Menú

El bidón de los GRAPO contenía datos sobre objetivos terroristas

Horarios habituales de policías nacionales y otros datos sobre entidades y organismos públicos.

0

La Policía Nacional ya ha analizado la mayor parte del contenido del bidón encontrado el lunes en el madrileño parque Emperatriz María de Austria y que fue localizado por personal del servicio de limpieza y desbroce. Entre los papeles que acompañaban al explosivo y el resto de material, había información sobre organismos públicos y entidades oficiales, así como otros datos sobre centros comerciales de Madrid.

Los expertos policiales creen que la banda terrorista GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) había recogido esta información para cometer atentados contra estos organismos o entidades con el fin de causar daños materiales y obtener fondos económicos para el sustento de la propia organización terrorista.

Algunas de esas anotaciones eran los horarios habituales de servicio que entre los años 1999 y 2000, cuando se cree que fue enterrado el bidón, tenían los agentes de la Policía Nacional que prestaban servicio en esos organismos o centros comerciales. Se cree que el bidón pudo ser abandonado tras la detención de algún terrorista del GRAPO durante aquellos años.

De hecho, en esa época, el GRAPO financiaba su actividad terrorista a través de atracos a entidades bancarias y furgones blindados, mayoritariamente –también lo hacían a través de secuestros– y entre sus objetivos terroristas se encontraban agentes de Policía que estuviesen lo más desprotegidos posible. El 17 de noviembre de 2000 asesinaron de un tiro en la nuca a un policía que patrullaba en solitario por el madrileño barrio de Carabanchel.

Además de los datos de posibles objetivos terroristas, el bidón contenía también numerosos recortes de prensa –de los años 2000 y anteriores–, un temporizador, un recipiente metálico de unas dimensiones aproximadas de 30cm x 15cm, cloratita y un teléfono móvil antiguo de la marca Alcatel.

84 asesinatos, dos secuestros y Publio Cordón

Los GRAPO cometieron su primera acción criminal en agosto de 1975, cuando tirotearon a dos agentes de la Guardia Civil a las afueras del canódromo de Madrid, matando a uno e hiriendo gravemente al otro. Desde entonces, su historial criminal acumula 84 asesinatos y 3 secuestros.

Dos macro-operaciones policiales llevadas a cabo en 2002 y 2003 dieron como resultado la detención de más de 32 terroristas y colaboradores del GRAPO –catorce en la primera, dieciocho en la segunda– entre España y Francia, lo que desmanteló casi por completo a este grupo terrorista. En la actualidad, su actividad es residual y alrededor de 40 de sus miembros se encuentran cumpliendo condena en prisión.

Su acto terrorista más conocido fue el secuestro del empresario zaragozano Publio Cordón, al que privaron de su libertad en junio de 1995. Tras el pago del rescate por parte de la familia en París, se anunció en varias ocasiones la liberación del empresario, algo que nunca llegó a suceder.

Trece años después, en noviembre de 2008, con la incógnita todavía del paradero de Publio Cordón, uno de los líderes del GRAPO, Fernando Silva Sande, confesó que el empresario había muerto mientras permanecía en poder de los terroristas en una casa en Mont Ventoux, en la Provenza francesa, una semana antes de que la familia pagase el rescate. Añadió, asimismo, que su cuerpo fue enterrado en una montaña cercana.

Entre finales de 2008 y los primeros meses de 2009, agentes de la Guardia Civil, ayudados por las Fuerzas de Seguridad francesas, intentaron localizar el cadáver de Publio Cordón en la zona señalada por Silva Sande, pero la operación no tuvo éxito.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios