora bien, el pesimismo no implica renunciar a la lucha. Al contrario, como escribió mi maestro Gómez Dávila, uno no debe renunciar a defender sus ideas simplemente porque tenga la absoluta seguridad de que no van a triunfar nunca. Se trata de cumplir con nuestro deber sabiendo que estamos derrotados de antemano, lo que añade un toque de heroica dignidad a nuestra batalla cotidiana.

Pero es que, además, es la única manera de que algún día la Providencia nos sorprenda poniéndose de nuestro lado y concediéndonos el éxito inesperado. Alguna vez ha pasado y no tiene por qué dejar de ocurrir en el futuro. En los años ochenta todo el mundo coincidía en que el sistema comunista iba a perdurar al menos un milenio más. Sin embargo hubo un presidente norteamericano, una primer ministra británica y un Papa de Roma que, a pesar de compartir esa certeza no renunciaron a cumplir con su deber. El resultado es que antes de que acabara la década el imperio más ominoso que había conocido la humanidad se fue a las cloacas por el desagüe de la Historia.

Queremos tener un país decente, en el que se respete la propiedad privada, la vida, la familia, la libre interrelación entre los seres humanos, que se enorgullezca de su historia, unido y en paz, queremos que la democracia deje de ser una entelequia para que cada ciudadano se sienta representado por sus delegados políticos, que el invento autonómico, fuente de tantos males, sea arrumbado en el trastero de las ideas fracasadas y que las instituciones públicas se dediquen a preservar el bien común en lugar de oprimir al ciudadano en función de cálculos partidistas. 

Por supuesto tenemos la constancia de que eso no va a ocurrir, pero lo último que haremos será dejar de defender una idea decente de la vida, por más Zapateros y Pajines que el futuro nos depare.

Y mientras tanto seguiremos disfrutando con la prosa de autores como Martínez-Abarca, que, además de compartir seguramente este criterio, escribe la mejor literatura que se publica en la prensa murciana. Ustedes le tienen también aquí en exclusiva. Disfrútenlo... hasta que venzamos.

Vale.
4
comentarios
1 martsal, día

D. Pablo Le debo una disculpa, y una satisfacción por no haber contestado con la diligencia suficiente a su requerimiento acerca del cava de PozoEstrecho. Le diré que esta mala memoria que empieza a manifestarse a ciertas edades, y el hecho de que Vd. haya retrasado tanto su intervención en este su blog , han aunado sus esfuerzos para obligarme a ofrecer la apariencia de desatento y descortés. De modo que, rogándole mil excusas en primer lugar, y aunque sea a destiempo , pero le comunico que el nombre del susodicho cava es "Viña Galtea", que este año he tenido el placer de volver a consumirlo , y que está tan rico como siempre. Queden los cavas catalanes para embotar los sentidos de aquellos que dícense nacionales de una nación ajena a la nación España , y espero que se me entienda todo. Deseo que tenga usted un Año muy feliz, y como sé que de vez en cuándo tiene usted oportunidad de saludarlo, solamente me queda que rogarle que cuándo vea a Ramón Luís, se acuerde de decirle que hay uno de sus "súbditos" que va clamando en el desierto aquello de : Ramón Luís abandona a Mariano y funda un Partido Murciano. Dígale que Mariano es un traidor (pero que no trae nada, ni agua), y que mande a la Cospedal muy, muy lejos, porque sino vamos a ser muchos los que mandemos muy muy lejos a Ramón Luís. Reciba mi primer saludo de este año.

2 antodasa, día

Veamos: 1. El pesimismo es la única actitud racional del hombre libre. Tal cual está enunciado el aserto solo puedo decir que no puedo estar en mayor desacuerdo. ¿La única actitud? ¿La única? Hmmm... Esto dicho en plan poético (quizás metafísico) puede que quede bien, pero ya está. Si en lugar de pesimismo hubiéramos hablado de escepticismo igual y hubiera estado mas de acuerdo. 2. Yo siempre he sospechado de los optimistas... Es que no se trata del dualismo pesimista/optimista, de lo que se trata es de lo que usted dice a continuación sobre "Se trata de cumplir con nuestro deber" o no hacerlo, que mas o menos era lo que un servidor planteaba en la citada entrada anterior en la bitácora. 3. estamos derrotados de antemano Volviendo a recordar antes que nada que no se trata de un enfoque "opti" o "pesi", y poniendo esto en el contexto de que es objeto este debate, tengo que decir que no estoy de acuerdo de que estamos derrotados de antemano (lo digo desde un enfoque analítico que tampoco voy a largar aquí y ahora), lo estamos si queremos estarlo, si nos sentimos derrotados, si queremos ver el vaso vacío del todo cuando está solo medio vacío (o medio lleno, me da igual), o está 1/4 lleno, o 3/4... Lo siento (¡me alegro!), no estamos derrotados aun, hay mucho que se puede hacer a corto, medio y largo plazo, y mas vale de que nos empeñemos en ello. En relación a esto y sobre la actitud de su coautor lo que quizás si puedan ustedes aclararnos es si estando el vaso X% lleno (o vacío) entonces a que se debe que digamos que está vacío del todo, si se trata de pesimismo, escepticismo, error de análisis, etc... Para mí que hay un poco de todo y sigo pensando que hay mucha morbidez, posiblemente mucha neurastenia y creo firmemente que mucho derrotismo, francamente injustificado desde mi punto de vista. No podemos darnos por vencidos si realmente aun no lo estamos: el espectáculo debe continuar.

3 lfb, día

Gracias Don Pablo, porque exactamente eso, es lo que yo quise expresar en el debate anterior, y no supe (Manolete si no sabes…) aunque si hubiera sabido escribirlo, la discrepancia con antodasa se hubiera mantenido, como demuestra la opinión que precede a esta; considero ese desacuerdo cojonudo, ya que permite constatar que todavía queda buena gente con una percepción optimista de la vida, y que parece no pertenecer al sindicato de la zeja, ni ser homosexual, metrosexual, funcionario apesebrado o político; esperemos que brotes verdes como antodasa nos sepan transmitir el optimismo que considera necesario, e instalados en él, vayamos todos juntos a pegarle fuego a la maleza que impide que broten los tallos productivos, con Ramón Luis en el PP, o con Ramón Luis en un partido independiente, porque cuando uno se traga los rabos de cazo que lleva Ramón Luis en el estómago, las paredes estomacales cogen una holgura difícil de quitar, y pierden toda elasticidad.

4 iwillwin, día

¿Quien le ha llamado pesimista? Este artículo es de subidón, y algo que va dando sensación de que se extiende es el absoluto fracaso de las Autonomías. Ay, los tan elogiados padres de la Constitución y yo que, en mi estreno de adolescente-votante, le dí un sí.

Herramientas