Menú

Echaurren, 125 años de un referente gastronómico

Cinco generaciones han pasado en estos 125 años en los que Echaurren brilla con luz propia en la constelación de la prestigiosa Guía Michelin,

1 / 42

El hotel Echaurren Relais & Châteaux ha cumplido 125 años y mantiene al pueblo riojano de Ezcaray como uno de los puntos a visitar dentro de la vasta geografía española. Lo que en el año 1898 empezó siendo una fonda y parada de postas, después convirtió la cuadra en comedor y hoy es un exclusivo hotel con una propuesta culinaria que cuenta con el reconocimiento de dos estrellas Michelin y tres Soles de Repsol. Un camino que no ha sido fácil de recorrer pero que generación tras generación, y ya van cinco, han hecho de Echaurren lo que es.

2 / 42

Francis Paniego, chef del hotel Echaurren Relais & Châteaux que cuenta con El Portal de Echaurren (dos estrellas Michelin y tres Soles de Repsol) y Echaurren Tradición (un Sol de Repsol).

3 / 42

José Félix (Chefe), jefe de sala y sumiller de Echaurren, posa en la bodega del hotel Echaurren Relais & Châteaux.

4 / 42

El mayor de los Paniego, Chefe, le pega un tirón de orejas a su hermano. Algo habrá hecho.

5 / 42

La tradición en Echaurren se comprueba en cuanto pisas la entrada de un hotel y te reciben con una amplia sonrisa y te hacen sentir como uno más de la familia.

6 / 42

El menú degustación de El Portal de Echaurren comienza con los ricos aperitivos servidos en el salón de la galería, situado "frente a la casa" de la iglesia de Santa María la Mayor, que es el significado en vasco de Echaurren, y que empieza con una infusión fría de hierbas a modo de vino blanco.

7 / 42

Tras la infusión fría llegan las aceitunas negras, que son unas esferificaciones de pimiento, queso y anchoa que te explotan en la boca y la llenan de sabor.

8 / 42

Champi y gamba; berberechos y zanahoria; y pimiento choricero y crocante de maíz, el mejor de los apertivos.

9 / 42

Las afamadas croquetas de pollo y jamón de Echaurren, hechas con mucho mimo y dedicándolas mucho tiempo.

10 / 42

En el año 2002 abren El Portal de Echaurren y dos años después les dan la primera estrella Michelin.

11 / 42

Ya sentados en la mesa, el menú propiamente dicho comienza por el Territorio, con estos deliciosos boquerones en vinagre con almendra y hierbas.

12 / 42

Una cigala, con pimiento y fresas que es una maravilla.

13 / 42

Tortilla de calabacín y anguila.

14 / 42

Las pochas, bacalao y pera que resucitan a un muerto.

15 / 42

La decoración de El Portal es minimalista, con predominio del blanco y las sillas tapizadas en verde, blanco y mostaza aportan un toque de color al restaurante.

16 / 42

Le sigue Animal que es donde Francis nos enseña su pasión por la casquería y que, para los aprensivos, si no te dicen lo que es vas a gozarlo: brutal el ravioli en tempura de lechecillas, crême fraiche y caviar; el buñuelo de asadurilla te invade la boca con todo su sabor.

17 / 42

Saborazo del tomate, con fondo de arenque y vino con tierno de cordero.

18 / 42

Los quesos forman parte esencial de Echaurren y en El Portal cuentan con una fabulosa mesa de quesos, sobre todo de la región.

19 / 42

El tercer capítulo, Memoria, comienza con una sabrosísima sopa de cabracho con foie y espéculos.

20 / 42

La merluza Marta es otro de los platos icónicos de la casa; la falda de cordero y espiral con ensalada de pamplinas es un espectáculo.

21 / 42

La falda de cordero y espiral con ensalada de pamplinas es un espectáculo.

22 / 42

La panchineta de alcachofas y foie juega con las texturas de una forma estupenda.

23 / 42

Francis Paniego choca la mano con Pol Contreras, cocinero y pastelero que ha creado su propia línea de chocolates artesanos y al mismo tiempo es el responsable de la parte dulce de Echaurren.

24 / 42

Precisamente con Juego, Paniego echa una vista atrás hasta la infancia en forma de buenísimos postres y en los que también se liga con la casquería: helado de mantecado envuelto en cortezas.

25 / 42

Churros con crema y anís.

26 / 42

Chocolate con vainilla y tendones fritos al cacao.

27 / 42

El acertado maridaje a cargo de Chefe estuvo compuesto por Vivanco Cuveé, Valenciso Blanco 2022, La Pequeñita, Berta Valgañón Rosado, Viña Bosconia Reserva 2011, Viña Gena Villota y Trasotoño.

28 / 42

El menú degustación de El Portal de Echaurren cuesta 190€ por persona.

29 / 42

Ya con el restaurante en marcha empiezan a contemplar la remodelación del hotel de la mano del estudio madrileño de arquitectura Picado de Blas. Pero llega la crisis de 2008 y deciden ir reformando poco a poco el hotel.

30 / 42

Las 17 habitaciones y suites acogedoras tienen ese diseño moderno y alegre combinado con maderas naturales.

31 / 42

Mantas Ezcaray es una empresa familiar que ha conseguido llevar el nombre de la localidad por todo el mundo.

32 / 42

Las famosas Mantas Ezcaray.

33 / 42

Las mantas de Ezcaray las puedes gozar en las habitaciones del hotel y comprar en la tienda del pueblo. En esta habitación tienes la preciosa vista de la imponente Iglesia de Santa María la Mayor.

34 / 42

El otro restaurante del hotel Echaurren Relais & Châteaux es Echaurren Tradición y en él, como su propio nombre indica, forma parte de la historia de la cocina tradicional riojana. Mérito de la matriarca Marisa Sánchez, quien reunió y supo transmitir a la carta del restaurante un puñado de recetas inolvidables, que suponen el mejor legado que una madre puede dejar a sus hijos.

35 / 42

El restaurante Echaurren Tradición está decorado manteniendo el aire clásico pero con un toque moderno que se adapta a la perfección con la remodelación del hotel.

36 / 42

En Echaurren Tradición se siguen sirviendo sus míticas croquetas de jamón, la sopa de pescado, las pochas con codornices, los caparrones, la menestra de verduras, los callos a la riojana, las albóndigas de la abuela con trufa o el corderito en salsa.

37 / 42

Las maderas cobran protagonismo en Echaurren Tradición, junto a los papeles pintados de las paredes y las mesas revestidas por manteles blancos.

38 / 42

La oferta de Echaurren se completa con Tapas Bar, situado en la zona de la recepción del hotel. Es su espacio más versátil y divertido, en el que disfrutar de sus pequeñas creaciones de alta cocina en cualquier momento del año: como este salón con chimenea en invierno.

39 / 42

En la época de más calor puedes disfrutar del Tapas Bar en la terraza del hotel Echaurren.

40 / 42

Una terraza que es perfecta para esas noches de primavera-verano.

41 / 42

Muy cerca de Ezcaray, en el pueblo de Zorraquin, abrió recientemente la quesería Valle del Ciloria que sigue la tradición de elaborar quesos artesanales de vaca.

42 / 42

Las vacas de la quesería Valle del Ciloria, en el cercano pueblo de Zorraquin.

Temas

Recomendamos

0
comentarios