Menú

El Museo del Prado descubre "elementos ocultos" en la restauración de su Caravaggio

El cuadro David vencedor de Goliat ha sido sometida a un proceso de eliminación de los barnices oxidados y opacos en la superficie para devolver a la pintura su cromatismo y contrastes. Se han hallado  cambios notables en la composición original que han supuesto un avance importante en el estudio del artista. 

Antes de la restauración
1 / 11

Antes de la restauración

Con esta intervención se pretendía devolver a la obra la imagen original concebida por el maestro del claroscuro, Michelangelo Merisi, il Caravaggio, que se había ido perdiendo bajo capas de suciedad y barnices oxidados.

Después de la restauración
2 / 11

Después de la restauración

La restauración es muy evidente en el espacio que ocupan David y Goliat, ya que en el conjunto de la escena únicamente se podían distinguir las zonas fuertemente iluminadas por el foco de luz dirigida, ignorando el fondo de la composición y los espacios en sombra.

Antes de la restauración
3 / 11

Antes de la restauración

Las limpiezas selectivas del pasado habían incidido en los primeros planos, ignorando el fondo de la composición y los espacios en sombra. Esto fue convirtiendo el claroscuro original de Caravaggio en un violento contraste entre las luces y las sombras quedando la figura de David recortada sobre un fondo negro y plano. 

Después de la restauración
4 / 11

Después de la restauración

La pérdida de transparencia del barniz desdibujaba los volúmenes y eliminaba los elementos situados en el fondo o en la penumbra, circunstancias subsanadas. 

Detalle de la cabeza del Goliat
5 / 11

Detalle de la cabeza del Goliat

Los estudios técnicos de reflectografía infrarroja y radiografía han permitido conocer el estado de conservación de la pintura y el proceso creativo del artista. Los restauradores se han encontrado el cuadro en un excelente estado de conservación gracias a lo que han podido apreciar las veladuras y los medios tonos, capas sutiles y frágiles que encierran una gran información sobre la técnica del artista.

Radiografía de la cabeza de Goliat
6 / 11

Radiografía de la cabeza de Goliat

Uno de los cambios más notables que se han hallado en la composición original es el asombroso rostro de Goliat aun vivo, con una expresión dramática, con los ojos desorbitados y la boca abierta en un gesto de espanto.

Reflectografía con el detalle de la cabeza de Goliat
7 / 11

Reflectografía con el detalle de la cabeza de Goliat

Con la restauración, se ha recuperado el espacio que rodea la cabeza de Goliat y su pecho apoyado en el suelo, así como el brazo que pasa por detrás de la pierna de David saliendo hacia delante con el puño de su mano. Es un cuerpo totalmente derrotado, con muchísimo dramatismo. 

Detalle del pie del David
8 / 11

Detalle del pie del David

La limpieza ha permitido recuperar el aire que circula alrededor de la figura de David.

Radiografía del pie del David
9 / 11

Radiografía del pie del David

Gracias al estudio radiográfico se ha podido advertir la existencia de dos daños muy concretos que debieron producirse de forma accidental. El de mayor importancia se encuentra en la manga de la camisa de David y el otro en su rodilla. En esta imagen del pie podemos apreciar la buena salud de la obra. 

Reflectografía con el detalle del pie del David
10 / 11

Reflectografía con el detalle del pie del David

La opacidad de los viejos barnices eliminados suprimía el espacio y la profundidad en la composición, restando calidad a la experiencia del espectador. Dificultaba percibir las dimensiones del lugar en el que se encuentran David y Goliat. 

Imagen del proceso de restauración
11 / 11

Imagen del proceso de restauración

La intervención fue realizada por Almudena Sánchez, restauradora del Museo Nacional del Prado: “Esta restauración nos muestra un nuevo Caravaggio, aportándonos una imagen de la pintura hasta ahora desconocida, la auténtica imagen de esta gran obra maestra que después de tanto tiempo en la sombra, recupera la luz con la que fue concebida”.

Temas

Recomendamos

0
comentarios