Menú
Pedro Gil Ruiz

Zapatero esprinta marcha atrás

Sucede en la fachosfera que, a la hora de analizar las decisiones y prever los comportamientos de socialistas y comunistas, se suele pasar por alto que estos individuos viven en una ceremonia de ayahuasca interminable.

Sucede en la fachosfera que, a la hora de analizar las decisiones y prever los comportamientos de socialistas y comunistas, se suele pasar por alto que estos individuos viven en una ceremonia de ayahuasca interminable.
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (i) y el candidato socialista a la Xunta, José Ramón Gómez. | EFE

El DAF 66 fue el último turismo construido por la marca holandesa del mismo nombre. En 1975 lo compró Volvo. El DAF 66 tenía una transmisión automática única y muy divertida que permitía alcanzar la misma velocidad hacia delante que marcha atrás. Con máximas cercanas a los 130 kilómetros por hora. Esta habilidad facilitó que se realizaran competiciones en las que participaban decenas de coches que chocaban, volcaban, hacían trompos y convertían la pista del circuito en lo más parecido a un desguace.

Zapatero llegó a Galicia en un DAF 66.

Poniendo cara de pillo, de quien está en el ajo y hace cómplice al auditorio, lo confesó: "Sabemos ganar las elecciones como nadie, las sabemos ganar por sorpresa". ¿Se referiría a las del 14 de marzo de 2004? Zapatero imita a Felipe González y convierte sus mítines en monólogos en los que pasa el tiempo contando ocurrencias. Del chascarrillo pasa a la reflexión vacua. El auditorio no se cansa de aplaudir, hasta que se canse. Que se lo pregunte a Felipe.

Estaba en Vigo, en el último día de campaña y reveló la estrategia socialista. Quería hacer una chufla: "las sabemos ganar por sorpresa. Nosotros somos siempre del esprint final". Zapatero, al que el Legendario Tezanos había susurrado su último presagio, le creyó. Esprintó, se equivocó, metió marcha atrás y destrozó el coche. El Partido Socialista de Galicia perdió el resuello y 46 mil votos —el 18,2% de los que obtuvo en 2020—.

Al año de llegar José Luis Rodríguez Zapatero a la presidencia del Gobierno, se celebraron elecciones en Galicia, en 2005. El PSG obtuvo el mejor resultado de su historia: 555.603 votos, el 33,63% y el socialista Emilio Pérez Touriño se convirtió en presidente de la Xunta, con el apoyo del BNG, que logró el 19%.

Y al poco de que abandonase La Moncloa por la puerta de atrás, con Rubalcaba intentando salvar los muebles de un PSOE a la deriva, volvieron a celebrarse elecciones en Galicia, en 2012. El PSG perdió 258 mil votos, la mitad de su electorado. Zapatero te lo dio, Zapatero te lo quitó.

La errática y torticera campaña diseñada por los asesores monclovitas, enajenados por las alucinaciones del presidente Sánchez, han confirmado a los socialistas gallegos en su condición de subalternos del independentismo. En tres elecciones autonómicas (2016-2024) el BNG ha pasado del 8,3 al 31,6% del electorado. Ha concentrado en sus siglas los apoyos de las Mareas, de Podemos. Pulverizado a Yolanda Díaz y descompuesto el voto socialista.

Andan los publicistas del frente popular desconcertados con los resultados. Sucede en la fachosfera que, a la hora de analizar las decisiones y prever los comportamientos de socialistas y comunistas, se suele pasar por alto que estos individuos viven en una ceremonia de ayahuasca interminable. Así, para ellos, algunas alucinaciones son tan reales que les inducen comportamientos inexplicables para el común. Es urgente que el presidente del PP lo entienda.

En una de las últimas sesiones, recién comenzada la campaña electoral, algunas fuentes hablan de que la estaba oficiando Zapatero y cuando ya llevaban dos horas de ritual, en pleno trance le oyeron murmurar: "La ‘Galicia en paz’ del PP da signos de fatiga y abre paso a un escenario electoral muy abierto (la exclusiva la publicó Infolibre)". Cuentan que Sánchez comenzó a convulsionar. El resto es sabido. Los publicistas propagaron la buena nueva. Tertulianos, columnistas, hasta Abascal se apuntó y ¡zas! Todo acabó en vomitona. El PP volvió a ganar por mayoría absoluta y van nueve.

Temas

En España

    0
    comentarios