Menú
Cayetano González

Feijóo 4 - Sánchez 0

El jefe del sanchismo ha sufrido una nueva derrota electoral y ya van cuatro a nivel nacional en trece meses, todas a manos del PP y de Feijóo.

El jefe del sanchismo ha sufrido una nueva derrota electoral y ya van cuatro a nivel nacional en trece meses, todas a manos del PP y de Feijóo.
Pedro Sánchez. | EFE

El resultado de las elecciones europeas del pasado domingo confirma que el jefe del sanchismo ha convertido a lo que queda de su partido en algo que no tiene ninguna vocación de ganar unas elecciones de ámbito nacional. De hecho, en los últimos trece meses, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo le ha infligido cuatro claras derrotas en elecciones en las que se votaba en todo el territorio nacional: en las municipales y autonómicas celebradas en mayo del pasado año; en las generales del 23-J y en las europeas de este domingo.

Esta es la cosecha electoral de Sánchez, que, además, en las autonómicas de Galicia renunció a disputar el triunfo al PP —delegó esa tarea en el BNG— y quedó tercero, la misma posición que en el País Vasco. Sólo ganó en Cataluña, donde habrá que ver cómo gestiona ese triunfo de Illa, con Puigdemont exigiendo la presidencia de la Generalitat. De momento, este lunes, la alianza Junts-ERC-CUP ha arrebatado la presidencia del Parlamento al PSC y se la ha dado al indultado Josep Rull del partido del prófugo de la justicia.

A esto hay que unir el desmoronamiento de su socio de coalición Sumar, dimisión de Yolanda Díaz incluida, aunque sólo de la dirección de ese conglomerado, pero no del Gobierno: un sillón de Vicepresidenta asegura una buena nómina a final de mes, vivienda gratis en el Paseo de la Castellana incluida. En cualquier caso, Diaz ha recibido de los suyos en las últimas horas la misma medicina que ella recomendó hace unas semanas en el Congreso a la derecha, con esa expresión tan "fina" de "a la mierda".

Por eso, Sánchez no debe estar muy contento con lo sucedido el domingo. Feijóo recordó en su comparecencia de la noche electoral que el Presidente del Gobierno le había dicho hace dos semanas en el Congreso que iba a perder las elecciones y que las iba a ganar el PSOE. Los dotes de profeta del jefe del sanchismo son muy similares a los estudios demoscópicos de su amigo el fiel Tezanos que, si le quedara una gota de dignidad, se iría ya a su casa y dejaría de malgastar el dinero de los españoles.

Quizás Sánchez se arrepienta a día de hoy de no haber "utilizado" más a su mujer y haberla paseado por más mítines, y no sólo en Benalmádena. O quizás tenía que haber escrito más cartas en las últimas semanas en X a la ciudadanía, metiéndose más a fondo con el Poder Judicial —la respuesta del CGPJ a sus ataques ha sido todo un revolcón—, con los medios de comunicación, con la internacional ultraderechista y haber repito cien veces que todo esto es consecuencia del "fango, fango, fango".

Sea lo que sea, el jefe del sanchismo ha sufrido una nueva derrota electoral y, repito, van cuatro a nivel nacional en trece meses, todas a manos del PP y de Feijóo. Si el objetivo prioritario para salvar la democracia, la libertad y la igualdad, es echar democráticamente a Sánchez de la Moncloa, el resultado del domingo es un paso importante para conseguirlo más temprano que tarde.

En manos del jefe del sanchismo está —así lo marca la Constitución— disolver las Cortes y convocar elecciones generales. No tengo ni idea lo que pasa por la cabeza de este personaje, aunque alguna pista se puede seguir. Si fuentes de Moncloa o de Ferraz dicen que no entra en sus planes adelantar las elecciones, entonces es muy probable que lo haga.

Pienso que esa decisión va a depender de cómo acabe la negociación para formar Gobierno en Cataluña —la fecha tope es el 25 de agosto— y el recorrido judicial del caso de su mujer. No hay que descartar nada, porque con el jefe del sanchismo, nunca se sabe.

Lo único en lo que ha acertado es en alertar en el avance de lo que él llama la ultraderecha en diversos países de Europa, pero él en España no ha sido capaz de frenar ese avance —VOX y Se Acabó la Fiesta— y encima, la primera fuerza política ha sido el PP, con 4 puntos de ventaja y 700.000 votos más que lo que queda del PSOE. Enhorabuena al jefe del sanchismo y a todo su club de aduladores y siervecitos que se sientan en el Consejo de Ministros o en Ferraz. Su voluntad de ganar elecciones es indescriptible, y encima dicen, para justificar la derrota del domingo, que "resistir es también vencer": los españoles no nos merecemos a estos grandes estrategas que habitan en el sanchismo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro