Menú
Carmelo Jordá

Los eBooks: gran oportunidad para los escritores

Hasta ahora era imposible publicar una obra corta de carácter divulgativo y esperar ganar algo de dinero con ella (de hecho, era prácticamente imposible llegar al lector con ella). Ahora es un objetivo razonable.

Carmelo Jordá
0

El otro día hablaba con un par de compañeros periodistas, insignes representantes de la clase media de esta profesión, que no son "famosos" en el sentido masivo de la palabra pero a los que ustedes seguro que conocen. Uno de ellos ha editado ya varios libros y ambos están preparando lo que podría ser un interesante volumen en común.

Tras elevarse a lo más excelso y descender a los abismos de lo más mundano (vamos, que hablamos de todo, que para eso somos gente con buena conversación) la charla acabó centrándose en ese incipiente proyecto en común del que les hablo y en las posibilidades que para comercializarlo ofrecían los libros electrónicos.

El razonamiento de uno de ellos era claro: "Eliminas las grandes barreras que siempre han existido como el editor y la editorial", así que ahora "puedes publicar todo lo que quieras y aprovechar todo lo que hayas escrito".

Por supuesto, nadie necesita un mercado lleno de escritos inútiles, pero en un mundo, el digital, en el que las estanterías no ocupan espacio y en el que la distribución no resulta tan costosa, las normas de la edición serán diferentes y cada autor puede marcar y explorar las suyas propias... en estrecha relación con sus lectores.

Esto va a implicar varias posibilidades hasta ahora inéditas que van más allá de la mera eliminación (que no es poco) de intermediarios entre el escritor y sus lectores: por ejemplo, la capacidad de elegir el precio de venta y apostar por ediciones muy económicas; o, asociada a la anterior y al general ahorro de costes, poder comercializar formatos distintos a los hasta ahora habituales: vender un cuento por un euro o un folleto de treinta páginas por un par de ellos serán, son, opciones viables y razonables.

Y por cierto, no se me asusten cuando hablo de eliminación de intermediarios, todo esto no significa que editoriales, editores y libreros vayan a desaparecer, simplemente se da la posibilidad de prescindir de esos eslabones a quienes no los necesiten o a quienes, por distintas razones, sólo pueden sobrevivir sin ellos.

La idea empieza a ser posible en el mercado español y, sobre todo, lo será mucho más dentro de unas semanas (unos meses todo lo más) cuando Amazon empiece por fin a vender eBooks en nuestro país.

Tampoco hay que llamarse a engaño: no será fácil que muchos escritores españoles puedan llegar a disfrutar de éxitos que les hagan ganar decenas de miles de euros y les permitan vivir placenteramente de sus ediciones electrónicas, pero sí parece posible ganar algo de dinero con obras que, de otro modo, no tendrían un acceso sencillo al mercado.

Volviendo al ejemplo de mis colegas: hasta ahora era imposible publicar una obra corta de carácter divulgativo y esperar ganar algo de dinero con ella (de hecho, era prácticamente imposible llegar al lector con ella). Ahora es un objetivo razonable vender unos pocos miles de ejemplares a bajo precio y, al menos, recibir una compensación por el esfuerzo invertido.

Carmelo Jordá es redactor jefe de Libertad Digital. Puede seguirlo en Twitter.

En Tecnociencia

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios