Menú
EDITORIAL

El chef José Andrés y la propaganda antijudía

En realidad, lo que hace la izquierda es aprovechar el impacto mediático de la muerte de estos siete voluntarios para atacar a Israel.

La muerte de los siete cooperantes de la ONG World Central Kitchen, víctimas de un bombardeo de las Fuerzas de Defensa Israelíes en Gaza, es una tragedia que debe ser investigada hasta sus últimas consecuencias, algo que el propio Ejército israelí está realizando a fondo como corresponde a las fuerzas armadas de un país democrático. Las guerras siempre provocan tragedias similares que se llevan por delante la vida de seres inocentes, algo especialmente doloroso cuando se trata de voluntarios que están en medio del conflicto tratando de ayudar a la población civil.

Lo razonable es lamentar la muerte de estos voluntarios y mostrar a sus familiares y amigos la solidaridad que exigen desgracias como esta. Sin embargo, el suceso ha dado lugar a una oleada de reproches irracionales como ocurre cada vez que se trata de Israel, una operación en la que se ha involucrado el propio impulsor de World Central Kitchen, el conocido chef español José Andrés.

Una de las acusaciones más estrambóticas que han difundido los medios es que Israel asesina deliberadamente a los cooperantes que trabajan en el territorio de Gaza, siguiendo una especie de objetivo estratégico perfectamente calculado. La estupidez de la denuncia cae por su peso porque el Estado judío no está obteniendo ningún beneficio de esta tragedia sino todo lo contrario: su responsabilidad en el ataque en el que murieron los siete voluntarios de WCK debilita aún más su imagen internacional desde que comenzó la operación de Gaza y pone al Gobierno de Netanyahu en un serio aprieto ante EEUU, donde el presidente español de esta conocida ONG es especialmente popular.

Llegados a este punto cabe también preguntarse dónde está la UNRWA, la organización de la ONU dedicada exclusivamente a los refugiados palestinos, para que los empleados de pequeñas entidades como la del chef José Andrés tengan que estar trabajando en un escenario de alto riesgo tratando de llevar alimento a la población gazatí. El organismo onusino, con más de mil millones de dólares de presupuesto anual y miles de funcionarios, tendría que garantizar la ayuda humanitaria a los civiles palestinos haciendo innecesario que los miembros de las ONG se jueguen la vida a diario. En su lugar, los funcionarios de la ONU se dedican a financiar a los terroristas de Hamás, servirles de plataforma logística y educar a sus hijos en el odio a los judíos.

La izquierda internacional ha salido en tromba a utilizar esta desgracia para atacar a Israel, lanzando acusaciones de todo tipo y exigiendo boicots internacionales contra el Estado judío, lo que pone aún más de manifiesto su profunda hipocresía. Porque si esa es su reacción cuando se producen siete víctimas colaterales en un ataque militar ¿cómo soportan las decenas de miles de muertos palestinos que se han producido tal y como asegura Hamás, la única fuente de información de los izquierdistas para aplicar su balanza moral?¿Acaso la muerte de un occidental blanco vale por la de 5.000 inocentes palestinos? En realidad, lo que hace la izquierda es aprovechar el impacto mediático de la muerte de estos siete voluntarios para atacar a Israel, aunque la comparación de su reacción en uno y otro caso deje a sus protagonistas como lo que son, unos perfectos racistas sin escrúpulos.

La izquierda española, una vez más, se ha distinguido especialmente en sus ataques rastreros al Estado de Israel. Sánchez, cuya judeofobia quedó ya de manifiesto en su primera visita a Israel y Gaza, es el presidente de un país occidental más radical en sus ataques a Israel por este hecho desgraciado. Su posición en este asunto, más propia de un líder ultraizquierdista que del primer ministro de un país democrático, contribuirá sin duda a agravar la imagen internacional de España, en alarmante deterioro desde que llegó al poder aupado por sus socios comunistas, tan judeófobos como él.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios