Menú
Pedro de Tena

Adiós, cordera

Qué lejos quedan aquellas referencias de Susana Díaz a que Pedro Sánchez anteponía intereses personales a los intereses generales e incluso a los intereses del PSOE.

Pedro de Tena
0

Lo más clamoroso en esta hora de España es el silencio de aquellos barones socialistas que se opusieron desde 2016 al proyecto de nación de naciones y de pactos con el separatismo que llevaron a la defenestración de Pedro Sánchez. Tras la recuperación del poder por parte de éste, el silencio de los barones ha sido llamativo, muy especialmente el silencio de la ahora cordera Díaz y antes loba, Susana Díaz, que llegó incluso a aspirar a dirigir el PSOE nacional.

Después de todo lo que dijo Susana Díaz sobre la unidad de España, sobre los intentos disgregadores de Pedro Sánchez, sobre la incompatibilidad de Podemos con el PSOE, con la necesidad de una España constitucional que apoyaron Felipe González, Alfonso Guerra y otros muchos, ahora lo que truena es el silencio de la cordera.

Es incluso peor, porque cuando habla nadie sabe en realidad qué quiere decir. Ayer mismo, la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, reclamaba al resto de partidos políticos que facilitaran la formación de un gobierno liderado por el candidato socialista y presidente en funciones, Pedro Sánchez. Sin referirse siquiera, créase, al pacto con Podemos.

Es más, reclamaba rechazar "subastas" en las negociaciones y pedía, no a Unidas Podemos, sino a los dirigentes de las demás formaciones un "compromiso" con el país, que "ha hablado con claridad" en las elecciones generales de este pasado domingo. NI una palabra sobre los centenares de miles de votos perdidos y los 3 escaños desaparecidos, que eso también es hablar con claridad.

Ayer en Telecinco, Susana Díaz defendió que ahora es momento de facilitar que haya un gobierno "y luego que cada uno ejerza su labor de oposición" pues "no tiene sentido que se utilice el voto de la gente para bloquear". Pero, ¿se refiere al gobierno sanchezstein al que ella misma se opuso hace tres años con un estruendo notable?

"No tiene sentido que los demás partidos sigan en el tacticismo" porque toca, añade, que haya un gobierno y que eche a andar la legislatura, "y ya luego la gente verá si su voto se corresponde con la tarea que realiza el que le representa". Y esto, ¿qué significa cuando ya ha hay pacto adelantado con Podemos?

Por si fuera poco, el resto de fuerzas política, dice Diaz, "tiene que asumir la legitimidad de los parlamentos" porque "en la democracia española hay que entender que cuando uno no puede gobernar porque existe otra mayoría aritmética, tienen que dejar formar gobierno". Pero, ¿un gobierno con Unidas Podemos sustentado en las aspiraciones del separatismo catalán y vasco?

Eso sí, ayer mismo, rechazaba las reclamaciones de Unidas Podemos porque las negociaciones no deben convertirse "en una subasta diciendo dame tanto, no me voy a sentar o soy la alternativa; si es alternativa que gobierne el que gana y que haya una oposición para que la alternativa de futuro tenga más apoyo, eso sería reforzar la democracia". ¿Y qué significa esto cuando ya hay un papel de acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?

Eso sí, recordó el coste personal y político que le supuso defender la abstención del PSOE ante la investidura de Rajoy cuando se opuso a Pedro Sánchez, pero no ve problema alguno en Unidas Podemos, a los que no considera extremistas, sino sólo en el "tema catalán o esa extrema derecha que galopa sobre el cabreo de la gente". ¿Y qué significa ésto?

Qué lejos quedan aquellas referencias de Susana Díaz a que Pedro Sánchez anteponía intereses personales a los intereses generales e incluso a los intereses del PSOE. Remotas quedan sus referencias a los votos perdidos que ahora silencia. Distantes quedan las "injerencias descaradas" que veía en Podemos: "Lo que han hecho con Izquierda Unida no lo van a hacer con el PSOE", tronaba.

No se sabe ya qué significa lo que dice y no dice. Lo que sí parece cada vez más claro es que ha perdido el tren, con medio PSOE que una vez pareció digno, mientras alguien grita "Adiós, cordera".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios