Menú

Monarquía, ¿para qué?

Atacan ahora a la Monarquía encarnada por Felipe VI única y exclusivamente porque se ha revelado como un baluarte de la unidad de España.

0
Pedro Sánchez, junto a su socio comunista, Pablo Iglesias | EFE

Se pregunta Pablo Iglesias para qué sirve hoy la Monarquía. Según él, en el pasado sirvió para que el Ejército no acabara con la democracia. Ahora que ya no hay peligro, la Monarquía ha dejado de ser útil. Para explicar por qué tenemos que transformarnos en una república, alega el docto marxista que la Monarquía está ligada a la corrupción. Sin embargo, defiende el papel de don Juan Carlos en el golpe de Estado del 23-F y critica el de Felipe VI en el de Cataluña. De modo que no es Juan Carlos, que podría ser acusado de alguna relación con la corrupción, el culpable del debilitamiento de la Monarquía. Es Felipe, que nada tiene que ver con ella. Y abunda el tribuno diciendo que es precisamente en el País Vasco y en Cataluña donde se ha debilitado más la institución. Si se defiende al rey presuntamente ligado con la corrupción y se ataca al que obviamente no tiene nada que ver con ella es porque la corrupción no es lo crucial. Los recientes ataques a la Monarquía que provienen de los nacionalistas, que no son todos los vascos ni todos los catalanes, no se deben a la corrupción. Ni tampoco al tinte conservador de la institución, que no hay cosa más reaccionaria que el PNV ni más conservadora que la vieja Convergencia. Los nacionalistas atacan ahora a la Monarquía encarnada por Felipe VI única y exclusivamente porque se ha revelado como un baluarte de la unidad de España.

Da por hecho Pablo Iglesias que los nacionalistas prefieren una república a la Monarquía. Que pregunte el comunista a sus amigos, incluyendo a los filoetarras, si apoyarían una república centralista del estilo de la francesa. Ya verá cómo, si ésa es la alternativa, se hacen todos monárquicos. Los nacionalistas no quieren tanto una república frente a la actual Monarquía. Lo que quieren es una España rota. Y si la república que propone Iglesias permite quebrarla más fácilmente, bienvenida sea.

La cuestión ahora es: ¿por qué ataca un comunista como Pablo Iglesias la Monarquía y defiende una república que disuelva aún más la nación? Los comunistas no quieren romper España, al menos, no del modo en que lo quieren hacer los independentistas. Lo que quieren es acabar con la libertad y transformarnos en una suerte de democracia popular como la venezolana o la cubana. Y Felipe VI ha demostrado que eso no es posible mientras España siga siendo un reino, y mucho menos con él ciñendo la corona. De modo que lo primero que hay que hacer es acabar con la Monarquía. Y, para tal fin, los independentistas son unos aliados útiles.

El 3 de octubre del año pasado, el rey podía muy bien haber dejado a los políticos que siguieran mareando la perdiz mientras los independentistas catalanes destrozaban la nación. Decidió sin embargo salir en defensa del régimen en que se fundan nuestros derechos y libertades como españoles, y de las leyes que, empezando por la Constitución, amparan a unos y a otras. Y, naturalmente, quienes quieren ponerles fin se han dado cuenta de que tendrán antes que derrocar a quien está empeñado en defenderlos, nuestro rey. Y qué mejores aliados que los nacionalistas, tan ansiosos como Iglesias en destronar a quien defiende, además de todo aquello, la unidad de España. Éstos son los aliados con los que hoy gobierna el PSOE.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios