Menú
Carmelo Jordá

Derechitas tontas

Sigan por ese camino y no tendremos derechitas cobardes, ni extremas derechas ni derechas veletas: tendremos derechitas tontas y, sobre todo, tendremos socialistas y podemitas en todas las CCAA.

Carmelo Jordá
0

En pocas ocasiones se tiene la oportunidad de superar un revés electoral tan duro como el de este domingo en menos de un mes. El resultado del 28-A es dramático, no nos engañemos, pero el 26-M podría darle otro giro al panorama, facilitar que se pase en alguna medida página a un episodio que puede ser traumático y que sin duda lo sería de no mediar, precisamente, la posibilidad redentora de las inminentes elecciones municipales y autonómicas.

Sin embargo, los primeros movimientos posteriores al domingo en el ámbito de la derecha están resultando terriblemente desesperanzadores: en lugar de reconocer los errores cometidos y hacer propósito de enmienda, parece que la única preocupación del personal es echar la culpa al otro y colocarse un poquito mejor para el reparto de los despojos del naufragio.

Hay muchas razones para explicar lo ocurrido este domingo, pero en mi modesta opinión la principal de ellas es que las derechas no lograron movilizar más de lo normal a su electorado, no consiguieron trasladar a la opinión pública que estábamos ante una situación extraordinaria. Y no lo lograron, entre otras razones, porque durante toda la campaña prefirieron tirarse los trastos a la cabeza en lugar de tirárselos a Sánchez.

Celebradas las generales y ya en la precampaña de las municipales y autonómicas, parece que los tres partidos del centro-derecha no sólo no rectifican, sino que profundizan en el error: unos hablan del voto útil y de la mayoría perdida, otros del diputado de no sé dónde que le habrían quitado al PSOE; este habla de la derechita cobarde, aquel de la extrema derecha y estos dos se pelean por liderar la oposición. Miren, señores: a mí me da igual quién lidere la oposición; lo que me importa es que esta sea un muro de acero contra Sánchez y los separatistas, pero lo único que veo son fisuras y, sobre todo, un aterrador cortoplacismo.

Bien, sigan por ese camino y no tendremos derechitas cobardes, ni extremas derechas ni derechas veletas: tendremos derechitas tontas y, sobre todo, tendremos socialistas y podemitas en todas las comunidades y en todos los grandes ayuntamientos.

Sinceramente, aunque ya a estas alturas uno empieza a pensar que estos partidos se merecen un buen paso por la oposición para ver si se les quita tanta tontería, los ciudadanos no nos merecemos, además de tener que sufrir a Sánchez, seguir soportando a las carmenas, los kichis y las colaus, por poner sólo unos ejemplos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation