Menú
Agapito Maestre

Estética masoquista

¿Es la estética de Vox idéntica a la de Rocío Monasterio? Me temo lo peor…

Agapito Maestre
0
Agapito Maestre - Estética masoquista
Rocío Monasterio, en la Asamblea de Madrid | EFE

Lejos de este cronista juzgar a nadie por sus principios y convicciones éticas; el grado de escepticismo que he alcanzado, después de un largo y esforzado proceso de pensamiento, me impide aplicar normas morales a otros, por ejemplo, a los partidos políticos, que no quiero para mí, pero no puedo dejar de extrañarme, incluso de sentirme molesto e inquieto, cuando oigo hablar a algunas personas de Vox. Este miércoles, cuando escuchaba a la representante de Vox en la Asamblea de Madrid, tuve la sensación de que esta señora partía de una premisa moral que me cuesta mucho comprender y, sobre todo, hacerla universal, a saber, el sufrimiento es la clave del entendimiento del mundo e incluso de la vida política.

El asunto me desasosiega. Es inquietante esa forma doliente de asumir el mundo. Me resultan extraños los seres que rechazan gratuitamente la parte de alegría que contiene la vida. Son seres tan raros como mortecinos. Hay algo lobuno, oscuro y temible en ese comportamiento de cordero sacrificado. Aunque lo expresen con una sonrisa en los labios, cuesta hablar con quienes mantienen: "Cuanto peor las cosas", como suele decirse en las reuniones de taberna y parlamento, "mejor". Solo contribuyendo a empeorar el estado de las instituciones, aun a costa de sus propios intereses partidarios, alcanzaremos la luz universal. Miedo da tanta claridad anunciada. Miedo provoca una esperanza futura sin fundamento en el presente. Miedo dan quienes cantan: "Cuanto peor… mejor". ¿Empeorar? Sí, Vox también es responsable, y seguramente no menos que Cs, de que no funcione correctamente la Asamblea de Madrid. ¿O acaso hay algo peor que contribuir a que una institución no funcione por carencia de un mesogobierno?

Los factores masoquistas del partido de Abascal y Ortega Lara habrían dejado atrás cualquier idea de creatividad política. Es menester atizar el fuego del infierno institucional para saber de qué va esto… El establecimiento político amenaza ruina, Vox lo sabe, pero se suma a la irresponsabilidad organizada. Sí, para Vox la verdad está escrita en un manuscrito de dureza, frialdad y dolor. No seré yo, insisto, quien ponga ahora en cuestión esta convicción moral. Allá se las apañen esos dirigentes políticos con sus principios morales, pero no creo que esa actitud o, mejor dicho, certeza sea la mejor manera de acercarse a sus adversarios y enemigos políticos para construir puentes, vínculos y conformar un Gobierno para Madrid. Por eso, precisamente, me parece una indecencia, propia del peor cinismo de nuestra época, el final del discurso de la señora Rocío Monasterio: "Hablando se entiende la gente". He ahí la fórmula perversa para esconder la estética masoquista de esta señora, fundamentada en una actitud de reproche, mezcla de odio, desprecio y sufrimiento, contra todos los que tienen poder. ¿Es la estética de Vox idéntica a la de Rocío Monasterio? Me temo lo peor…

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco