Menú
Cayetano González

El reto de Casado

Casado debe imponerse como gran objetivo volver a unir, como hizo Aznar al comienzo de la década de los 90, todo lo que está a la derecha del PSOE.

Cayetano González
0
Cayetano González - El reto de Casado
David Mudarra

Tras el batacazo electoral de las generales del 28 de abril, Pablo Casado quedó muy tocado, tanto personal como políticamente. A ello contribuyeron más los de dentro, léase Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Alonso o Juan Vicente Herrera, que los de fuera. Pero había unas elecciones municipales, autonómicas y locales a la vuelta de la esquina, y no era cuestión de hacer excesiva sangre, no fuera a ser que el PP acabara descomponiéndose del todo, después del estado catatónico en el que le dejó Rajoy, tan feliz él estos días disfrutando del mar y otros placeres en la isla de Formentera.

Pero la política tiene estas cosas, y ahora resulta que el PP, aun obteniendo unos resultados no muy buenos el pasado 26 de mayo, sin embargo ha conseguido un poder municipal y autonómico que permite a Casado tomar aire y asentarse en la presidencia del partido, a la que llegó hace menos de un año. Además, en solo un mes, los perdedores son los que se lanzaron al cuello de Casado tras las elecciones generales: Feijóo ha tenido un muy mal resultado en Galicia; Herrera ha visto cómo el PP era superado en Castilla y León por el PSOE... y del resultado de los populares vascos mejor no hablar: cero diputados en el Congreso y sólo dos alcaldes en Álava.

Otra buena noticia para Casado ha sido que Ciudadanos no ha conseguido dar el sorpasso al PP en ninguna de las elecciones. El gran objetivo de los de Rivera se ha visto malogrado justo cuando los populares pasaban por su peor momento, por lo que es lógico pensar que en un futuro será muy difícil que Ciudadanos consiga adelantar al PP, un partido este con una fuerte implantación territorial y con una base electoral que, aunque muy diezmada en la última década, sigue siendo muy importante.

Casado se encuentra ahora con una situación de cierta tranquilidad para hacer frente al gran reto que tiene por delante: conseguir recuperar al PP, tanto ideológica como electoralmente, liderando la oposición al Gobierno de Sánchez. Para ello tendrá que ejercer su autoridad, mandar, nombrar a los mejores, sin buscar componendas con no se sabe quién, y aparcar a los que no están dispuestos a remar en la misma dirección o hayan demostrado con creces su incapacidad para liderar un proyecto político. El caso de los actuales dirigentes del PP vasco, que ahora dicen querer tener un perfil propio, es paradigmático. Navarra y Cataluña son otros dos agujeros negros del PP donde Casado tiene que buscar soluciones.

El líder del PP tiene también otro reto muy importante si quiere que el centro-derecha gane las próximas elecciones: volver a unir, como hizo Aznar al comienzo de la década de los 90, todo lo que está a la derecha del PSOE, lo cual plantea una cuestión: ¿se puede contar con Ciudadanos para esa operación? No debería Casado obsesionarse con atraer a los de Rivera. Estos primero tienen que asimilar que será muy difícil sobrepasar al PP, lo que irremediablemente les convierte en eso que se ha venido en denominar "partido bisagra", con 40-50 diputados a lo sumo, lo cual, si saben jugar bien ese papel, no deja de ser importante.

Donde Casado tiene más margen de maniobra es en intentar recuperar a ese electorado que, o bien se fue a otras opciones políticas, fundamentalmente a Vox, o se ha quedado en casa como forma de mostrar su rechazo a la etapa de Rajoy. El entendimiento entre los populares y el partido de Abascal para conformar pactos en ayuntamientos y comunidades autónomas es un buen síntoma, lo cual no quiere decir que Vox vaya a tener una vida corta. Dependerá de que consiga construir un partido con implantación nacional y de lo que haga en las instituciones. Y dentro de cuatro años, si no antes, serán los ciudadanos, como siempre, los que pongan o quiten a unos o a otros.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco