Menú

Una multitud clama contra el terrorismo en París

Un millón y medio de personas abarrotaron el centro de París sin incidentes. Aplaudieron y cantaron La Marsellesa junto al grito "Je suis Charlie".

0

Una marea de cientos de miles de personas, un millón y medio según los organizadores, ha tomado las calles del centro de París durante la manifestación convocada en defensa de la libertad de expresión y contra el terrorismo. La protesta recuerda a los 12 fallecidos en el ataque el miércoles contra la revista Charlie Hebdo, a la policía municipal asesinada el jueves en París y a las cuatro personas que murieron en una de las dos tomas de rehenes del jueves, en las que fueron abatidos los tres secuestradores.

Posteriormente, el Ministerio del Interior informó que más de 3,7 millones de personas participaron en toda Francia en las distintas manifestaciones, en lo que consideró como una movilización "sin precedentes".

En París encabezaron la manifestación los familiares de las víctimas de los atentados terroristas de esta semana contra el semanario satírico Charlie Hebdo y del supermercado judío, en los que murieron 16 personas junto a una policía municipal asesinada también el jueves.

El lema "Je suis Charlie" ("Yo soy Charlie") dominaba las pancartas y los carteles exhibidos por los manifestantes que se encontraba en el recorrido entre la plaza de la República y la plaza de la Nación, en el este de la capital. Igualmente, se vieron numerosas banderas francesas y se escucharon cantos como La Marsellesa.

Junto a François Hollande, la marcha albergó cerca de medio de centenar de jefes de Estado y de Gobierno. La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, el primer ministro británico, David Cameron, su colega italiano, Matteo Renzi o el jefe de Gobierno israelí, Benjamin Netanyahu, compartían la cabecera.

Del mismo modo, los reyes Abdalá II y Rania de Jordania, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker; el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, y el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, fueron otros de los presentes.

Tras recorrer juntos unos cientos de metros los mandatarios internacionales pusieron fin a su participación. Hollande se despidió de ellos uno por uno y se dirigió a saludar a los allegados de las víctimas.

La marcha fue pensada como un grito de unidad nacional en contra de los tres atentados terroristas cometidos esta semana en París, y ha derivado en un gran encuentro con la participación de numerosas figuras internacionales y la práctica totalidad de líderes europeos aunque no de todos los líderes franceses.

El recorrido en la capital gala part a las 15:00 horas de la plaza de la República en dirección hacia la de Nación, con tres trayectos alternativos: uno por el bulevar Voltaire, otro por las avenidas de la República y Philippe Auguste, y también por el bulevar de Charonne.

Más de 2.000 policías y 1.350 militares han sido movilizados para garantizar la seguridad de esta cita, que sucede a las manifestaciones celebradas ayer en otras ciudades del país, que reunieron a unas 700.000 personas.

Por la mañana, Hollande recibió en el Elíseo a representantes de la comunidad judía, al expresidente Nicolas Sarkozy y a antiguos primer ministros franceses, antes de acoger a los jefes de Estado y de Gobierno extranjeros llegados a Francia para la manifestación.

Una marcha que sin embargo ha dejado patente la división que existe en la clase política francesa después de que Hollande excluyese al Frente Nacional de Marine Le Pen de la manifestación. El partido más votado en Francia en las elecciones europeas finalmente ha llamado a sus seguidores a manifestarse en todo el país en las marchas excepto en la de París, a la que acudirán los dirigentes franceses y los representantes de numerosos países.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD