Menú

"Junts pel Sí" propone a la CUP que Mas sea presidente y también Romeva, Junqueras y Munté

La última oferta para salvar al presidente en funciones incluye una dirección colegiada con tres grandes áreas y una presidencia coral

(Barcelona)
57
"Junts pel Sí" propone a la CUP que Mas sea presidente y también Romeva, Junqueras y Munté
Artur Mas, este martes en Barcelona | EFE

Presidencia coral, presidente florero, consejo de presidencia, tutela presidencial y cuatro presidentes por el precio de uno son algunos de los adjetivos y términos que ha suscitado la última oferta de "Junts pel Sí", el partido de Artur Mas, Oriol Junqueras y Raül Romeva, para intentar convencer a la CUP de que apoye a Mas. El presidente en funciones vendría a ocupar en la nueva fórmula una suerte de presidencia honorífica, con poderes muy limitados y sometido a las deliberaciones de tres superconsejeros que en algunas versiones de la oferta tendrían rango de presidentes y en otras tendrían capacidad de control y veto sobre Mas.

Se trata, según "Junts pel Sí", de una "evolución" de la oferta que ya hiciera Mas a los diputados antisistema con el añadido de que la presidencia quedaría prácticamente diluida en una dirección colegiada. Oriol Junqueras se haría cargo del área económica y tendría bajo sus órdenes las consejerías de Empleo, Industria, Economía e Infraestructuras. Neus Munté se ocuparía del área de bienestar social, que ya dirige en estos momentos, y para Raúl Romeva se crearía el área de Asuntos Exteriores.

La información ha sido desvelada por el diario nacionalista Ara, que también aporta el detalle de que los cuatro formarían un órgano de coordinación y seguimiento del "proceso", razón por la que la habitual reunión semanal del ejecutivo autonómico pasaría a celebrarse cada quince días.

Ni vencedores ni vencidos

Ante la perplejidad causada por la última propuesta de "Junts pel Sí" a la CUP, algunos dirigentes de Convergencia, como Francesc Homs, candidato del partido a las generales, se han apresurado a rebajar el contenido de la oferta y decir que no incluye una presidencia colegiada, tras lo cual ha pedido a la CUP que "después de todos los gestos de Junts pel Sí no se encalle en el quién". La plataforma Junts pel Sí, por su parte, ha emitido una confusa nota a primera hora de la tarde en la que vuelven a mostrar su voluntad de "llegar a un acuerdo que no deje ni vencedores ni vencidos y que dé respuesta al mandato democrático del 27-S". También apuntan que quieren "construir una nueva legalidad, incluidas las estructuras necesarias, para llegado el momento acordado sustituir el actual marco autonómico obsoleto".

La CUP se remite a sus asambleas

En la CUP comienzan a detectarse grietas mientras se llevan a cabo las asambleas locales, pero el mutismo entre sus portavoces es casi total. Eulàlia Reguant ha sido la diputada encargada de responder a la oferta de "Junts pel Sí" y se ha remitido a sus procesos asamblearios y a la reunión prevista para el domingo 29 abierta a todos los militantes.

Matices de "Junts pel Sí"

En su nota, "Junts pel Sí" habla de un "gobierno de transición" en el que "el presidente de la Generalidad mantiene sus atribuciones propias, se nombra un vicepresidente y se crearián tres Comisiones de Gobierno: una económica (presidida por el vicepresidente), una centrada en el Estado del Bienestar y una para asuntos institucionales y exteriores". "El objetivo -continúa el comunicado- es dotarse de un Gobierno adecuado al momento, lo bastante fuerte para hacer frente a las embestidas del Estado y, a la vez, con el equilibrio necesario para encarar la difícil gestión diaria y el cumplimiento del mandato ciudadano de poner en marcha las iniciativas necesarias para llevar a cabo el cambio de legalidad que se reclama".

Reparto de consejerías y decreto

En el texto incluyen incluso un enlace al proyecto de decreto mediante el cual se crearían las comisiones de "Economía y Empleo", "Asuntos Exteriores, Institucionales y Transparencia" y la de "Estado del Bienestar". Según el reparto propuesto por "Junts pel Sí", de Junqueras dependerían, además de las consejerías antecitadas, la de Agricultura. En cuanto a Junqueras, estaría al cargo general de los departamentos de Gobernación, Interior y Justicia. A Munté, al frente de los asuntos sociales, le correspondería el mando de Salud, Enseñanza y Cultura. Cada comisión tendría una presidencia y según el decreto "para la validez de las deliberaciones y de los acuerdos, es necesario que esté presente la persona que ejerce la presidencia (Mas) y la mitad más uno de los titulares de los departamentos convocados". Es decir, un sistema asambleario que deja un margen nulo a Mas, según se desprende de la lectura de la proposición de decreto.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios