Menú
José Apezarena

Algo más que una amiga

Dos semanas seguidas en la portada de la revista ¡Hola! parece ya mucho. Eva Sannum, la joven y rubia modelo noruega es -a la vista de los datos que están surgiendo- algo más que una amiga del Príncipe Felipe.

El primer dato, y más significativo por cierto, es que la relación con ella dura tres años, desde junio de 1997. Es decir, que entre ambos existe una evidente voluntad de continuidad. No estamos ante un espejismo pasajero o una amistad coyuntural, sino que asistimos a un proceso en marcha, que va dando sus pasos.

Un segundo apunte es la actuación de la afectada. Eva Sannum viene cursando una especie de “programa de trabajo”, un proceso de preparación o entrenamiento, consistente en abandonar su profesión de modelo para pasar a un persistente anonimato, y a estudiar la carrera de Publicidad en su país. Eso no se acepta tan fácilmente, salvo que se trate de una especie de “pacto” mutuo con vistas al futuro.

Y en el grupo de turistas fotografiados en la India, diez personas (siete hombres y tres mujeres), las otras dos parejas son o novios o matrimonio. Así que la presencia de Eva Sannum debería entrar en una clasificación semejante, es decir como “pareja”, en sentido amplio, del Príncipe.

Pero es que, además, no hay más remedio que fijarse en la colección de fotografías publicadas. Se trata de una serie de instantáneas en las que Felipe de Borbón y Eva Sannum forman parte de un grupo de turistas. En cuanto tales, las escenas en las que aparecen juntos resultan más bien inocentes. A lo más, instantáneas que corresponden a dos buenos amigos. No hay más en ese sentido. Lo significativo es que se publiquen.

Analicémoslo más. No se trata de fotografías profesionales: no han sido tomadas por reporteros del corazón, ni tampoco se trata de placas “robadas” por “paparazzis”. Son fotos de aficionado, seguramente uno de los miembros del grupo de turistas. Y alguna de las escenas ha sido tomada “para” el Príncipe Felipe, para conservarlas como recuerdo personal. Considero altamente improbable que ninguno de los integrantes del grupo haya traicionado la confianza del Heredero suministrando los negativos. Es decir, que posiblemente estamos ante una filtración deliberada. Y por parte interesada y afectada.

Y si tal hipótesis es cierta, resultaría elemental concluir que asistimos a una operación de “presentación” progresiva de Eva Sannum ante los españoles. Se trataría de irnos acostumbrando a ella.

Conclusión final: estamos ante algo más que una simple amistad de don Felipe. Y un añadido inevitable: a mí no acaba de convencerme la elección. No logro imaginar a una modelo como Reina de España. Y lo siento.

En Opinión

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso