Menú
Javier Somalo

Si la derecha suma

Si los tres partidos de Colón consiguen pensar como Sánchez podrían hasta quedarse con el lema del PSOE: Haz que pase… como en Andalucía.

Javier Somalo

Muchas veces el mejor lema electoral, la mejor campaña o la frase más acertada para concitar un determinado voto lo ofrecen los rivales. Otra cosa es que los felizmente aludidos lo sepan aprovechar.

Pedro Sánchez arrancó su campaña electoral en Dos Hermanas, Sevilla, con una frase tan cierta como esta:

Si la derecha suma se van a entender y van a hacer en España lo que están haciendo en Andalucía.

Pues ese debería ser precisamente el reclamo electoral de la oposición. Hay tanto por deshacer, descubrir y remediar que no da tiempo a discutir. En Andalucía, PP, Ciudadanos y Vox están en ello, más allá de remilgos partidistas. Tiempo habrá de criticarles si no logran aprovechar la oportunidad.

Claro, Sánchez no buscaba tal sentido a su frase y por eso añadió inmediatamente una lógica llamada al voto contrario:

Hay un riesgo importante de que la derecha sume, por eso es importante que vayamos a las urnas.

Acción-reacción. No hablaba Sánchez de las municipales de 1931 o de aquellas elecciones del Frente Popular de 1936, donde hubo más restas que sumas, sino de la oportunidad de que los españoles le elijan a él después de nueve meses gobernando sin votos, sostenido por una moción de censura que, desde Sánchez, será una herramienta perversa sobre la que convendrá legislar para evitar su abuso.

Y, ¿qué pasará si funcionan otras sumas como la que nos gobierna en funciones? Pues no hay más que echar un vistazo a los sumandos: harán en toda España lo que están haciendo en Cataluña o lo que quieren hacer en Navarra y sumarán con los que restaron vidas a punta de pistola o con los que lloraron orinocos con Chávez y enjugaron sus lágrimas comiendo tres veces al día en Caracas. Sigue Sánchez:

Lo que es evidente es que si estas tres derechas suman, la confrontación territorial está garantizada, la corrupción volverá de la mano de un partido que aún no se ha limpiado y volverán los recortes.

Queda campaña para saber qué entiende por "confrontación territorial", asoma la duda de si la vuelta de la corrupción lo dice por su Andalucía anterior al cambio y lleva a la risa que hable de recortes el sucesor de aquel Zapatero que anunció enfurruñado en el Congreso la amputación por gangrena de su programa de despilfarro con España al borde del rescate.

Los de la suma empiezan a identificar al enemigo

Cayetana Álvarez de Toledo fue víctima de una persecución en Barcelona que no tenía nada de escrache: iban físicamente a por ella aunque no sea un territorio sino una persona. Apenas salvado el pellejo, la candidata popular se paró ante los energúmenos para defender la pica ya clavada en territorio hostil. Desde entonces esgrime la V con los dedos. La victoria de las escaleras, la resistencia ante los "niñatos totalitarios pijos y subvencionados". Un gesto tan antiguo puede recobrar sentido y Cayetana tendría que reclamar parte de los derechos del libro que el presidente encargó a Irene Lozano. En el mitin inaugural de Dos Hermanas, Sánchez concluyó que para evitar la suma de PP, Ciudadanos y VOX hay que "teñir España de rojo". Pues en política ese verbo y ese color combinan fatal y algunos se lo toman al pie de la letra.

Toni Cantó fue claro en Valencia durante el exitoso programa de Federico Jiménez Losantos: "Es un tema de emergencia nacional que no nos gobierne Sánchez" y propuso como voto útil lo que cada uno sienta como tal para llegar a ese fin siempre y cuando se arrincone a los nacionalistas y se deje a los valencianos ser valencianos y no territorios. Por cierto, el educadísimo público de Valencia que asistió a Es La Mañana de Federico en el Auditorio de la Fundación Bancaja tuvo la oportunidad de hacer cuentas sobre la suma de Sánchez con los candidatos de los tres partidos y allí no pasó nada. Nada malo. El bello auditorio sigue en pie y sólo fue rodeado para poder entrar, en civilizada y espontánea fila y con una sonrisa en los labios, a escuchar a los políticos que fueron obsequiados con un ejemplar firmado de Memoria del Comunismo, tan de moda.

Inés Arrimadas dijo en TV3 lo que piensa de TV3: "Una máquina de manipulación y odio". Y como la sigan invitando conseguirá aumentar el share discrepante de la televisión del golpe y hasta puede dar pena que la cierren.

Y Santiago Abascal defendió sin ambages a Cayetana Álvarez de Toledo, "perseguida y zarandeada por una manada de separatistas violentos", que han acudido a la "alerta antifascista" de Pablo Iglesias, asustados por la caída del imperio socialista andaluz. Abascal sabe de zarandeos físicos desde bien joven y sigue sin rendirse a ellos.

Son todos ejemplos de una clara amenaza, pero sólo para Sánchez y su suma anticonstitucional. De momento, cada uno de los candidatos de la oposición sigue por su lado, con su tracking a cuestas y su aplausómetro prendido en la solapa… pero como se les ocurra sumar "se van a entender" y teme Sánchez que pueden abocarnos a vivir en toda España lo que está pasando en Andalucía: el fin de un régimen, caramba. Si los tres partidos de Colón consiguen pensar como Sánchez podrían hasta quedarse con el lema del PSOE: Haz que pase… como en Andalucía.

Veremos cómo anda la suma en el debate electoral que el bueno de Sánchez ha querido celebrar en Atresmedia, editora de Resistencia, el libro subcontratado por el presidente para creerse su sueño –pesadilla para el resto– de haber vivido en La Moncloa sin tener capacidad.

Dice Carmen Calvo que TVE no podía albergar el debate porque incluye a VOX sin amparo legal. Había que remediar una norma tan alejada de la realidad social porque la influencia de ese partido es indudable, vino a concluir la vicepresidenta. Pero en la traducción simultánea de las palabras de Calvo podíamos percibir que en Moncloa han decidido que es hora de exhibir a Santiago Abascal para que el ánimo de los telespectadores se estremezca al contemplar al bárbaro que, sin duda, saldrá al plató rugiendo y dando dentelladas como los leones de Ángel Cristo. ¡Con éste pueden sumar! Así que lo mejor es llevar el show a la privada… de Sánchez, a Resismedia TV, con copyright. Si lo de TVE fuera cierto, lo lógico habría sido ofrecer una señal neutral para todas las televisiones pero cabe suponer que en el canal amigo también le han atizado el lema: Pedro, haz que pase.

Ese debate puede ser crucial para el resultado del 28 de abril. Si Casado, Rivera y Abascal lo entienden, el truco electoral de Sánchez puede volverse en su contra. Si la derecha suma, pues Sánchez se va.

Javier Somalo, director del Grupo Libertad Digital.

En España

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation