Menú

De todo como en botica

¿Qué no veremos en este siglo turbulento y mediocre? "De todo como en botica", diría mi abuela.

2

¿Qué no veremos en este siglo turbulento y mediocre? "De todo como en botica", diría mi abuela. Resulta que al gobierno de François Hollande y de Manuel Valls se le ha ocurrido encontrar a lo como sea 50 mil millones de euros (la deuda) en tres años apenas, ¿cómo lo harán? Reduciéndolo todo, incluidas las pensiones (pero ninguno de ellos se rebaja el salario). Les recuerdo que son socialistas, o sea, llevan en el alma La Bayamesa de toda esa monserga de la dictadura del proletariado, la socialdemocracia, la justicia social, mejor ser pobres que ricos, etc. Con perdón de La Bayamesa, ya saben que es un refrán en Cuba utilizado para múltiples explicaciones sin ninguna explicación.

Por otro lado, tanto Copé como Sarko, al parecer, dejaron las arcas de la UMP más vacías que un refrigerador cubano. Si no viene Alain Juppé, alcalde de una flamante Bordeaux, para salvarnos del peligro de estos locadios no sé qué podría pasar en Francia. O sí, lo sé: Marine Le Pen.

Ahora toca Brasil: espero que después que Alemania haya barrido el piso con la Selección (seleçao salá) el país entero vuelva a retomar las protestas contra el gobierno de la guerrillera elegida presidenta por ellos mismos. Es que la bobería del pueblo, cualquier pueblo, ya resulta como que demasiado. Ni siquiera es bobería, es incultura, ignorancia y arrogancia. Un mantecao que no es fácil para las "neuronas y los neurones". Ayer oi a un político español, al bonitillo candidato al PSOE, decir "compañeras y compañeros", "jóvenes y jóvenas” (dijo otra política española). O sea que mientras que otros idiomas se simplifican el español se alaaaaaaaaaaaaargaaaaaaaaa. Pudieron haber dicho compañeros y jóvenes. Aunque ya lo de “jóvenas” es de retraso mental auténtico.

En cuanto a Cuba, ¿qué contarles que ya ustedes no sepan o imaginen? Todo por la pasta. Reuniones, congresos, congresillos, asambleas y todo en aras de ganar dinero. Tanto dentro como fuera de la isla. Ninguna disidencia en la historia ha ganado más dinero que la cubana, Estados Unidos mediante, y no han sido capaz no ya de liberar Cuba en más de medio siglo ni siquiera de construirse un prestigio. Muela pura y dura. Parole, parole, parole y ¿qué cosa hacen? Alharaca y brillantina, nada más.

Ya habrá leído que Palestina secuestró a tres jóvenes judíos y los asesinó, digo, Hamás (o sea los que gobiernan Palestina). Entonces, a su vez, los extremistas judíos quemaron vivo a un joven palestino. Y ahora se bombardean entre ellos. Todo esto en nombre de la paz. Me caigo y me levanto como Matojo, aquel muñequito que tanto divirtió a los niños cubanos frente a los muñequitos soviéticos.

Ah, los soviéticos, por fin le perdonaron la deuda a los Castro, me refiero a los soviéticos actuales que gobiernan Rusia, y a la deuda de los treinta años en los que nos invadieron (sin protesta internacional ninguna) y nos alimentaban con los desperdicios que ellos no se comían y las latas vencidas de esos condumios agrios de su mal habido paladar.

Con todo esto, ¿qué hacer para no zamparme un pomo de Stilnox? Vuelvo a la lectura de los clásicos, a las películas japonesas y coreanas que tan amablemente Miriam Gómez, viuda de Guillermo Cabrera Infante, me recomienda.

Regreso a la cultura de verdad, porque ese espectáculo deprimente que a diario presentan como cultura en los periódicos, resulta verdaderamente vergonzoso. Nada, lo que trajo el barco.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El desconcertante estado de salud de Álex Lequio tras el último tuit de su padre
    2. El tribunal alemán no ve ni rebelión ni sedición en Puigdemont y critica las pruebas "contradictorias" de España
    3. Dos obreros, atrapados entre los escombros al derrumbarse un edificio en el Paseo de Martínez Campos en Madrid
    4. Anthony Hopkins hace pública la mayor tragedia de su vida
    5. Monedero enloquece con las críticas a la mansión de los Iglesias-Montero
    0
    comentarios

    Servicios