Menú
José Apezarena

No me gusta el “Pabellón”

Lo he comentado de palabra, y lo rubrico por escrito, tras haberla visitado el miércoles: no me ha gustado, en su conjunto, la residencia del Príncipe. El aspecto externo, de casona rural castellana, con paredes y muros de ladrillo, lo creo más apropiado para una finca de caza en los Montes de Toledo, pero no como palacete del Heredero, que además tendrá proyección pública porque será escenario de actos oficiales y recepciones.

En cuanto al interior, que ha podido diseñarse “ex novo”, no me parece adecuado para un Príncipe joven y moderno. Demasiado mueble antiguo y demasiada seriedad. Está bien aprovechar elementos procedentes del Patrimonio Nacional, pero falta equilibrio. Por citar un detalle: la mesa de trabajo instalada en su despacho acumula historia (la utilizó don Juan Carlos en el Palacio de la Quinta), y hasta puede ser elegante, pero ese mueble no sirve para trabajar en él.

Al abandonar la residencia, me quedé con la impresión de que en todo el proceso se ha actuado con miedo. Algunos se han quedado agarrotados por temor a cuestiones de imagen, asustados ante una posible polémica nacional, y eso ha resultado decisivo. Ha habido demasiada prudencia y un exceso de complejos. Algo que no ocurrió en otros episodios que han atravesado por La Zarzuela, por ejemplo uno más reciente que tiene que ver con el mar. Aunque tal vez las secuelas de esto último es lo que ha conducido a aquello. Tal vez.

Con todo, quizá podríamos acogernos al socorrido “no hay mal que por bien no venga”. La visita de los periodistas a la residencia y la impresión que han recibido —y transmitido— posiblemente habrá erradicado aquella primera versión (falsa) que hablaba de una mansión principesca —en el sentido clásico y propio de la palabra— llena de lujos asiáticos y de despilfarros. Si era eso lo que se pretendía, lo han conseguido, pero a cambio de una residencia fallida. En mi opinión, es una pena. Y lo siento también por el Príncipe.


ESTE ARTÍCULOse publica enLa Revista del Fin de Semanade Libertad Digital junto a otros de César Vidal, Carlos Semprún Maura, Pío Moa, Jorge Alcalde, Lucas Soler, Ana Díaz, etc. Si quiere leer más, pulseAQUÍ

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso