Menú
Zoé Valdés

Otra vez muere Fidel

Las ganas han vuelto a matar a Fidel Castro. Pero yo ya empiezo a pensar que es inmortal.

Zoé Valdés
0
Las ganas han vuelto a matar a Fidel Castro. Pero yo ya empiezo a pensar que es inmortal.

Las ganas han vuelto a matar a Fidel Castro, es lo que se ha corrido por internet y hasta un célebre diario italiano lo publicó en portada. Las ganas que tenemos que se muera lo han vuelto a dar por muerto, y él ha resucitado de nuevo, comme il se doit, mediante carta escrita a mano dirigida a Diego Armando Maradona. Maradona se encuentra en La Habana, pero Castro I prefiere escribirle a mano antes que verlo y retratarse con él para acabar de una vez con nuestras esperanzas. Raro.

El caso es que hace un año que no se ve a Fidel, vivito y sordo, aunque coleando desde su silla de ruedas, y que otra vez hemos vuelto a divulgar que se ha muerto, y aunque esta vez no haya salido de inmediato a desmentirnos con su presencia todos hemos dado por cierta su enésima resurrección.

Es Fidel, ya saben, no es cualquiera. Es alguien que se muere a cada rato y renace siempre para hacer más daño. Y mientras más lo matamos más mal reparte él por el mundo. Y si no lo creen vean cómo está Venezuela, y en qué condiciones se encuentra Argentina. Se chupó el petróleo de Venezuela; y se chupará las riquezas de China y el poder de los Estados Unidos en cuanto empiecen las relaciones, ya lo verán, porque Fidel Castro es un vampiro, con más calle que Drácula.

Estoy empezando a creer en su inmortalidad, en serio. En la suya o en la de su doble, el que ya ocupa más espacio que el original.

En mi libro La Ficción Fidel imaginé la muerte de Fidel Castro, y en mi novela Milagro en Miami, editada mucho antes, lo maté de un pedo atorado tras haberse tragado al cun cún una Coca Cola, la bebida del enemigo. De aquel enemigo que ahora es amigo por obra y gracia del papa Francisco.

El tema es que la bola se ha regado por las webs y las publicaciones de que Fidel Castro ha muerto, pero en esta ocasión no han corrido a mostrarlo, ni a él ni a su doble. ¿Habrán muerto los dos de una vez?

El hecho es que, al parecer, Fidel Castro se encuentra en estado vegetativo, el viejito anda malo, pero nadie se atreve a decírselo. El viejito se ha muerto, pero ahora quién se atreverá a anunciárselo.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD