Menú

Anna Gabriel sí 'té por'

Mejor que huya de Cataluña la canalla separatista y totalitaria en vez de las empresas y los honrados ciudadanos hartos de la impunidad nacionalista.

EDITORIAL
0

Much recordarán la campaña Sense por, desobeïm per la independència ("Sin miedo, desobedecemos por la independencia") que los comunistas separatistas de la CUP iniciaron a mediados de abril de 2016, como muestra de su decisión, supuestamente inquebrantable, de proseguir sin temor alguno con el ilegal proceso secesionista iniciado en 2012, fueran cuales fueran las consecuencias penales que pudiera acarrearles tan grave desafío al Estado de Derecho. Un lema muy parecido, No tenim por ("No tenemos miedo"), sería utilizado por los separatistas poco tiempo después, tras los atentados de Barcelona y Cambrils, para expresar de manera repugnante el mismo rechazo al imperio de la ley y al terrorismo islámico.

Pues bien, miedo, mucho miedo, parece sentir la otrora aguerrida y chulesca dirigente de la CUP Anna Gabriel, ya que ha decidido huir a Suiza, país al que está dispuesta a pedir asilo si España solita su extradición y en el que dice pretender reanudar su carrera académica, ya que fue profesora de Derecho en Barcelona.

Si la cuparra piensa que le bastará cambiar su imagen de antisistema batasunoide por la de jovencita convencional con trazas de no haber roto nunca un plato para que una universidad suiza la contrate, pronto descubrirá que las exigencias allí son bastante más elevadas que las que se estilan en España, sobre todo en comunidades como la catalana, mangoneadas desde hace décadas por sus semejantes. En cualquier caso, llama poderosísimamente la atención que esta izquierdista radical, fervorosa partidaria de sustituir la familia por la tribu a la hora de criar a los niños y furibunda militante anticapitalista, haya elegido como destino un país tan representativo de la civilización occidental y del capitalismo como Suiza.

Parece ser que la idea inicial de Gabriel era huir a la Cuba sojuzgada por la dinastía comunista Castro; pero al advertirle sus abogados de que lo más probable es que tuviera que quedarse a vivir allí o huir a otro país tercermundista, la corajuda anticapitalista habría preferido vivir en un país que los de su ralea denuestan como refugio de evasores fiscales.

Aunque nunca es grato que nadie eluda la acción de la Justicia –con Gabriel, el procés suma su sexto fugado–, en el presente momento procesal no era posible tomar medida alguna destinada a evitar su huida. En cualquier caso, ha quedado nuevamente demostrado que la supuesta valentía de los golpistas no ha tenido ni tendrá nunca más soporte que la cobardía o la renuencia a hacer cumplir la ley de quienes tienen en éste su principal cometido.

Al margen de eso, esta ominosa huida no deja de ser una forma de castigo para la cuparra. Y siempre será mejor que huya la cobarde canalla totalitaria encarnada por indeseables como Puigdemont o Anna Gabriel a que lo hagan las empresas y los honrados ciudadanos hartos de la impunidad de los separatistas, los más sañudos enemigos de Cataluña.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation