Menú

Ideas

CRÓNICAS COSMOPOLITAS

Baltasar Garzón, Santiago Carrillo y Andrés Nin

Carlos Semprún Maura
Baltasar Garzón.
Hace ya varios años, un amigo me decía: "¡Este loco de Garzón sería capaz de procesar hasta a Bush!". Seguro que no le faltaron ganas, ni a su hija de 8 años, a quien obligó a manifestar contra Bush, pero no se atrevió, es de una audacia muy relativa. No doy el nombre de mi amigo, bastante ilustre, más progre moderado que neocon, porque temo que Garzón, para vengarse de no haberse atrevido a nada contra Bush, le persiga y le castigue.
¿ACABAREMOS SIENDO UN ESTADO FALLIDO?

Tú ahorra, que para gastar ya me basto yo

Jorge Soley Climent
Escribía Francis Fukuyama, a propósito de los Estados fallidos, que una de las causas de que fracasaran era no la ausencia de Estado, sino en su ineficacia y corrupción. Un Estado que quiere llegar a cada vez más rincones, que se arroga cada vez más funciones, debilita la sociedad y es incapaz de dar lo que promete.
POLÍTICA Y ECONOMÍA

Una relación inconveniente

Hana Fischer
¿En qué se diferencian un mercado libre y una economía dirigida? El mayor contraste estriba en que en un mercado sin intromisión estatal las ganancias y las pérdidas son fruto de un proceso imparcial. En cambio, cuando la política se entromete las ganancias dependen de la arbitraria voluntad del mandamás de turno.
ECONOMÍA

Contestando críticas al libre mercado

Manuel F. Ayau Cordón
Hay quien afirma que quienes preferimos el mercado a los políticos argumentamos que el mercado es perfecto, cuando en realidad se trata de escoger la mejor opción en un mundo imperfecto, lleno de incertidumbres, riesgos y escasez de todo. Nuestra oposición es a los privilegios otorgados por leyes malas, como también a la socialización de las pérdidas bancarias y sus insospechadas consecuencias.
EL ARTE DE (SOBRE)VIVIR

¡Un ministro en mi nevera!

Agapito Maestre
Santiago Carrillo.
Carrillo ha dicho que a "Garzón le puede salir el tiro por la culata". Lo dudo. De momento va ganando. Zapatero y su gente están detrás de la jugada. Y la cosa irá para lejos. Es el elemento diferenciador clave que tiene el PSOE respecto al PP. Por lo tanto, preparémonos para lo peor y, sobre todo, intentemos ser humildes para descubrir la miseria moral y política, la miseria individual y colectiva, que hay detrás de esta operación de condena del franquismo dejando a salvo a los franquistas y, por supuesto, a los criminales de la Segunda República.