Menú
José García Domínguez

Un Gobierno contra el PSC

Sánchez ha empezado la caza de brujas contra el PSC por una razón obvia, a saber: porque necesita que el PSC pierda las próximas autonómicas catalanas.

Sánchez ha empezado la caza de brujas contra el PSC por una razón obvia, a saber: porque necesita que el PSC pierda las próximas autonómicas catalanas.
Pedro Sánchez, en un mitin. | EFE

Bien, ya disponemos de la confirmación oficial de lo que aquí se había barruntado hace unas cuantas columnas. El PSC, genuino y exclusivo causante de la supervivencia política de Pedro Sánchez gracias al extraordinario resultado que obtuvo en las elecciones de julio, ha sido el principal perjudicado por Pedro Sánchez en la composición del nuevo Gobierno. Al punto de que se ha visto literalmente barrido de la sala donde se reúne el Consejo de Ministros. A ese respecto, Jordi Hereu, que no fue un mal alcalde de Barcelona y que será un buen ministro de Industria, encarna a un simple tecnócrata —serio y competente, eso sí—, alguien que nunca en la vida se ha aventurado a andar metido en políticas. No es lo suyo.

Hereu, salvo por el requisito laboral inevitable de moverse con el carné del partido en el bolsillo, no tiene ni nunca ha tenido nada que ver con el aparato del PSC. En puridad, pues, no hay nadie del PSC en el Ejecutivo. Es fama que Roma no paga traidores. Este Sánchez, en cambio, no paga a nadie, ni a traidores ni a benefactores. A Miquel Iceta, del que se podría escribir cualquier cosa salvo que sea tonto o incompetente, Esquerra ya lo vetó en su día, cuando Sánchez había decidido que presidiese el Senado.

Y fue la misma Esquerra quien después consiguió echarlo del Ministerio de Administraciones Públicas. Sánchez, obediente a Junqueras, lo arrinconó en Cultura, una cartera florero. Y a la calle. El PSC, ahora que vamos a entregar Cercanías a los separatistas, también regentaba el ministerio de los trenes. Pues a la calle igualmente la ministra de los trenes. Y antes que ellos, a la calle Meritxell Batet, la catalana que figuraba como tercera autoridad del Estado. Y esto, ya verán, solo va a ser el principio. Sánchez ha empezado la caza de brujas contra el PSC por una razón obvia, a saber: porque necesita que el PSC pierda las próximas autonómicas catalanas. En caso contrario, será él mismo quien pierda la Moncloa. Así de simple. Cría cuervos resilientes.

Temas

En España

    0
    comentarios