Menú

Problemas de logística

El negocio de la logística sería más rentable si lo llamaran 'metáfora' (= trasladar las cosas de un sitio a otro).

0

El negocio de la logística sería más rentable si lo llamaran metáfora (= trasladar las cosas de un sitio a otro). Aunque parezca que hemos llegado al no va más de los intercambios comerciales, queda mucho por resolver y modernizar.

Han desaparecido las cartas de correo, excepto las que se envían desde la Agencia Tributaria y otros organismos similares. Se ven sustituidas con ventaja por el correo electrónico y la prodigiosa internet, que algunos escriben todavía con mayúscula. Lo malo es que estos nuevos mensajes suelen ser desalmados, esto es, desprovistos de alma.

Cada vez hacemos más compras on line (que debería ser ya onlain, señores de la Real Academia Española). Lo cual significa una turbamulta de recadistas, mensajeros o repartidores de las empresas de logística. El problema es que, con el actual ritmo de vida, por fas o por nefas, la gente está poco en casa, fuera de las horas de cenar y dormir. Sucede que los repartidores llevan a cada domicilio los muchos paquetes, pero se encuentran con que los interesados se encuentran fuera. Repiten los mensajeros su viaje, lo que encarece su trabajo y, lo que es peor, provoca la pérdida de algunos envíos. Podría dar muchos datos personales sobre el particular, pero no quiero herir a nadie.

Lo más sencillo sería que los repartidores, antes de emprender la ruta, llamaran por teléfono a los destinatarios para quedar con ellos en el momento oportuno. Pero eso no sucede. No entiendo por qué. Se aduce la letanía de la protección de datos, pero el argumento resulta pobre. Sería bien práctico el acuerdo de que esa información no se fuera a utilizar fuera de los canales logísticos, es decir, metafóricos.

El caso que planteo afecta a millones de españoles con unas pérdidas gigantescas de productividad. ¿Tan difícil es que algunas empresas de logística o de metáfora se propongan desarrollar racionalmente su cometido?

Otro detalle. Una persona compra on line y en el mismo día varios artículos a la misma empresa. Los puede tener en casa en un tiempo razonable, pero (aquí viene lo bueno) cada uno de ellos llega por separado y a una hora distinta. En esta época informática ¿no sería más fácil que los envíos para un mismo destinatario llegaran juntos?

Se me dirá que todas estas irracionalidades sirven para dar más trabajo a la gente. Paparruchas. Por la misma razón podríamos seguir con telares manuales en las fábricas textiles. O también se podría recuperar los puestos de cobrador en los autobuses, de revisor en los trenes o de maletero en las estaciones. Los ejemplos pueden parecer extemporáneos, pero todavía encontramos hoy muchos puestos de trabajo que parecen poco productivos. No es cierto que nos preocupe mucho la eficacia de las tareas laborales, la eficiencia de las organizaciones. En definitiva, sobra mucho personal. No habrá que extrañarse, pues, de que el conjunto de la economía nacional (que ahora se llama producto interior bruto) no crezca por encima del 3%, como solía hacerlo hace algunas décadas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation