Menú
Daniel Rodríguez Herrera

"Voy al baño a refrescarme, te espero ahí"

Hermana, yo sí te creo salvo que acuses a Iglesias. Ese es siempre el mensaje.

Daniel Rodríguez Herrera
0
Hermana, yo sí te creo salvo que acuses a Iglesias. Ese es siempre el mensaje.
Irene Montero. | EFE

Han bajado las aguas algo revueltas estas últimas semanas por el sumidero de las redes sociales. Resulta que una ex alumna de Juan Carlos Monedero ha descrito cómo se comportaban éste y Pablo Iglesias con las jóvenes que tenían en clase. Según el relato de la ex alumna, el facturador justiciero resulta que tenía por costumbre toquetear a sus estudiantes (“es muy tocón, no se le puede tener en cuenta”, le decían sus compañeras a Fernanda Freire, la fedataria). La coleta alfa, aparte de emplear los trucos más viejos del libro (“eres muy madura para tu edad”), la invitó a intimar con la gloriosa frase “Voy al baño a refrescarme, te espero ahí”. Un tercer compañero de estos dos piezas en su programa La Tuerka llevó sus intentos de ligoteo mucho más allá y de forma mucho más patética; Fernanda tuvo que cerrarle la puerta de su casa literalmente en las narices.

Nadie en su sano juicio podría considerar delictivo nada de lo que hicieron los tres, ni tampoco algo tan éticamente reprobable como para merecer su expulsión de la vida pública. Nadie, salvo ellos mismos. Así que los defensores de la coleta morada, los del “Hermana, yo sí te creo”, se han abalanzado contra Fernanda como si no hubiera un mañana. En primer lugar, resaltando que se trata de la actual novia de Un Tío Blanco Hetero, un conocido youtuber dedicado a luchar contra las políticas de identidad, especialmente el feminismo de izquierdas. Pero, muchachos, ¿no habíamos quedado en que era machista relacionar los cargos políticos en Podemos con la cercanía sentimental al macho alfa? ¿No es acaso un delito de leso machismo? Entonces, ¿no podemos decir que una cajera del Saturn ha llegado a ministra por ser la pareja del vicepresidente, pero sí que el relato de una mujer sobre el comportamiento con el sexo opuesto de varios políticos es falso por ser novia de quien es?

Hermana, yo sí te creo salvo que acuses a Iglesias, parece ser el mensaje. Porque ese es siempre el mensaje. El feminismo oficial nunca ha tratado de traernos ninguna igualdad, pues surgió precisamente cuando la igualdad ante la ley era una realidad desde hacía décadas. Su objetivo es y ha sido siempre dividir la sociedad entre buenos y malos; entre ellos, ángeles y seres de luz, y los demás, que nos negamos a seguir sus consignas al pie de la letra y, por tanto, no estamos equivocados, sino que somos malas personas. Es a lo único a lo que se dedica la izquierda desde hace mucho tiempo, desde que vio que el aumento del nivel de vida impedía que le salieran los números si permanecía fiel a su vivero habitual de votos. Lo hemos visto también esta semana pasada con el acoso de Ana Pastor al diputado de Vox Francisco José Contreras a cuenta del calentamiento global. “Negacionista”, lo ha llamado por citar un estudio que explica lo obvio: se muere mucha más gente de frío que de calor. Un epíteto reservado hasta hace muy poco para quienes negaban el Holocausto nazi. Porque del apocalipsis climático lo único que les interesa es la imagen que les permite tener de sí mismos como heroicos defensores de las necesidades de todos frente a las malvadas oligarquías.

Da igual que su feminismo lo defienda Ana Botín o que prácticamente todas las multinacionales del mundo se hayan apuntado al carro calentólogo. Los rebeldes son ellos. Por eso no puede haber compromisos, como la energía nuclear o una ley de violencia familiar que sustituya a la sexista de violencia de género. Por eso atentan contra cualquier realidad que afecta a su narrativa, aunque esté demostrada en numerosos estudios, como la mayor mortalidad del frío o la existencia de la alienación parental. Nunca es el qué, sino el quién. Por eso nunca podrán creer a Fernanda Freire, o al menos mostrar públicamente que la creen. Porque ella es de los malos y Pablo Iglesias de los buenos. Y no hay más.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD