Menú
Pablo Molina

A la guerra por Begoña

¡El tipo está convencido de que criticar a Begoña Gómez es atentar contra la democracia y la dignidad de la Nación!

¡El tipo está convencido de que criticar a Begoña Gómez es atentar contra la democracia y la dignidad de la Nación!
Pedro Sánchez. | Europa Press

"España llama a consultas a su embajadora en Tokio en respuesta a un maki de salmón que le sentó mal a Begoña Gómez el pasado sábado". El titular es de El Mundo Today, una web satírica dedicada a inventar noticias humorísticas que, con Sánchez en La Moncloa, pueden pasar perfectamente por teletipos de la Agencia EFE. En ese grado de ridiculez institucional andamos, retirando embajadores de países hermanos porque sus dirigentes acusan a la mujer del presidente de estar siendo investigada por presunta corrupción, que es exactamente su situación procesal a fecha de hoy.

El despiporre sentimental del sanchismo en defensa de la honra de la mujer del jefe está llegando a unos extremos que hasta los votantes del PSOE empiezan a considerar excesivos. Si los cinco días de reflexión para pensar en el amor y sus interacciones políticas ya resultaron ridículos, la operación "Salvar a Begoña" en la que andamos embarcados está superando todos los límites de lo aceptable, incluso para un ser humano capaz de votar a Pedro Sánchez.

Estamos a pocos días de que comience la campaña de las elecciones europeas, que se van a celebrar el próximo 9 de junio. La coincidencia con la polémica por las palabras de Javier Milei podría parecer intencionada, pero muchos creemos que Sánchez no trata de aprovechar electoralmente ese ejercicio de victimismo: ¡El tipo está convencido de que criticar a Begoña Gómez es atentar contra la democracia y la dignidad de la Nación! Como muestra de la gravedad que Sánchez otorga al rifirrafe con Milei tomemos el caso de Israel, país al que el Gobierno español acusa de estar perpetrando un genocidio sin que el embajador español en Tel Aviv sea llamado a consultas. Pero es que lo de Begoña es más grave, porque se trata de la mujer de Su Persona y por ahí sí que no. Estamos a esto de iniciar una escalada bélica contra Argentina y si todavía no han comenzado las hostilidades es porque el Gobierno progresista es también feminista, ecologista y partidario de la paz.

España sigue en manos de un tipo que razona de esa manera cuando recibe una crítica, por eso resulta muy llamativa la actitud del PP, no por habitual menos sorprendente. La equidistancia de la que hacen gala los dirigentes populares adquiere en Núñez Feijóo rasgos portentosos, porque no es fácil salir a la palestra en unas circunstancias como las que ha provocado el sanchismo contra Argentina y criticar a Sánchez y a Javier Milei al alimón.

Pero es que Feijóo, al contrario que Sánchez, sí actúa por cálculo político pensando en las elecciones europeas, la reválida definitiva para tratar de asaltar La Moncloa en las próximas elecciones generales. El PP aspira a heredar al PSOE y eso exige adular a también a los votantes de izquierdas, para que vean que con Núñez Feijóo no corren peligro las conquistas del socialismo. Todos lo sabemos, claro, pero eso no impide dar un respingo cuando escuchas al líder del Partido Popular reivindicar al PSOE de Felipe González Márquez, con lo que fue aquello, como su modelo para la gobernabilidad de nuestro país. Después del sanchismo, volvamos al felipismo: el 9 de junio, vota PP. Qué malo es Milei.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro