Menú

Exteriores

ESTADOS UNIDOS

Mahmud en Columbia

Michelle Malkin
Mahmud Ahmadineyad.
Cuando mis hijos sean mayores, podré contarles dónde estaba mientras el sanguinario criminal en jefe de Irán tenía a bien deshonrar con su presencia a la Universidad de Columbia. Les diré que estaba ante las puertas del campus de la citada institución, expresando mi aversión al mal junto con varios líderes judíos, disidentes irano-americanos y veteranos de la II Guerra Mundial.
ESTADOS UNIDOS

Los muertos que vos matáis...

Charles Krauthammer
Nicolas Sarkozy.
¿Qué hizo Mahmud Ahmadineyad la semana pasada en la Universidad de Columbia? El indio. ¿Y Sarkozy en la ONU? Poner sobre aviso al régimen de los ayatolás. El anterior presidente de Francia, Jacques Chirac, decía que se podía convivir con un Irán atomizado. Su sucesor no piensa lo mismo. Para Sarkozy, las ambiciones nucleares de Teherán representan "un riesgo inaceptable para la estabilidad de la región y del mundo entero".
CRÓNICAS COSMOPOLITAS

¡Estamos hartos de Cuba!

Carlos Semprún Maura
Fidel Castro.
Se habrá entendido, supongo, que estoy, estamos hartos de la Cuba socialista, castrista; de la tiranía caribeña que, de forma totalmente vergonzosa para la democracia, aún perdura, sin que nadie se haya atrevido a nada para destruirla.
EURASIA

¿Hacia dónde va Rusia?

Guillermo Elizalde Monroset
Lenin.
Desde que se vio crecer, Rusia se preguntó por el sentido de su existencia. La respuesta estuvo siempre vinculada al cristianismo ortodoxo. Pero al final no fue una misión religiosa, sino ideológica, lo que la encumbró entre las naciones. La Rusia bolchevique suplantó a la Santa Rusia. No se trataba ya de unir a toda la humanidad junto a la cruz, sino bajo el ateísmo. El ideal se ahogó en sangre. Hoy, Rusia vuelve a buscar su misión.
BOLIVIA

El títere Morales

José Brechner
El presidente boliviano, Evo Morales, viajó a Nueva York la semana pasada para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Antes hizo escala en Venezuela para recibir asesoramiento de sus mentores, quienes, como de costumbre, le enseñaron las frases que debe repetir... sin dejarse llevar por sus comunes arrebatos.