Menú

El palacio sevillano de Las Dueñas abre al público

Construido entre los siglos XV y XVI el palacio de las dueñas toma el nombre del antiguo y desaparecido monasterio de Santa María de las Dueñas, ubicado en el solar colindante. El precio de las entradas oscila entre los 8 euros de la entrada general y los 6 de la reducida y tendrá dos horarios: uno de invierno (de octubre a marzo) de 10,00 a 18,00 horas, y otro de verano (de abril a septiembre) de 10,00 a 20,00 horas. El palacio podrá visitarse todos los días del año excepto el 25 de diciembre, el 1 y 6 de enero.

1 / 53

La placa en la esquina de la calle Las Dueñas indica el lugar donde nació el poeta Antonio Machado.

2 / 53

El portón neoclásico situado en el número 5 de la calle de Las Dueñas.

3 / 53

Este jueves 17 de marzo abrirán las puertas de hierro del Palacio de Las Dueñas.

4 / 53

En la fachada, una placa con el nombre del palacio y el siglo de su construcción.

5 / 53

Al pasar las puertas principales se abre un frondoso jardín donde se pueden ver cítricos o palmeras y es ideal para hacer un 'selfie'.

6 / 53

El segundo piso del palacio es la residencia privada de la familia Alba y no está abierto al público.

7 / 53

Una de las ventanas del segundo piso de Las Dueñas, residencia privada del Duque de Alba.

8 / 53

Un rincón tranquilo antes de llegar a la zona de la alberca.

9 / 53

Uno de los jarrones con el nombre del palacio qe se pueden ver por todo el recorrido.

10 / 53
11 / 53

Uno de los pórticos en el interior del Palacio.

12 / 53

Los detalles flamencos y taurinos están muy presentes en muchos rincones de la residencia.

13 / 53

La frondosa vegetación muy florida se funde con las paredes blancas y amarillas de la casa, un detalle muy agradable.

14 / 53

El escudo de la Casa de Alba.

15 / 53

En una pequeña sala antes de la cochera se encuentras varias cabezas de toros brindadas en su día por los toreros más famosos a la Casa de Alba.

16 / 53
17 / 53

Un traje de sevillana y unos zapatos rojos, pertenecientes a la Duquesa de Alba.

18 / 53

En muchos rincones de la residencia de los Alba se pueden ver fotografías de la Duquesa y personajes famosos.

19 / 53

La Sala de los Carteles, donde ver antiguos carteles de la Feria taurina sevillana.

20 / 53

La Sala de los Carteles, donde ver antiguos carteles de la Feria y el traje de luces de Curro Romero.

21 / 53
22 / 53

Fotografías históricas de la Duquesa de Alba se pueden ver a lo largo del recorrido. En este caso con los Reyes de España.

23 / 53

Cada detalle del palacio está muy cuidado. En este caso una de las puertas que dan a los salones interiores y los motivos decorativos en los azulejos.

24 / 53
25 / 53

Salón de la Gitana, que toma el nombre de la escultura de bronce que preside la habitación obra del artista valenciano Mariano Benlluire.

26 / 53

La escultura de bronce que preside la habitación obra del artista valenciano Mariano Benlluir.

27 / 53

Otra vista del Salón de la Gitana.

28 / 53

El palacio cuenta con una colección de muebles de los siglos XVII al XX.

29 / 53
30 / 53
31 / 53

El patio principal del palacio renacentista de Las Dueñas conserva partes del pavimento del edificio anterior datado del siglo XV.

32 / 53

El patio principal .

33 / 53

El patio principal del palacio de las Dueñas uno de los mejores ejemplos del arte morisco sevillano.

34 / 53

Otra vista del patio principal.

35 / 53

Destaca la colección de cerámicas y porcelanas de la Casa de Alba, con piezas de Sevres, Meissen y Pickman, entre otras.

36 / 53

Muchas esculturas romanas y reproducciones de piezas clásicas realizadas en el siglo XIX aparecen a lo largo del recorrido.

37 / 53
38 / 53

El jardín de los limoneros.

39 / 53

Una mujer descansa en uno de los bancos del jardín de los limoneros.

40 / 53

Una escultura romana vigila el final del jardín de los limoneros.

41 / 53
42 / 53
43 / 53

Las caballerizas.

44 / 53
45 / 53
46 / 53
47 / 53
48 / 53

El Patio del Aceite. Otro rincón de tranquilidad y frescor en el Palacio de Las Dueñas.

49 / 53

La Capilla, donde hasta hace muy poco se celebraba misa cada domingo.

50 / 53

La Sala del Tablao, donde Doña Cayetana bailaba flamenco.

51 / 53

La antecapilla, toda una verdadera pinacoteca en miniatura.

52 / 53
53 / 53

Temas

0
comentarios